La presidenta de la JUR europea y la ministra Calviño defienden el papel positivo de la banca en la crisis de la Covid-19

La vicepresidenta española de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. EFE/Kiko Huesca/ARCHIVO

Bruselas (EuroEFE).- La vicepresidenta y ministra española de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, y la presidenta de la Junta Única de Resolución (JUR) europea, Elke König, defendieron este jueves que el sector bancario, más fuerte y solvente, está contribuyendo a solucionar la crisis por la pandemia de la Covid-19.

Calviño y König, que participaron en la conferencia anual de la JUR, celebrada este año de forma telemática, coincidieron en que esto es posible porque el sector ha reforzado su situación, en buena medida gracias a las reformas emprendidas a raíz de la pasada crisis financiera, pero destacaron que aún queda trabajo por hacer en los próximos meses y años.

“La profunda reestructuración del sector bancario en la última década ha permitido a los bancos desempeñar un papel activo, positivo, cooperando con el sector público en una respuesta efectiva a la pandemia”, dijo Calviño en un mensaje por vídeo.

La vicepresidenta española destacó que el sector ha entrado en esta crisis con una “posición más fuerte de liquidez y solvencia” y subrayó que en España ha sido crucial para canalizar recursos a las empresas y autónomos, y apoyado a hogares y empresas con medidas como moratorias en las hipotecas.

Calviño señaló en este sentido que la línea de avales de 100.000 millones de euros puesta en marcha por el Gobierno en marzo ha sido “casi totalmente movilizada” y tiene una de las tasas más altas de uso entre las líneas similares adoptadas en los grandes países de la eurozona.

No obstante, la vicepresidenta insistió en que los bancos tendrán que seguir trabajando para “reforzar sus balances y mejorar la rentabilidad”, al tiempo que será “crucial” continuar el trabajo en la Unión Bancaria europea, en particular en el Sistema Europeo de Garantía de Depósitos.

 

Instó, asimismo, a lograr un acuerdo este año para poner en marcha la red de seguridad para el Fondo Único de Resolución -que los países contemplan adelantar para antes de 2024, la fecha prevista inicialmente- y desarrollar instrumentos para garantizar la liquidez de los bancos en casos de resolución.

En líneas similares se pronunció König, que dirige la institución europea encargada de decidir estas operaciones si alguna entidad tiene problemas que hagan peligrar la estabilidad de la eurozona.

La presidenta de la JUR reconoció que el marco para las resoluciones bancarias “no es perfecto, pero es ágil y robusto” y aseguró que, pese a la pandemia, seguirán trabajando para asegurar que todos los bancos bajo su mandato acaban con las barreras para llevar a cabo su resolución.

“Las expectativas para los bancos, como se marcaron claramente a la industria hace ya un tiempo, siguen siendo las mismas durante la crisis. No podemos permitirnos retrasar atajar los impedimentos a la resolución”, dijo.

Asimismo, instó a poner en marcha la red de seguridad del Fondo de Resolución, el sistema de garantía de depósitos y a trabajar en la Unión de Mercados de Capitales europeos.

König destacó que, si bien se han tomado medidas de emergencia rápidas y decisivas ante la crisis, “estas no están diseñadas para el medio y largo plazo”, por lo que “el desafío real vendrá en los próximos meses, quizá años, para ver como se reconsideran tales medidas”.

Editado por Miriam Burgués