París, Berlín, Roma y Varsovia piden reformar las normas de competencia de la UE

EFE/ARCHIVO

Bruselas (EuroEFE).- Francia y Alemania, así como Italia y Polonia, han reiterado a Bruselas que debe reformar las normas de competencia del club comunitario, en una carta enviada a la vicepresidenta de la Comisión Europea (CE) Margrethe Vestager.

Tanto París como Berlín han insistido en esa petición desde que la CE prohibió hace exactamente un año la compra de la empresa francesa Alstom por parte de la alemana Siemens al considerar que minaría la competencia en los mercados de trenes de alta velocidad y señalización ferroviaria.

La Comisión Europea veta la fusión Alstom-Siemens

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea prohibió este miércoles la compra de la empresa francesa Alstom por parte de la alemana Siemens, por considerar que dañará la competencia en los mercados de trenes de alta velocidad y sistemas de señalización, a pesar de las advertencias de Berlín y París en contra de ese veto.

Sin embargo, Francia y Alemania aseguran que el club comunitario necesita “gigantes europeos” para poder competir con potencias como China.

La misiva a la que tuvo acceso Efe está dirigida a Vestager, que también es comisaria de Competencia, y firmada por los ministros galo y germano de Economía, Bruno Le Maire y Peter Altmaier, así como por el titular italiano de Desarrollo Económico, Stefano Patuanelli, y su homóloga polaca, Jadwiga Emilewicz.

Los cuatro políticos afirman que el entorno “siempre cambiante” en el que se aplica la política de competencia “puede necesitar algunas adaptaciones con el tiempo” para que esta siga siendo “relevante y eficaz”.

La competencia global ha cambiado

En ese sentido, la carta, fechada el 4 de febrero, señala que la naturaleza de la competencia global ha cambiado.

“Las empresas europeas ahora tienen que competir con compañías extranjeras que a veces se benefician de un apoyo del Estado sustancial o de mercados nacionales protegidos, en algunos casos en un grado muy elevado”, constata el escrito.

Por ello, los países piden evaluar y modernizar las reglas de la Comisión Europea sobre las fusiones de empresas activas en el mismo sector que producen bienes similares y sobre la definición del mercado relevante.

“El objetivo general es, por tanto, igualar las condiciones haciendo que nuestros instrumentos para la competencia sean más eficientes y eficaces al hacer frente a conductas potencialmente abusivas en el mercado único por parte de operadores económicos de fuera de la UE”, añaden.

Los cuatro países también opinan que la aparición de grandes empresas digitales supone “otro desafío para la política de competencia”, por lo que piden abordar esa cuestión “sin retrasos innecesarios”.

Asimismo, exigen más claridad para las empresas sobre qué tipo de cooperación se permite entre ellas.

Por tanto, los Estados miembros solicitan al Ejecutivo comunitario adoptar un plan de trabajo “durante las próximas semanas con propuestas prácticas y normas para abordar estos desafíos específicos”.

La portavoz de la CE Arianna Podesta confirmó hoy durante la rueda de prensa diaria de la institución que Bruselas ha recibido la carta y agregó que se tendrán en cuenta “todas las contribuciones al debate en marcha”.

También destacó la importancia de que las normas de competencia se ajusten a los cambios mundiales, como la digitalización, la globalización o la transición ecológica.

La comisaria Margrethe Vestager ya se mostró dispuesta en diciembre a revisar las normas de la Unión Europea sobre competencia para adaptarlas a un mundo más globalizado y digitalizado.

Editado por Miriam Burgués