El Eurogrupo busca una “nueva línea de defensa” contra el COVID-19 y la OCDE pide un “plan Marshall”

Un hombre con mascarilla camina por la calle durante la quinta jornada de confinamiento tras decretarse el Estado de Alarma. EFE/Biel Aliño

Lisboa/Paris (EuroEFE).- El Eurogrupo buscará el próximo martes “una nueva línea de defensa contra el nuevo coronavirus, mientras la OCDE advierte de que el impacto de la pandemia en el mundo está superando sus peores previsiones económicas y subraya que es urgente un esfuerzo coordinado por parte de gobiernos y bancos centrales para superar la crisis con un nuevo “plan Marshall”.

Una “nueva línea de defensa” contra el COVID-19

“El Eurogrupo considerará opciones para añadir una nueva línea de defensa contra el coronavirus como parte de nuestra respuesta coordinada ante la crisis, después del mandato de los líderes esta semana”, escribió el presidente del grupo, el portugués Mário Centeno en su cuenta de Twitter.

El encuentro se realizará por videoconferencia a las 17.30 GMT, agregó.

El anuncio de Centeno llega cinco días después de que el Eurogrupo se comprometiese a hacer “lo que sea necesario” para paliar el golpe económico del coronavirus, aunque no acordó en esa ocasión medidas adicionales a las que ya se han aprobado en cada país y a nivel comunitario.

El Eurogrupo hará "lo que sea necesario" para paliar el golpe económico del coronavirus

Bruselas (EuroEFE).- Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) se comprometieron este lunes a hacer “lo que sea necesario” para paliar el golpe económico del coronavirus, aunque no acordaron, de momento, medidas adicionales a las que …

Una situación que puede cambiar en los próximos días, según avanzó el propio ministro de Finanzas portugués este jueves, cuando en otro mensaje en Twitter dijo que el Eurogrupo estaba explorando “vías para intensificar la respuesta política conjunta en la Unión Europea” frente al coronavirus.

A principios de mes, en el lanzamiento de sus previsiones intermedias, la OCDE había avanzado que, según su hipótesis más adversa, el coronavirus podría reducir a la mitad el crecimiento de la economía mundial en 2020 y situarlo en el 1,5 %, provocando la recesión en economías como la europea o la japonesa.

Gurría reclama “un nivel de ambición parecido al del plan Marshall”

“Ahora parece que ya hemos avanzado mucho más allá del escenario más severo previsto entonces”, dijo el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría, en una nueva plataforma digital lanzada en la noche del viernes por su organismo para agrupar datos y políticas de respuesta.

A su juicio, se requiere “un nivel de ambición parecido al del plan Marshall, que creó la OCDE, y una visión similar a la del New Deal, pero ahora a nivel mundial”.

Gurría destacó que esta pandemia constituye el tercer gran “shock” económico, financiero y social del siglo XXI, tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 y la crisis financiera global de 2008.

Entre sus efectos, la suspensión de la producción en los países afectados, con daños colaterales en las cadenas de suministro mundiales, y una fuerte caída en el consumo que se une al colapso en la confianza.

Congelación de la economía sin precedentes

El representante del llamado “club de los países ricos” alertó de que aunque las estrictas medidas que se están aplicando son esenciales para contener el virus, empujan a las economías a “un estado de congelación profunda sin precedentes, del que la recuperación no será directa ni automática”

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció este viernes que hay más de 210.000 casos de COVID-19 en todo el mundo, mientras que las muertes han superado la barrera de las 9.000.

Gurría recalcó que además de actuar para minimizar la pérdida de vidas es prioritario también un esfuerzo coordinado contra la “gran crisis económica” desencadenada, que seguirá aun cuando la peor parte sanitaria haya pasado.

Eliminar obstáculos para la cooperación

El secretario general de la OCDE celebró declaraciones recientes como la del G7, que este lunes se comprometió a “hacer todo lo necesario” a través de “una estrecha cooperación” para frenar la crisis económica y sanitaria, pero apuntó que es insuficiente.

Gurría instó a apoyar al personal sanitario y a que las agencias reguladoras sanitarias trabajen juntas para quitar los obstáculos burocráticos que frenan el desarrollo y la aplicación de vacunas y tratamientos, incluso en el caso de pacientes sin seguro.

El representante de la OCDE también solicitó a los gobiernos reducir los requisitos para acceder a la indemnización por desempleo, y advirtió a los bancos centrales de que un enfoque conjunto en el control y el diagnóstico de las crecientes tensiones es mejor que “respuestas sueltas e inconsistentes”.

Edición: Catalina Guerrero