Nissan y Renault agitan el panorama del sector del automóvil en Europa

Manifestación frente a la planta de Nissan en Barcelona. [EFE/ Quique García]

Madrid (EuroEFE).- El sector europeo del automóvil está siendo fuertemente vapuleado por el coronavirus. El fabricante japonés Nissan ha comunicado el Gobierno español el cierre de su planta de Barcelona, que da trabajo a 3.000 personas e indirectamente a otras 30.000. El cierre se produce días después de que el presidente francés, Emmanuel Macron, anunciara importantes ayudas para salvar al sector del automóvil en su país.

“La planta de Barcelona tiene carácter estratégico, ya que abandonar Barcelona y España es abandonar la Unión Europea, con el consiguiente coste reputacional en un mercado de más de 500 millones de habitantes”, según un comunicado del Ministerio de Industria español en respuesta al anuncio de Nissan.

En el mismo comunicado, el Ministerio insiste en que la continuidad de la fábrica barcelonesa, tiene sentido económico para Nissan motor, “al ser más rentable invertir que asumir el coste del cierre, que podría superar los mil millones de euros”.

Por el lado de Renault, en España se espera el plan que este viernes está previsto que presente la compañía. Los representantes sindicales tienen confianza en una decisión positiva, pero están expectantes, sobre todo tras los planes del presidente Macron de concentrar la mayor parte de la producción en Francia y de hacer este país un centro de producción clave del coche eléctrico.

Alianza franco-nipona para un plan que pemite “ahorrar costes”

La alianza entre Renault, Nissan y Mitsubishi anunciaron este miércoles un plan para ahorrar  hasta el 40 % en las inversiones y que, entre otras cosas, incluye la decisión de que el grupo francés asuma Europa como una de sus “regiones de referencia”.

El objetivo de este plan a medio plazo es buscar sinergias para superar la grave crisis del sector ante la caída en la demanda de vehículos por el impacto de la pandemia de coronavirus.

Nissan cierra su planta en Barcelona y Renault quiere concentrar el principal de su producción en Francia. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ

El programa establece que el mundo se repartirá a partir de las áreas de influencia ya existentes entre las tres firmas, que se convertirán en “regiones de referencia” y que servirán para mejorar la competitividad.

Renault, que mantiene el 43,3 % del capital de Nissan, será esa referencia para Europa, Rusia, Sudamérica y África del Norte; Nissan lo será en China, Norteamérica y Japón, y Mitsubishi (controlada por Nissan) se encargará del Sudeste asiático y Oceanía.

Según dijo el presidente de Renault, Jean-Dominigue Senard, el modelo de convergencia se ha venido perfilando en conversaciones que se han llevado a cabo en las últimas siete semanas para hacer frente a “una crisis sin precedentes” en el sector automotor.

El presidente de Mitsubishi, Makoto Uchida, recordó que a causa del covid-19 la sociedad global y la movilidad estás cambiado, y también están modificándose las preocupaciones medioambientales, y por ello “la alianza tendrá que cambiar, por supuesto”.

Senard aprovechó para insistir en que no hay planes para una fusión entre Renault y Nissan.

“No necesitamos una fusión para ser eficientes, para compartir nuestras capacidades y conseguir lo mejor de esta organización”, afirmó el presidente de Renault.

El plan de Macron de 8.000 millones de euros para relocalizar la producción

El presidente francés, Emmanuel Macron, presentó este martes un plan de 8.000 millones de euros de ayuda al sector automovilístico para hacer frente a la crisis, que incluye el compromiso de los grupos PSA y Renault de fabricar en Francia sus vehículos “limpios”, eléctricos e híbridos.

Macron, que detalló sus anuncios en una planta de la empresa de componentes Valeo en Etaples (norte), explicó que a cambio del apoyo público, PSA y Renault tendrán que “relocalizar la producción con valor añadido en Francia y consolidar y mantener la totalidad de la producción industrial” en las plantas que tienen en el país.

El primer beneficiado será Renault, que está en una situación delicada y espera como agua de mayo un préstamo garantizado por el Estado de 5.000 millones de euros.

De todos modos, Macron dijo que el crédito no se otorgará hasta que concluyan las negociaciones que la dirección debe iniciar el próximo lunes con los representantes de los trabajadores para darles garantías y fijar una estrategia de futuro.

Antes de eso, Renault presentará este viernes un plan de ajuste para el que la dirección no ha excluido ni el cierre de factorías ni la supresión de empleos.

La ambición de Macron para el sector es “hacer de Francia la primera nación de vehículos limpios en Europa”, con una producción anual de más de un millón de coches eléctricos, híbridos enchufables o híbridos simples en el horizonte de 2025.

Para llegar a eso, Renault se ha comprometido a triplicar su producción de coches eléctricos para llegar a 240.000 en 2022 y a localizar también en Francia el nuevo motor eléctrico de 100 kilovatios que ha desarrollado dentro de su alianza con Nissan, que inicialmente debía fabricarse en Asia.

Doce países de la UE, sin Alemania y Francia, piden un plan para recuperar el automóvil

Bruselas (EuroEFE).- Doce Estados miembros de la Unión Europea, entre ellos España, pidieron este viernes un plan de recuperación para la industria de la automoción, que representa en torno al 7 % del producto interior bruto (PIB) de la UE, …

Renault también entrará en la alianza industrial impulsada por París y Berlín para fabricar en Europa las baterías de los coches eléctricos, que suponen en torno al 40 % de su valor.

PSA, por su parte, va a pasar de no haber ensamblado ni un solo vehículo eléctrico o híbrido en Francia el pasado año a 130.000 en 2021, con una inversión de más de 400 millones de euros en las futuras cadenas de tracción eléctrica.

Renault España, expectante al plan que se anuncia este viernes

La sociedad Renault España se encuentra “tranquila” ante el anuncio del gobierno francés de que inyectará unos 8.000 millones de euros de ayuda al sector automovilístico, por la competitividad de las plantas españolas, según ha asegurado a EFE un portavoz de la compañía en Valladolid.

Un portavoz de Renault España ha recordado que la planta de Valladolid ya ha dado “los primeros pasos” para la fabricación del primer híbrido enchufable producido por el Grupo, un modelo Captur.

No obstante, este portavoz ha pedido que se espere al próximo viernes, cuando Renault presentará en París el viernes un plan de ajuste para el que la dirección no ha excluido ni el cierre de factorías ni la supresión de empleos en Francia.

Los representantes sindicales de Renault España han reconocido la importancia para las plantas españolas que ya se les haya adjudicado el modelo híbrido enchufable del Captur y ha remitido a los anuncios que hagan los responsables del Grupo Mundial el próximo viernes.

Fuentes de CCOO se han mostrado expectantes ante los anuncios que haga Renault y las decisiones que tome la alianza formada por la compañía del rombo con Nissan y Mitsubishi.

La industria automovilística europea puede sufrir un descenso del 30 %

La industria automovilística europea podría sufrir este año un descenso del 30 % en su volumen de negocio, en el que puede ser su peor ejercicio desde el inicio de la serie histórica en 1999, con 12 millones de unidades vendidas, la mitad que en 2019, según un análisis de Euler Hermes.

La compañía, líder en seguro de crédito, cree que el levantamiento de las restricciones y la reanudación de la producción contribuirá a la recuperación del sector, pero de modo gradual y no lo suficientemente potente para reactivar plenamente la demanda, sobre todo si no se ponen en marcha medidas como incentivos, subvenciones y estímulos fiscales, en particular a favor de los vehículos de bajas emisiones.

Para realizar el estudio, Euler Hermes ha analizado datos estadísticos nacionales y de Eurostat de Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, España y Bélgica, que apuntan a un renovado interés de los hogares por los automóviles que todavía no se ha materializado en compras de vehículos, excepto en Alemania.

En Francia, Italia, Reino Unido y Bélgica el interés por los coches aún no ha recuperado los niveles anteriores a la crisis, y en España es casi inexistente.

Hasta el 10 de mayo, el interés por los automóviles en los seis países de la muestra había disminuido profundamente desde febrero hasta finales de marzo y primeros días de abril.

La reapertura de las salas de exposición y de los concesionarios es la primera prioridad para la recuperación de la demanda, así como el fin de las restricciones de movilidad, a lo que puede añadirse la reducción de inventario para las primeras adquisiciones.

Pero Europa, señala el estudio, es un mercado maduro impulsado principalmente por las necesidades de sustitución, y no se espera que la compra de automóviles se convierta en una prioridad para la mayoría de los hogares, a menos que estén “motivados” a hacerlo

Edición: Luis Alonso