Ya se ven señales de recuperación en Europa, según De Guindos y Calviño

La ministra de Economía, Nadia Calviño (c), conversa con el vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos (i), y el director gerente del Mecanismo Europeo de Estabilidad, Klaus Regling (d), antes del comienzo del Consejo de Ministros del Ecofin en Luxemburgo, el 14 de junio de 2019. EFE/Archivo/ Julien Warnand

Madrid (Euro).- Europa ya ha tocado fondo y se empiezan a ver señales de recuperación económica. Es la lectura que han hecho este miércoles por separado el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, y la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.

Mientras tanto, la preocupación de los ciudadanos por el coronavirus ha bajado en el último mes, aunque se mantiene como el tercer problema, mientras que la crisis económica se sitúa ahora como el primero, por delante del paro, según el barómetro publicado este miércoles por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Ya se ha tocado fondo y hay señales de recuperación

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, ha señalado este miércoles que la situación económica en Europa ya ha “tocado fondo” y empiezan a observarse “señales de cierta recuperación”.

En un encuentro telemático organizado por la Fundación Pablo VI, De Guindos ha apuntado que a medida que se produce el desconfinamiento, la economía se va reactivando, lo que indica que “desde niveles muy bajos” se inicia “cierta recuperación”, aunque “tomará tiempo” volver a niveles anteriores.

La crisis económica “va a golpear mucho”, ha advertido, y las instituciones europeas intentan “minimizar” este impacto, lo que indica que “podría ser un momento adecuado para una mayor integración”.

En ese sentido, ha considerado que sería una “señal muy adecuada” la puesta en marcha de un plan de ayudas comunitario que pusiera de manifiesto la “solidaridad” de los diferentes países.

De cara al futuro, De Guindos ha afirmado “que la globalización continuará” aunque “con nuevos parámetros” para resolver las deficiencias detectadas durante la crisis y que la digitalización jugará un papel fundamental, por lo que hay que prestar atención a la brecha digital.

Con respecto a la polarización política, De Guindos ha considerado que los políticos tienen que “hacer propuestas” y “superar las divergencias ideológicas” porque “la sociedad española va a penalizar al que vea que tiene una posición oportunista” con esta “desgracia”.

La fase de recuperación de la economía ya se ha iniciado

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha considerado que la fase de recuperación de la economía ya se ha iniciado y ha insistido en la previsión del Gobierno de que el PIB crecerá el 6,8 % en 2021.

Calviño ha respondido en la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Congreso a la pregunta del diputado de VOX Iván Espinosa de los Monteros sobre las previsiones económicas del Gobierno y aunque ha afirmado que el entorno es de “extrema incertidumbre” ha recordado que habrá una caída intensa de la actividad este año, una recuperación en la segunda mitad y un crecimiento intenso el año próximo.

En este sentido, la vicepresidenta económica ha señalado que ya existe un cambio de tendencia, que se ha demostrado con la creación de empleo a partir del fin de la hibernación de la economía y de las medidas de confinamiento y ha puntualizado que a hay 1 millón de trabajadores que han salido de Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

“Ya hay 300.000 nuevos afiliados por cuenta ajena y la fase de recuperación ya se ha iniciado”, ha dicho Calviño tras afirmar que ha sido posible por las medidas económicas y ayudas aprobadas para todos los sectores.

Espinosa de los Monteros ha acusado al Ejecutivo de no ir por el camino adecuado y “atacar el turismo, la automoción” o el sector primario y le ha recriminado que las medidas adoptadas haya llegado con retraso, no hayan sido contundentes y hayan “agravado la crisis”.

Baja la preocupación por el coronavirus y la economía es el primer problema en España

La preocupación de los ciudadanos por el coronavirus ha bajado en el último mes, aunque se mantiene como el tercer problema, mientras que la crisis económica se sitúa ahora como el primero, por delante del paro, según el barómetro publicado este miércoles por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

El sondeo, realizado telefónicamente entre los pasados 1 y 9 de junio, señala que para el 35,1 por ciento de los encuestados la crisis económica es el mayor problema que existe actualmente en España, un porcentaje, no obstante, inferior al 38,9 por ciento registrado en mayo.

A la economía le sigue el paro, que se sitúa en segundo puesto con un 32,5 por ciento, también por debajo del 41,2 por ciento de la encuesta anterior.

La preocupación por el coronavirus es ahora el principal problema para el 25,1 por ciento de los encuestados frente al 34,8 que lo señalaron en el barómetro de mayo.

En cuarto lugar se sitúa el mal comportamiento de los políticos, el mayor problema para el 23,9 por ciento, y en quinto, la sanidad, que preocupa al 17,5 por ciento.

Le siguen los problemas políticos (15 %), el Gobierno y la gestión del coronavirus (12,3 %) y lo que hacen los políticos (9,8 %) y se meten entre los diez principales problemas la falta de acuerdo y la inestabilidad política y la poca conciencia ciudadana, que son la principal preocupación para el 7,3 y el 6,3 por ciento de los encuestados, respectivamente.

A la pregunta de cuál es el problema que más le afecta, un 31 por ciento de los consultados cita la crisis económica frente a un 27,7 que apunta al coronavirus; un 23,3 por ciento al paro; un 15,7 a los problemas derivados del confinamiento; y, en quinto lugar, un 13,3 por ciento a la sanidad.

El CIS también pregunta en este barómetro de junio por la situación económica general de España, que el 76,4 por ciento considera mala o muy mala y solo un 13 por ciento cree que es buena o muy buena.

Y sobre su situación económica personal, el 62,7 por ciento dice que es buena o muy buena frente a un 22,7 por ciento, que afirma que es mala o muy mala.

Edición: Catalina Guerrero