La Eurozona necesitará hasta dos años para recuperarse, según De Guindos

Aspecto del comedor social, Reina de la Paz en el barrio del Raval este miércoles en Barcelona, sexagésimo día del estado de alarma decretado por el gobierno debido a la crisis del coronavirus. EFE/ Marta Pérez

Madrid/Bruselas (EuroEFE).- El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, ha señalado que la zona euro necesitará “un año y medio, dos años” para volver a la situación previa a la pandemia del COVID-19 y ha defendido que la mejor receta a corto plazo en esta crisis es elevar el gasto público.

Necesidad de gasto público

“En estos momentos, el sector público tiene que gastar (…) eso va a dejar una huella de deuda pública (…) pero es que no hay otra alternativa, la de no gastar sería mucho peor”, ha señalado durante un encuentro virtual organizado por Esade.

De Guindos también ha apuntado que, aunque el “nivel de incertidumbre es brutal”, la caída económica en la zona euro parece haber “tocado fondo” y ha recordado que las previsiones son de una caída del PIB de entre el 6 % y el 12 % para este año -con un desplome en la primera parte y un rebote en el segundo semestre- y de un crecimiento de alrededor del 6 % en 2021.

“Tardaríamos aproximadamente un año medio-dos años en recuperar la posición que teníamos antes del inicio de este ejercicio”, ha apuntado.

España puede caer algo más de la media europea

Sobre España, ha señalado que partía con la ventaja de estar creciendo por encima de la media europea pero que su estructura productiva es “muy sensible” al confinamiento por el peso del sector servicios.

“La economía española puede caer algo más de la media europea”, ha reconocido.

Sobre las medidas que debe tomar el Gobierno, De Guindo ha evitado hacer valoraciones sobre aspectos concretos, y ha insistido en la necesidad de proteger el tejido empresarial, garantizar que llega la liquidez y que la red social funciona para que nadie se quede sin un nivel de renta mínimo.

Europa, red de seguridad para España

Y ha reiterado que Europa es “una red de seguridad” para España con el BCE dando liquidez en condiciones muy favorables para que llegue a familias y empresas y con compras de deuda- entre 120.000 y 130.000 millones al año en el caso de España- para evitar “que no haya fragmentación en mercados de deuda publica” que eleve la prima de riesgo.

También ha insistido en que habrá “más solidaridad” desde Europa con fondos para la reconstrucción. “Europa ayudará a que no haya gente que vaya por delante y otros por detrás”, ha apuntado.

Von der Leyen: el fondo de recuperación irá a los países más afectados

Bruselas (EuroEFE).- El fondo de recuperación para relanzar la economía tras la pandemia pondrá en foco en los países que más necesiten la ayuda, afirmó este miércoles la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, quien añadió que parte …

La respuesta debe ser panaeuropea con un fondo de reconversión y con financiación común y que las ayudas que se den no sean en forma de deuda sino en transferencias no reembolsables.

El BCE, ha insistido, está ayudando a que la crisis no sea mas grave y pase a ser de deuda o a afectar al sector bancario.

Según un informe elaborado por expertos de Esade, la recuperación  económica de España dependerá de, entre otras cosas, los posibles rebrotes del COVID-19 que pueda haber.

Garicano defiende que España recurra a línea de crédito del MEDE

El jefe de la delegación de Ciudadanos (Cs) en la Eurocámara, Luis Garicano, abogó este miércoles por que España recurra a la línea de crédito del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para hacer frente a los costes de la pandemia, ya que, subrayó, es una financiación más barata que la que podría obtener en los mercados.

En un encuentro con periodistas por videoconferencia, el portavoz económico del grupo español liberal en la Eurocámara instó a que tanto el Gobierno español como el resto de partidos “rebajen el estigma” de acudir a los créditos del fondo de rescate europeo, asociados a menudo a los momentos más duros de la crisis financiera, particularmente en los países del Sur.

En una entrevista con Efe y otras agencias europeas este martes, el director del MEDE, Klaus Regling, confirmó que España podría ahorrarse 2.000 millones de euros en costes de financiación en diez años si toma prestados los casi 25.000 millones de euros que le corresponderían de la línea para la pandemia, en lugar de captarlos en el mercado.

 

Regling: sería ventajoso financiar parte del déficit con crédito del MEDE

Bruselas (EuroEFE).- El director gerente del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), Klaus Regling, considera que sería ventajoso para los países de la eurozona financiar parte de los abultados déficit públicos que generará la respuesta al coronavirus con los créditos “baratos” …

“2.000 millones de euros en total, que es lo que dicen, es mucho dinero. Todos los partidos y el Gobierno tenemos que rebajar ese estigma. Si el dinero está ahí y el dinero es más barato, hay que usarlo. Nos han dicho clarísimamente que es sin condicionalidad. Yo no tengo dudas al respecto”, indicó.

Respecto a cómo suavizar el desprestigio de optar por estos créditos, Garicano señaló que la iniciativa de “crear un consenso, crear el caldo de cultivo y poner a todo el mundo alineado” corresponde al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

“Los países deben usar una retórica que les permita usarlo (el crédito). La realidad es que, desde el punto de vista objetivo y de condiciones, no es un rescate”, explicó el portavoz de la formación naranja.

Garicano también se mostró favorable a la idea de que varios países acuerden recurrir a esta línea de crédito al mismo tiempo para restar este descrédito, y propuso referirse a el como “unas herramientas disponibles que tienen un coste muy bajo y no tienen una condicionalidad”.

El Eurogrupo dio luz verde el pasado viernes a esta línea de crédito para la pandemia, por la que el MEDE podrá prestar a cada país hasta el 2 % de su producto interior bruto (PIB) con la única condición de que lo destinen solo a costear gastos sanitarios directos o indirectos ligados al brote.

Edición: Catalina Guerrero