McGuiness defiende la fortaleza y la estabilidad del sector financiero

Mairead McGuiness (izq) en una foto de archivo. [EPA/STEPHANIE LECOCQ]

Bruselas (EuroEFE).- La comisaria designada para Servicios Financieros, la irlandesa Mairead McGuiness, defendió este viernes ante la Eurocámara que se centrará en “asegurar la fortaleza y estabilidad del sector financiero para que sirva a la sociedad, a la sostenibilidad y al medio ambiente” si es confirmada en el cargo.

Sus prioridades estarán en completar la Unión Bancaria –sobre todo el sistema europeo de garantía de depósitos–; hacer avanzar la Unión de Mercados de Capitales, y trabajar en las finanzas sostenibles, la regulación de las criptodivisas o la lucha contra el blanqueo de capitales.

McGuiness se sometió al examen de la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara tras ser propuesta para sustituir en la Comisión Europea a su compatriota Phil Hogan, quien dimitió en agosto como responsable de Comercio tras incumplir las normas contra la COVID-19 en su país.

La irlandesa, hasta ahora vicepresidenta del Parlamento Europeo, eurodiputada desde hace dieciséis años por el Fine Gael (PPE) y antigua periodista, aspira a ocupar la cartera de Estabilidad Financiera, Servicios Financieros y Mercados de Capitales.

El ex comisario Phil Hogan. EFE/EPA/OLIVIER HOSLET

McGuiness destacó que la crisis del COVID-19 ha cambiado radicalmente la situación económica y, si bien los bancos están en una situación mucho mejor que en la crisis financiera y ahora “son parte de la solución”, no del problema, la pandemia ha creado “riesgos que no se habían previsto” para el sector.

En este sentido señaló que prestará “la mayor atención” al previsto aumento de los créditos improductivos en la banca europea, algo para lo que “debemos prepararnos”.

McGuiness destacó que “inyectará nueva energía” en la negociación para completar la unión bancaria, en particular el sistema de garantía de depósitos europeos, que lleva años bloqueado, centrándose en lograr progreso “en las áreas donde haya posibilidad de avance”.

Asimismo dará prioridad a completar la ratificación de los cambios acordados en el tratado del Mecanismo Europeo de Estabilidad, en particular para poder introducir antes de 2024 la red de seguridad para el Fondo de Resolución Bancaria.

McGuiness consideró que la situación creada por la pandemia podría dar un impulso a este tema, así como a la unión de mercados de capitales, dónde afirmó que se estudiarán los procedimientos sobre insolvencia, la retención de impuestos o la supervisión para intentar acabar con las barreras nacionales que dificultan la libre circulación de capitales.

La irlandesa puso también el acento en la necesidad de financiar las transiciones digital y medioambiental y, en este sentido, aseguró que apoya la ambición de la Comisión de emitir un 30 % de la deuda que financiará los 750.000 millones del Fondo de Recuperación en “bonos verdes”. “No infravaloro el resto, pero no tenemos elección”, dijo.

Por otro lado, McGuinness insistió en que habrá que “estudiar largamente qué fue mal” en el caso de la empresa alemana Wirecard, “una impactante historia de fraude y fracaso de la supervisión” en la que se perdieron 1.900 millones de euros, y aprender las lecciones a la hora de regular las finanzas digitales y criptodivisas.

“Necesitamos un marco para abordar los riesgos pero explorar oportunidades” y una “fuerte supervisión”, dijo.

Se mostró asimismo determinada a crear un supervisor europeo contra el lavado de dinero.

Si la comisión de Economía da su visto bueno, McGuinness retomará la cartera que actualmente tiene el vicepresidente Valdis Dombrovskis y que se aleja de su experiencia en el PE, dónde lidió sobre todo con agricultura y presupuesto.

El comercio de flujos financieros será menos fluido

El comercio de servicios financieros entre la Unión Europea (UE) y el Reino Unido será “menos fluido” cuando termine la transición del Brexit el 1 de enero de 2021 haya o no un acuerdo comercial entre ambos, advirtió este viernes la comisaria designada de Servicios Financieros, la irlandesa Mairead McGuinness.

“Tenemos que estar preparados para lidiar con las consecuencias en el sector financiero de que el Reino Unido sea un tercer país”, dijo McGuinness durante su audiencia con la comisión de Economía de la Eurocámara, que tiene que validar su nominación para sustituir en la Comisión Europea a su compatriota dimitido Phil Hogan.

La bolsa de EFE/EPA/NEIL HALL.

El Reino Unido dejó de ser miembro de la UE formalmente el pasado 1 de febrero, pero sigue manteniendo el acceso al mercado único y estando sometido a las normas comunitarias hasta finales de este año, cuando termina el periodo transitorio acordado entre Londres y Bruselas para cerrar un acuerdo comercial entre ambas partes.

En este momento, este acuerdo no se ha cerrado y, en todo caso, no aborda los servicios financieros, recordó la comisaria designada, quien de ser confirmada tendrá que lidiar con la futura relación entre el Reino Unido y la UE en este área tras la salida de facto del país, y con ello, del principal centro financiero comunitario, la City londinense.

“Con o sin acuerdo comercial, el comercio en servicios financieros entre el Reino Unido y la UE será diferente, menos fluido desde el 1 de enero de 2021”, dijo McGuinness, y añadió que todos los actores del mercado tienen que preparase para ello.

La irlandesa defendió que la UE “no debería depender en exceso de un tercer país para los servicios financieros clave” y abogó por que los Veintisiete desarrollen sus propios centros financieros.

“Tenemos que adoptar un enfoque de precaución, construir nuestras propias infraestructuras porque no sabemos cuál es la intención del Reino Unido, particularmente, en servicios financieros, pero planean diverger”, dijo.

McGuinness insistió en este sentido en que la UE no sabe en este momento hasta qué punto planea el Reino Unido desviarse de la regulación comunitaria en esta materia y “será muy difícil dar la equivalencia sin ese conocimiento”.

Una vez que el Reino Unido sea un tercer país, para poder acceder al mercado europeo necesitará que la Comisión Europea reconozca que sus normas son equivalentes a las europeas.

De momento, el único riesgo para la estabilidad financiera derivado del Brexit identificado por Bruselas es la dependencia europea de las centrales de contrapartida con sede en el Reino Unido, por lo que la Comisión ya ha concedido la equivalencia para estas entidades por 18 meses, hasta junio de 2022, recordó McGuinness.

La irlandesa, hasta ahora vicepresidenta del Parlamento Europeo, eurodiputada desde hace dieciséis años por el Fine Gael (PPE) y antigua periodista, aspira a ocupar la cartera de Estabilidad Financiera, Servicios Financieros y Mercados de Capitales.