Von der Leyen no descarta recurrir a “coronabonos” para ayudar a las empresas

La presidenta de la CE, Ursula von der Leyen. [EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ]

Berlín (EuroEFE).- La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, no descarta recurrir a la emisión de “coronabonos” para financiar ayudas a empresas que entren en crisis por las repercusiones económicas del coronavirus.

“El principio es analizar todas las herramientas y recurrir a las que sirvan. Eso es válido también para los coronabonos. Rercurriremos a ellos si están bien estructurados y si ayudan a enfrenta la crisis”, dijo Von der Leyen en declaraciones a la radio alemana Deutschlandfunk.

Von der Leyen dijo además que en la situación actual hay que movilizar todos los recursos posibles tanto en el campo sanitario como en el ámbito económico para hacer frente a la crisis actual.

A ese respecto mencionó la flexibilización de las normas europeas sobre la competencia así como los criterios del Pacto de Estabilidad sobre el déficit.

El coronavirus obliga a la CE a flexibilizar las ayudas públicas

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea cree que la situación con el coronavirus es tan excepcional que ha decidido flexibilizar una de sus clásicas batallas: las que mantiene contra las ayudas públicas. Deja bien claro que es un “marco temporal” y …

“Tenemos que darle a los estados miembros el máximo margen de acción posible para ayudar a las empresas. Eso implica darles libertad en cuanto a ayudas estatales y ahora ya somos flexibles con respecto a los criterios del déficit”, dijo.

La situación actual, según Von der Leyen, está marcada por le hecho de que empresas que en principio tienen unas finanzas sanas se están viendo golpeadas por la crisis sin tener responsabilidad alguna en ella.

“La idea es que los estados les proporcionen a las empresas un puente hasta el momento en que la vida social vuelva a funcionar y vuelvan a recibir pedidos y contratos”, explicó.

“Son empresas sanas. Tenemos que mantenerlas para que podamos salir fortalecidos de la crisis”, agregó.

Von der Leyen agregó que si no se ayuda a las empresas y se produce una cadena de insolvencias y el paro se dispara “será mucho más difícil salir de la crisis”.

“Por eso lo correcto ahora es ser flexibles y generosos y hacer todo para apoyar a nuestras empresas y para que la gente mantenga sus puestos de trabajo”, explicó.

La CE propone suspender las metas de ajuste de déficit

La Comisión Europea activó este martes la “cláusula de salvaguarda” que permite a los países desviarse de los objetivos de ajuste de déficit y deuda fijados por la Unión Europea en caso de un choque económico severo para facilitarles que efectúen el gasto necesario frente al coronavirus.

“Esto es nuevo y no lo habíamos hecho nunca. Hemos activado la cláusula de salvaguarda”, anunció la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en un mensaje en vídeo en su cuenta de Twitter.

La activación de la cláusula requiere la aprobación de los Estados miembros para ser activada, pero una portavoz comunitaria confirmó esta mañana que esta iniciativa ha sido saludada por el Eurogrupo y los líderes de la UE.

Este mecanismo permite que los Gobiernos incumplan los requisitos de ajuste fiscal que cada año les marcan las instituciones europeas en caso de un choque severo y siempre que no esté en riesgo la sostenibilidad fiscal.

 

En el caso de España, se le requería para este año un ajuste de su déficit estructural equivalente al 0,65 % de su PIB, unos 7.800 millones de euros.

Esta cláusula es el último recurso con que cuenta la Comisión Europea para suavizar sus reglas de control presupuestario recogidas en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

Hasta ahora Bruselas ya las había flexibilizado de modo que el gasto excepcional efectuado para responder a la crisis no se tendrá en cuenta en el cálculo del déficit estructural, al tiempo que los países podrán acogerse a la disposición que permite rebasar el umbral de déficit (3 % del PIB) y deuda (60 %) que fijan los tratados al tratarse de un evento extraordinario fuera del control de los gobiernos y de carácter temporal.

Esta medida se suma a otras puestas en marcha por la Comisión Europea con el beneplácito de los Estados, como la flexibilización de las normas de ayudas de Estado para facilitar que se dé apoyo público que en otras circunstancias no habría sido permitido o la movilización de 37.000 millones de euros en fondos estructurales para invertir frente a la pandemia.

Von der Leyen ha insistido en que harán “lo que sea necesario para apoyar a los europeos y a la economía europea” y en que quieren que los Gobiernos “se sientan cómodos para adoptar todas las medidas necesarias para apoyar a los sectores más afectados, como el turismo, el transporte o el comercio minorista”.

Bruselas calcula que la crisis del coronavirus podría restar hasta 2,5 puntos al crecimiento de la UE este año, arrastrándola a una recesión con una contracción del 1 % en su PIB.

Pero al mismo tiempo calcula que el impacto será temporal, por lo que pide actuar con rapidez y decisión para evitar que se destruya la capacidad productiva de la economía europea provocando un daño permanente.