Cumbre por videoconferencia y medidas fiscales en la UE contra el coronavirus

La estación central de Milán, vacía por el coronavirus. [EFE/EPA/MOURAD BALTI TOUATI]

Madrid (EuroEFE).- Lunes de pánico económico por el coronavirus en la UE. Desplome bursátil y del precio del petróleo. Hay miedo a una recesión y por ello los gobiernos comienzan a plantear medidas fiscales para ayudar a las empresas a superar la situación. El BCE se reúne el jueves. Los ministros de Finanzas de la UE lo hará el próximo 16 de marzo.  La UE convocará una “videoconferencia” cumbre contra el coronavirus.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, anunció este lunes que convocará “en breve” una videoconferencia entre los jefes de Estado y de Gobierno de los países de la Unión Europea para coordinar los esfuerzos europeos contra el coronavirus.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, Michel anunció la convocatoria sin concretar cuándo se producirá y afirmó que los Estados miembros necesitan “cooperar para proteger la salud de los ciudadanos”.

El presidente francés Emmanuel Macron ya había pedido a sus socios europeos “acción urgente para coordinar las medidas sanitarias, esfuerzos de investigación y respuesta económica” a la crisis causada por el brote de coronavirus en Europa.

El COVID19 ha causado ya 11.577 contagios en la Unión Europea, de los cuales la gran mayoría han tenido lugar en Italia, seguida de Francia, Alemania y España, según los últimos datos del Centro Europeo para Prevención y Control de Enfermedades.

El Eurogrupo dispuesto a adoptar las medidas que sean necesarias

Los países del Eurogrupo están dispuestos a adoptar las acciones que sean necesarias, incluidas medidas fiscales o la flexibilización de las metas de déficit público, con el fin de paliar el impacto económico del coronavirus. En una reciente teleconferencia del Eurogrupo, los ministros encargaron la búsqueda de opciones en el plano “fiscal, financiero y estructural” para su reunión del próximo 16 de marzo.

El impacto causado por el coronavirus sobre el petróleo provocará la primera caída anual de la demanda global en 2020 desde la recesión en 2009, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que avisa además de que el crecimiento del consumo se ralentizará en los ejercicios siguientes.

El Eurogrupo, listo para aplicar "medidas fiscales" ante el coronavirus

Lisboa (EuroEFE).- Las economías del euro están listas para actuar, incluso con “medidas fiscales”, aseguró este miércoles el presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, que recordó que existen medidas que prevén desvíos temporales ante gastos imprevistos en el Pacto de Estabilidad …

Además, el Banco Central Europeo (BCE) se reúne el próximo jueves para paliar los efectos negativos del coronavirus. Los analistas han reducido de forma drástica las previsiones de crecimiento mundial. En un intento de proteger el crecimiento económico, esta semana la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) anunció por sorpresa (antes de su reunión del próximo 18 y 19 de marzo), un recorte de medio punto de los tipos de interés, algo no visto desde la crisis financiera.

Los expertos consideran que ésta no será la última vez que la Fed recorte los tipos antes de final de año, y esperan que el BCE siga su ejemplo.

También se espera que el Banco Central Europeo proporcione liquidez a través de otras medidas.

No obstante, los analistas advierten de que el BCE cuenta con menos opciones que otros bancos centrales para hacer frente al impacto del coronavirus.

El G7 utilizará “todas las herramientas adecuadas”

Los países del G7, que agrupa a las economías más desarrolladas, ya han reafirmado su compromiso de utilizar todas las herramientas adecuadas, incluso adoptar medidas fiscales, para hacer frente a los riesgos ligados a la expansión mundial del coronavirus.

También el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) han asegurado que están “listos” para ayudar a encarar “la tragedia humana y los desafíos económicos” del coronavirus, con todos los “instrumentos disponibles”.

Las últimas previsiones de crecimiento de la institución internacional, presentadas a finales de enero, anticipan una expansión global del 3,3 % para este año, tras el 2,9 % de 2019, pero ya ha advertido que se verán probablemente reducidas por la rápida expansión internacional del virus.

Alemania busca facilitar el trabajo a jornada reducida

El Gobierno alemán ha acordado una serie de ayudas para paliar los efectos del coronavirus en las empresas. Entre ellas, articular mecanismos para facilitar el trabajo a jornada reducida.

La Oficina Federal de Empleo asumirá así un 60 % del sueldo neto que dejen de percibir los empleados de las empresas que deban recurrir a la reducción de la jornada laboral como consecuencia del coronavirus.

Con ello se pretende evitar que se produzcan despidos masivos o reducciones de plantilla. El régimen de jornada reducida se podrá implantar en cuanto ésta afecte a un 10 % del total de trabajadores.

La preocupación en Alemania por los efectos económicos de la epidemia es alta. Entre otras compañías, la aerolínea Lufthansa ha anunciado ya una reducción de su capacidad del 50 %, ante la previsible caída en la demanda de vuelos. Ya se han cancelado certámenes como la Feria Internacional de Turismo de Berlín (ITB) o la Feria del Libro de Leipzig.

Italia: 7.500 millones de euros en ayudas para familias y empresas

El Gobierno italiano ha aprobado una partida de 7.500 millones de euros en ayudas a familias y empresas, además de solicitar la flexibilidad presupuestaria a la Unión Europea (UE). El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, anunciará esta semana medidas “extraordinarias y urgentes”.

Según el ministro de Economía, Roberto Gualtieri,  el decreto con las medidas buscará “dotar de medios” a los especialistas, se ayudará a las familias que se vean perjudicados por el virus y se permitirá una moratoria de los créditos a las empresas afectadas.

Esto supondrá una desviación del gasto público de 6.350 millones de euros netos, según cálculos expuestos por el ministro de Economía, Roberto Gualtieri.

La estación de Milán…vacía. EFE/EPA/MOURAD BALTI TOUATI

El Gobierno italiano ha decretado el aislamiento de unas amplias zonas en las que viven unas 16 millones de personas y donde se han producido la mayor parte de las infecciones en el país.  Solo se podrá salir por estrictos motivos laborales, médicos o urgencias. Son la región de Lombardía y otras catorce provincias del norte y centro: el motor económico del país.

Italia había avanzado que pediría más flexibilidad presupuestaria a la UE. La postura de Roma es que “no es solo una emergencia sanitaria sino también económica” por el impacto que tiene en las zonas del Norte más afectadas, motor económico del país, pero también en otros sectores como el del turismo.

Comisión Europea (CE) trasladó este sábado a Italia que no tendrá en cuenta en sus reglas fiscales “cualquier gasto presupuestario puntual” relacionado con la crisis del coronavirus, después de que el país transalpino anunciara una revisión al alza del déficit vinculado al Covid-19.

“Cualquier gasto presupuestario puntual incurrido en relación con la respuesta COVID19 se excluirá por definición del cálculo del saldo estructural y no se tendrá en cuenta para evaluar el cumplimiento del esfuerzo fiscal requerido según las normas existentes”, indicó el Ejecutivo comunitario.

España estudiará ayudas fiscales o deducciones

La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha señalado que el Ejecutivo estudiará implementar ayudas fiscales o deducciones a las empresas si el coronavirus se prolonga en el tiempo e impacta en la economía.

En declaraciones a la prensa antes de participar en el Pleno del Senado para defender el límite de gasto no financiero para 2020 y la nueva senda de déficit 2020-2023, Montero señaló que se podrían poner en marcha medidas económicas similares a las que ha adoptado el Gobierno italiano para ayudar a las empresas a reducir el impacto económico que causaría el coronavirus en el crecimiento del país.

No obstante, precisó que “todavía no podemos hablar de que se note en el funcionamiento habitual de la economía”.

Francia: necesidad de reforzar la soberanía económica

“Debemos extraer a largo plazo todas las consecuencias de esta epidemia sobre la organización de la mundialización, principalmente sobre la cadena de valor y en particular sobre el suministro de China de ciertos productos”, dijo el ministro francés de Economía, Bruno Le maire.

Le Maire consideró que habrá “un antes y un después de la economía tras el coronavirus” y consideró que su impacto hasta ahora apunta a la necesidad de reforzar la soberanía económica de los países.

En la reunión de ministros comunitarios de Finanzas, el próximo 16 de marzo, Francia propondrá “una serie de medidas fiscales y presupuestarias que permitan definir un plan de impulso económico coordinado y masivo que nos permita volver a poner en marcha la maquinaria económica el día después de la crisis”.

Le Maire dijo esperar de Europa “una respuesta fuerte” e instó además al Banco Central Europeo (BCE) a ayudar a los bancos que deben aportar una mayor tesorería a las pequeñas y medianas empresas como resultado de esta crisis.

Edición: Luis Alonso