Despliegue de Francia y Alemania ante el resto de la UE en favor de su fondo de reconstrucción

El presidente francés, Emmanuel Macron, durante la telecomparecencia en la que propuso, junto a la canciller alemana Angela Merkel, el fondo europeo de reconstrucción. [EFE/EPA/Francois Mori / POOL MAXPPP OUT]

Bruselas (EuroEFE).- Francia y Alemania han iniciado un “despliegue” diplomático para vender al resto de la UE su plan de reconstrucción. No solo en el Ecofín, sino también ante el llamado grupo de Visegrado, ante los que la canciller alemana, Angela Merkel, ha defendido la propuesta.

Los ministros de Economía y Finanzas de Francia, Bruno Le Maire, y Alemania, Olaf Scholz, defenderán ante sus homólogos europeos su plan conjunto para crear un fondo de recuperación post-pandemia con 500.000 millones de euros, acuerdo que consideran clave para el futuro político de la Unión Europea (UE).

“Es un paso histórico para toda la UE porque es la primera vez que Francia y Alemania llegan a un acuerdo para financiar con deuda común gasto presupuestario en los estados miembros de la UE”, dijo Le Maire en una declaración por videoconferencia antes de la reunión telemática de ministros de Economía y Finanzas de los Veintisiete que se celebra este martes.

Aunque no figuraba en la agenda del encuentro, los ministros abordarán el plan francoalemán presentado ayer por el presidente galo, Emmanuel Macron, y la canciller germana, Angela Merkel, que se han adelantado a la presentación de la propuesta de la Comisión Europea, pero necesitarán el respaldo de todos los socios para sacarlo adelante.

El ministro francés señaló que el plan permitirá que se apoye a los países más afectados por la crisis del coronavirus, evitando así “las divergencias económicas crecientes entre los estados miembros de la UE y la eurozona”, y tendrá al mismo tiempo consecuencias políticas.

La solidaridad entre Estados en el corazón de la construcción europea

“Francia y Alemania afirman su voluntad de poner la solidaridad entre estados en el corazón de la construcción europea, porque la solidaridad es recibir en la medida de lo que nos ha afectado la crisis del coronavirus y reembolsar en función de la capacidad económica”, dijo.

Le Maire destacó el “remarcable” trabajo conjunto con el equipo de Olaf Scholz, quien compareció al mismo tiempo también por videoconferencia y subrayó la importancia del acuerdo entre Berlín y París para lograr el “imprescindible” consenso que se necesita en la UE.

“Estos nuevos 500.000 millones permitirán que salgamos de la crisis juntos y más fuertes”, destacó Scholz, quien defendió que es una “buena decisión, no solo en términos económicos y de empleo, sino para el futuro de la UE”.

El plan fracoalemán prevé la creación de un fondo de recuperación para la Unión Europea con 500.000 millones de euros conseguidos a través de la emisión de deuda por parte de la Comisión Europea.

Calviño pide evitar el "ruido" del rescate y apoya la propuesta francoalemana

Madrid (EuroEFE).- La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha instado este martes a superar el “ruido” sobre una eventual solicitud de rescate para centrarse en un enfoque común europeo para afrontar la crisis del coronavirus, en línea con la …

El dinero se canalizaría luego a través del presupuesto comunitario en forma de transferencias a fondo perdido para los países y sectores más afectados, basándose en criterios que deberá definir Bruselas.

El plan recorta la ambición en volumen de París, que inicialmente pedía un billón de euros, pero supone que Alemania admita la emisión de deuda respaldada por el presupuesto europeo y la concesión de ayudas no reembolsables, en lugar de créditos.

Sin embargo, la estrategia necesitará el visto bueno de todos los países para salir adelante, algo que no está garantizado.

Merkel intenta convencer al grupo de Visegrado

La canciller alemana, Angela Merkel, defendió ante el Grupo de Visegrado -Polonia, Eslovaquia, República Checa y Hungría- el plan franco-germano de crear un fondo de reconstrucción europea de medio billón de euros para paliar los efectos de la pandemia del coronavirus.

El plan, presentado ayer por la líder alemana y el presidente francés, Emmanuel Macron, fue abordado en la reunión virtual entre Merkel y los líderes del grupo, informó el portavoz del Gobierno de Berlín, Steffen Seibert.

La canciller trazó, asimismo, ante el polaco Mateusz Morawiecki, el eslovaco Igor Matovic, el checo Andrej Babis y el húngaro Victor Orbán lo que, según Berlín, serán los temas prioritarios del semestre de presidencia alemana de la UE, que se abre en julio.

Merkel y Macron proponen un fondo de 500.000 millones para reconstruir Europa

París/Bruselas/Madrid (EuroEFE).- El motor franco-alemán se activa de nuevo. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, se pusieron este lunes al frente de la “reconstrucción” europea con la propuesta de crear un fondo de 500.000 …

En una conversación bilateral posterior, Merkel trató con Babis la situación de la frontera germano-checa, que se mantiene cerrada por decisión de Praga, como ocurre con la polaca.

Alemania inició la semana pasada la reducción gradual de los controles fronterizos terrestres en consenso con Luxemburgo, Francia, Austria, Suiza y Dinamarca, mientras que con Holanda y Bélgica nunca llegaron a aplicarse. El objetivo de Merkel es que a partir del 15 de junio se recupere la normalidad en el espacio Schengen, tras los controles y cierres impuestos por la pandemia.

El plan franco-alemán contempla que la Comisión Europea (CE) tome prestado ese dinero del mercado a través de una emisión de deuda y que transfiera esa cantidad a las regiones y sectores más castigados, basándose en unos criterios que deberá decidir Bruselas.

La propuesta ha tenido una recepción favorable por parte de la CE. El Ejecutivo comunitario trabaja en un modelo que va en “esa dirección”, según apuntó en un comunicado su presidenta, Ursula von der Leyen, quien lo presentará previsiblemente el 27 de mayo.

Topa, sin embargo, con la oposición del grupo de países formado por Austria, Holanda, Dinamarca y Suecia, que rechazan un plan basado en créditos no reembolsables o transferencias gratis.

“Seguimos rechazando la financiación de subsidios no reembolsables. Necesitamos inversiones en el futuro en lugar de cubrir los costos de las deudas del pasado”, dijo este martes el ministro austríaco de Finanzas, Gernot Blümel, según recoge la agencia austríaca APA.

“No aceptaremos las deudas mutualizadas bajo el pretexto de la crisis”, insistió el político conservador tras participar en la reunión telemática con sus homólogos de la UE.

El rechazo categórico de Viena a cualquier paso en dirección a mutualizar deuda de los Estados miembros no es nuevo y es compartido por Holanda, Suecia y Dinamarca, también contribuyentes netos a las arcas comunitarias, tal y como dejó claro anoche el canciller federal de Austria, Sebastian Kurz.

“Acabo de mantener un intercambio (de opiniones) con los primeros ministros de Dinamarca, Holanda y Suecia sobre la propuesta esperada por la Comisión Europea sobre el fondo de recuperación y la actualización del MMF (Marco Financiero Plurianual)”, comentó Kurz en su cuenta de Twitter, aludiendo asimismo a sus reticencias a aumentar la contribución de su país a los fondos de la UE.

“Nuestra postura permanece inalterada. Estamos dispuestos a ayudar con préstamos a la mayoría de los países afectados. Esperamos que el MMF actualizado refleje las nuevas prioridades y no eleve la cuota”, añadió el jefe del Gobierno de la república alpina.

Su ministro de Finanzas también pidió un “compromiso europeo para una mayor disciplina presupuestaria” después de la crisis.

La CE afirma que su plan no será “un copia y pega” del franco-alemán

La Comisión Europea (CE) afirmó este martes que el plan de recuperación para la Unión Europea (UE) que presentará la semana que viene no será un “copia y pega” de la propuesta planteada por Francia y Alemania, aunque considera que esta va en la dirección adecuada y será útil para avanzar.

“Saludamos la propuesta tal y como dijo la presidenta (de la CE, Ursula von der Leyen) porque hay muchos elementos de la misma que se corresponden con nuestro análisis de la situación y la dirección en la que creemos que deberíamos avanzar”, dijo el portavoz jefe del Ejecutivo comunitario, Eric Mamer, en la rueda de prensa diaria de la institución.

Si bien añadió que esto “no significa que la propuesta de la semana próxima sea un copia y pega de la propuesta francoalemana”.

“Hay un solapamiento temático parcial, pero claramente no completo”, entre la propuesta de la Comisión y la de París y Berlín, indicó.

El portavoz insistió en que, aunque la Comisión se alegra de que Francia y Alemania hayan planteado una respuesta conjunta, la institución “está también en contacto con los otros estados miembros de la UE, con el Parlamento Europeo, con el presidente del Consejo Europeo y está trabajando en su propia propuesta”.

En este sentido, indicó que el plan de recuperación que el Ejecutivo comunitario presentará el 27 de mayo, será el resultado del conjunto de contactos que ha tenido con estos, recordando que también otros países han hecho sus propias propuestas para la recuperación.

Mamer recordó que el plan de la Comisión, además de un fondo de recuperación, incluirá una propuesta para el marco financiero plurianual de 2021 a 2027.

El plan presentado ayer por Francia y Alemania prevé la creación de un fondo para la recuperación con 500.000 millones de euros que se financiaría a través de la emisión de deuda en el mercado por parte de la Comisión.

El dinero se canalizaría después a los países y sectores más afectados por el coronavirus a través de transferencias presupuestarias.

Por lo tanto, comparte con el plan en que trabaja el Ejecutivo comunitario el anclaje en el presupuesto comunitario y la financiación con la emisión de bonos.

Sin embargo, Bruselas prevé que las ayudas se distribuyan a través de un “equilibrio adecuado” entre préstamos y transferencias a fondo perdido, tal y como recordó Mamer, mientras que el plan de París y Berlín plantea que sean todo transferencias.

Edición: Luis Alonso