Los sindicatos franceses acogen con frialdad las propuestas de pensiones del Gobierno

pensiones

Un grupo de jóvenes se manifiesta contra la reforma de las pensiones en Paría, el 10 de diciembre de 2019. [EFE-EPA]

París (EuroEFE).- Los sindicatos y partidos de la oposición francesa acogieron este miércoles con frialdad las proposiciones del Gobierno sobre la reforma de pensiones, que consideraron que no está a la altura de las reivindicaciones sociales y cruza las líneas rojas.

“No estamos para nada satisfechos con los anuncios. El Gobierno se ríe de todo el mundo y especialmente de los que están peleando hoy y de la opinión pública que se opone mayoritariamente a la reforma”, reaccionó el secretario general de la Confederación General de Trabajadores (CGT), Philippe Martinez, en la cadena “LCI”.

Incluso el principal sindicato nacional, la Confederación Francesa Democrática del Trabajo (CFDT), hasta ahora el único que no había respaldado las llamadas a la huelga, sostuvo que se ha traspasado la línea roja.

Opiniones encontradas sobre la reforma

“Había una línea roja en esta reforma, que era no mezclar la necesidad de una reforma del sistema con el requerimiento a los trabajadores de trabajar más tiempo. Esta línea ha sido flanqueada”, dijo su secretario general, Laurent Berger, respecto al establecimiento de la edad de jubilación a los 64 años a partir de 2027.

El consejo nacional de la CFDT se reunirá esta tarde para decidir posibles acciones de protesta.

Tan solo la patronal ha valorado de forma positiva la reforma, diciendo que va “en el buen sentido”.

Para el líder de la izquierdista La Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, el Ejecutivo lanza a los franceses a un laberinto ilegible y lleno de trampas mientras que las pensiones de grandes directivos y privilegiados están garantizadas. “Injusta y desigual”, criticó en Twitter.

¿Una bajada de las pensiones?

El vicepresidente de la ultraderechista Agrupación Nacional, Jordan Bardella, consideró que los franceses salen perdiendo con este sistema por puntos.

“Pese al intento de Édouard Philippe de tranquilizar, esta reforma sigue siendo inaceptable: los franceses salen perdiendo”, dijo en Twitter.

“Sí, nos ha quedado claro, hemos tenidos debates y bloqueos para nada porque la reforma de las pensiones se retrasa hasta 2037 para la generación 1975 y para 2064 para la de 2004. Emmanuel Macron ofrece niebla y humo: ¡nuestras pensiones van a bajar”, criticó también en Twitter el número dos de Los Republicanos, el conservador Guillaume Peltier.

Además, la rama de ferroviarios de la CGT, el primer sindicato de la compañía nacional de trenes SNCF, llamó a un refuerzo de la huelga después de los anuncios, cuando mañana se cumple una semana de los parones que mantienen al país casi paralizado, con trenes y metros prácticamente cortados.