Merkel y Macron proponen un fondo de 500.000 millones para reconstruir Europa

El presidente francés, Emmanuel Macron (L) y la canciller alemana, Angela Merkel (R), durante una video conferencia de prensa conjunta en la Cancillería en Berlín, Alemania, el 18 de mayo de 2020. EFE/EPA/ANDREAS GORA / POOL

París/Bruselas/Madrid (EuroEFE).- El motor franco-alemán se activa de nuevo. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, se pusieron este lunes al frente de la “reconstrucción” europea con la propuesta de crear un fondo de 500.000 millones de euros destinado a las regiones y sectores más afectados por la pandemia de coronavirus.

Desde París y Berlín, y tras haber mantenido una videoconferencia, los dos dirigentes dijeron estar dispuestos a hacer el esfuerzo “colosal” que requiere superar la situación, pero dejaron claro que su acuerdo debe ser sometido a la aprobación del resto de socios comunitarios.

Un fondo de subvenciones no reembolsables

El fondo completará los distintos esfuerzos nacionales y las medidas decretadas por el Eurogrupo y deberá ser reembolsado “no por los beneficiarios, sino por el conjunto de Estados miembros”, recalcó Macron en esa presentación a la prensa.

“Un acuerdo entre Francia y Alemania no significa un acuerdo entre los 27 (miembros comunitarios), pero no hay un acuerdo a 27 sin uno previo franco-alemán. Debíamos hacer ese trabajo y lo hemos hecho. Ahora la Comisión, que representa el interés comunitario, deberá hacer su propuesta”, dijo el jefe del Estado galo.

Su proyecto insta a la Comisión Europea a tomar prestado ese dinero del mercado a través de una emisión de deuda y a transferir esa cantidad a las regiones y sectores más castigados por la pandemia, en base a unos criterios que deberá decidir Bruselas.

“Todo tiene que hacerse dentro de las reglas presupuestarias” de la Unión Europea, advirtió la canciller, quien agregó que la aplicación de las futuras medidas para combatir las consecuencias de la pandemia podrá requerir, además, una reforma de los Tratados comunitarios.

De momento, la reacción de la Comisión Europea fue favorable: la iniciativa de París y Berlín “va en la dirección” del plan de recuperación en el que trabaja el Ejecutivo comunitario y que prevé presentar el 27 de mayo, sostuvo en un comunicado su presidenta, Ursula von der Leyen.

La creación de este fondo, no obstante, es solo uno de los pilares en los que Macron y Merkel apoyan a corto plazo la salida de la crisis.

Refuerzo de la soberanía sanitaria e industrial de la Unión Europea 

Su visión conjunta incluye un refuerzo de la soberanía sanitaria de la Unión Europea mediante reservas estratégicas comunes de productos farmacéuticos y médicos, un aumento de la capacidad de investigación y del desarrollo de vacunas o una metodología armonizada en el tratamiento de los datos.

Macron y Merkel se mostraron igualmente convencidos de la necesidad de incrementar la soberanía económica e industrial de la UE porque, según su nota, “la integración fuerte en el seno del mercado único es garantía de prosperidad”.

El objetivo final de este último punto es determinar “sector por sector” dónde están las debilidades de la UE y adoptar una estrategia europea en cuanto queden claras las dependencias “de un país o un suministrador”.

El pasado 8 de mayo, con motivo del 75º aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial, tanto Macron como Merkel habían subrayado que el compromiso europeo era más imperioso que nunca, y este nuevo llamamiento al resto de socios se produce en un momento en que en Europa se inicia de forma progresiva la desescalada.

“Nuestro deseo es que en esta fase haya una progresión muy coordinada. Habrá una temporada turística en Europa, y esta tendrá lugar con el virus. Haremos lo máximo posible para que, a nivel europeo, todo vaya lo mejor posible tanto para la salud de nuestros compatriotas como para el sector”, apuntó Macron.

En esa voluntad de avanzar conjuntamente se hizo especial hincapié en las medidas referentes al cierre de las fronteras, de momento en vigor hasta el 15 de junio, para los viajeros procedentes de fuera de Europa, y se cuestionaron iniciativas unilaterales como la cuarentena impuesta por España.

“Desde un punto de vista sanitario, no estoy seguro de que la medida sea la más eficaz ni la más realista”, concluyó el dirigente francés en una intervención de casi una hora y en la que uno y otro recalcaron que, ante una crisis “inédita”, la responsabilidad debe ser colectiva y apela más que nunca al espíritu europeo.

Bruselas “da la bienvenida” al plan de recuperación de Merkel y Macron

La Comisión Europa (CE) dio inmediatamente “la bienvenida” al plan franco-alemán que, según su presidenta, Ursula von der Leyen, reconoce el alcance y el tamaño del desafío económico“.

Añadió que la iniciativa de París y Berlín “va en la dirección” del plan de recuperación en el que trabaja el Ejecutivo comunitario y que tiene previsto presentar el 27 de mayo.

La CE está “convencida” de que la estrategia para la recuperación económica debe basarse en tres pilares.

El primero son las medidas “inmediatas” tomadas para permitir a los países apoyar sus economías, incluida la relajación de las normas sobre ayudas de Estado y la suspensión temporal de las reglas comunitarias sobre control del déficit y deuda públicos, así como el apoyo del Banco Central Europeo (BCE) y del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

En un segundo grupo, figuran las medidas que los ministros de Economía y Finanzas han acordado en el Eurogrupo y que suponen 540.000 millones de euros en préstamos para apoyar a las empresas mediante un programa del BEI, los países a través de la línea de crédito del Mecanismo Europeo de Estabilidad y los trabajadores gracias al programa SURE, destinado a costear la aplicación de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE).

En un tercer bloque aparecen la nueva propuesta para el presupuesto europeo del periodo 2021-2027 y el instrumento de recuperación que Bruselas hará público el 27 de mayo.

El presidente del Consejo, el belga Charles Michel, afirmó, por su parte que “relanzar y transformar nuestras economías afectadas por la pandemia de COVID-19 es clave”.

España acoge positivamente el fondo europeo propuesto por Francia y Alemania

El jefe del Ejecutivo español, Pedro Sánchez, acogió positivamente este lunes la propuesta de Francia y Alemania de crear un fondo europeo de recuperación del coronavirus dotado con 500.000 millones de euros para los países y sectores más afectados por la crisis causada por la pandemia de la COVID-19.

“Es un primer paso en la buena dirección, una iniciativa en línea con nuestras demandas y en la que debemos seguir avanzando”, indicó el gobernante socialista español en un mensaje en su cuenta de Twitter, en el que precisa que se trataría de un fondo de recuperación “a través de subvenciones no reembolsables” a los países y sectores más perjudicados.

Fuentes gubernamentales precisaron que la iniciativa franco-alemana recoge muchas de las propuestas hechas por España para una salida rápida y solidaria de la crisis.

El Ejecutivo español espera ahora, según las fuentes, que la Comisión Europea ponga sobre la mesa en los próximos días una propuesta ambiciosa, que sirva de base para un acuerdo con el que acometer la reactivación económica y social de Europa tras la pandemia, tal y como le fue encomendado por el Consejo Europeo del pasado 23 de abril.

En un artículo publicado el dia 25 en un periódico español, Sánchez defendió que el fondo de reconstrucción para Europa debe llegar a los países más necesitados, entre ellos España,”en forma de transferencias, no préstamos”, al insistir en que la solidaridad europea “no puede descansar en mayor endeudamiento”.

Para Italia es “un primer paso”

El Gobierno italiano consideró un “primer paso” la propuesta de Macron y Merkel.

“Lo anunciado por el presidente Macron y la canciller Merkel representa un buen paso hacia adelante que va en la dirección solicitada por Italia desde un principio para dar una respuesta común ambiciosa a la pandemia”, han señalado fuentes gubernamentales en una nota.

El plan sugerido por Alemania y Francia es el resultado de un “trabajo conjunto” realizado con otros países europeos, entre ellos Italia, en vista de la propuesta de la Comisión Europea para el fondo de recuperación, añade el comunicado.

“500.000 millones de euros en transferencias es ciertamente un primer paso y en cualquier caso es una dotación para subvenciones que se acerca a lo solicitado recientemente por Italia y otros socios. A partir de esta suma, podemos comenzar a hacer que el fondo de recuperación sea aún más consistente en el marco del presupuesto europeo”, prosiguen las mismas fuentes.

Italia subraya que esta iniciativa es “un punto de partida que no debería revisarse a la baja, sino en todo caso expandirse”, anima a la Comisión a presentar un plan para la recuperación “más ambicioso financieramente” y a los países de la Unión Europa a mirar hacia esta crisis por el coronavirus como la oportunidad para impulsar una nueva Europa más unida.

“Una Europa donde todos los países más afectados tengan la oportunidad de comenzar juntos, sin que se quede nadie atrás y menos las áreas y sectores más afectados por la pandemia”, insisten.

Italia ha defendido en las últimas semanas la creación de un plan de reconstrucción europeo, dotado con al menos 1,5 billones de euros, que en su opinión debe ayudar a los países más afectados por la pandemia en forma de transferencias a fondo perdido y no de préstamos para evitar que estos se endeuden aún más, punto sobre el que discrepan países como Holanda.

Edición: Catalina Guerrero