Los logos en bolsas de plástico, iconos del diseño en vías de extinción

Una mujer se acuesta en el suelo para ver una instalación hecha de bolsas de plástico el 6 de marzo de 2019 este miércoles en la Armory Show, una feria anual de arte en Nueva York (Estados Unidos). El espectáculo presenta obras de arte de los siglos XX y XXI presentadas por galerías de todo el mundo. EFE/ Justin Lane

Berlín (EuroEFE).- La prohibición en la UE de las bolsas de plástico gratuitas en 2015 abrió la vía a su obsolescencia, y de su función como soporte publicitario trata ahora una exposición en Berlín, que revisa la historia de ese peculiar escaparate comercial tan habitual del siglo XX.

La muestra, (con el nombre “¿Bolsa? No, ¡logos!”) recuerda este objeto cotidiano ahora en proceso de extinción, pero, antes parte de las mayores campañas publicitarias y que sirvió como impulsor de la industria del diseño gráfico a partir de 1960.

Está en la Biblioteca del Arte, parte de los Museos Nacionales de la capital alemana, presenta cerca de 40 bolsas de diferentes marcas, todas creadas entre 1961 y la década de los 80 y consideradas ejemplares por sus diseños.

Los logotipos han existido desde que existe la escritura

Entre ellas está la primera bolsa de plástico creada en el país, de los grandes almacenes alemanes Horten, en 1961, además de empresas conocidas internacionalmente como la industrial Siemens o la cadena de supermercados Aldi.

Con la popularización del plástico como material para transportar objetos desde las tiendas hasta los hogares, apareció la posibilidad de imprimir el nombre de estas tiendas en el material, algo difícil y muy costoso de hacer en las bolsas de papel populares hasta entonces.

El reto se presentaba al tener que actualizar los logos de las marcas para adaptarse a las exigencias de esta nueva forma de publicidad, algo que propulsó la industria del diseño gráfico en gran medida, llegando en 1963 a crearse el Consejo Internacional de Asociaciones de Diseño Gráfico (Ico-D), un organismo mundial dedicado a esta nueva forma de comunicación visual.

Porque aunque los logotipos han existido desde que existe la escritura (desde marcar al ganado con la firma de su propietario en la prehistoria hasta utilizar el escudo de una familia medieval en los productos con los que comerciaban), las bolsas de plástico presentaban el reto y la oportunidad de promocionar una marca a través de los propios consumidores, que llevarían el anuncio en la mano.

“Marcas: símbolos”

En Alemania, uno de los estudios más prolíficos fue el llevado por los diseñadores Anton Stankowski y Karl Duschek, a quienes la Biblioteca del Arte berlinesa ha dedicado una exposición complementaria, “Marcas: símbolos. El Estudio Gráfico de Stankowski + Duschek”.

Ellos son los responsables de logotipos tan conocidos como el del banco alemán Deutsche Bank, el grupo de fabricantes de sistemas de calefacción Viessmann o el supermercado Rewe, cuyo proceso de diseño, además del de otros muchos de sus trabajos, se pueden ver en esta exposición.

El mundo de los logos, antaño tan ligado al de las bolsas de plástico, ha evolucionado para adaptarse a las nuevas herramientas publicitarias, que en el siglo XXI se han trasladado a la pantalla.

Las bolsas de plástico, sin embargo, han quedado relegadas a un segundo plano por los esfuerzos internacionales por minimizar el impacto de este material no biodegradable en el medio ambiente.

A estas nuevas iniciativas “verdes” han sobrevivido los logotipos, que en la era de Internet son más importantes que nunca, pero las bolsas de plástico han quedado obsoletas. Esta exhibición pretende consolidar el papel de estos objetos en la historia de la publicidad y del diseño gráfico, que marcaron una era y ahora se encuentran expuestas en vitrinas en vez de en supermercados.

Una marca proporciona a los clientes información sobre la empresa. En la  la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) registran casi 135 000 marcas al año. Una marca de la Unión Europea tiene validez en todos sus Estados miembros.

Un dibujo o modelo es la apariencia de un producto: su forma, figura y color. En la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea registran casi 85.000 dibujos y modelos cada año.
Un dibujo o modelo comunitario registrado es también válido en todos los países de la Unión Europea.

Edición: Catalina Guerrero

“El contenido del sitio refleja exclusivamente el punto de vista del autor. La Comisión Europea no es responsable del uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo”.