España, el país con mayor tasa de abandono escolar de la UE

Un hombre y una niña caminan por el barrio de Gracia de Barcelona, este miércoles. Alejandro García

Bruselas (EuroEFE).- España es el país con mayor tasa de abandono escolar de la UE, según los datos publicados este miércoles por la oficina comunitaria de estadística, Eurostat, que advirtió de que el 17,3 % de los jóvenes españoles entre 18 y 24 años no siguieron formándose tras finalizar secundaria en 2019.

Estos datos se han conocido coincidiendo con el anuncio de la puesta en marcha de un nuevo proyecto piloto de 50 millones de euros para desarrollar las capacidades y la educación en toda Europa.

En España, la tasa de abandono se ha ido reduciendo

No obstante, la tasa de abandono escolar española ha ido reduciéndose de forma paulatina en los últimos años: en 2006, primer año del que Eurostat dispone de datos fiables, la cifra ascendía hasta el 30,3 %, y ha caído seis décimas porcentuales desde el 2018, cuando se registró un 17,9 %.

Pese a ello, España todavía no ha llegado a la meta educativa que le marcó la UE este 2020, que pretendía reducir el abandono escolar hasta el 15 %; una cifra todavía alta si se compara con el 10 % marcado para el conjunto de los Veintisiete.

Tras España, Malta es el segundo país comunitario con más abandono escolar (16,7 %), seguida de Rumanía (15,3 %) y Bulgaria (13,9 %), mientras que los países con las cifras más bajas al respecto son Croacia (3 %), Lituania (4 %), Grecia (4,1 %) y Eslovenia (4,6 %).
Diecisiete Estados miembros ya han alcanzado los objetivos para 2020.

En el total de la UE, el resultado es de un 10,2 % de abandono escolar, a tan solo 0,2 puntos porcentuales de alcanzar el objetivo para 2020 y con marcadas diferencias entre sexos, ya que afecta a un 8,4 % de las mujeres y a un 11,9 % de los hombres de toda la Unión, una tendencia que se repite en todos los países.

La diferencia entre sexos en el caso de España es todavía más notable: la tasa de abandono escolar entre las mujeres es del 13 %, mientras que en los hombres asciende hasta el 21,4 %.

 

Además, Eurostat también publicó que la UE alcanzó en 2019 el objetivo marcado para 2020 del 40 % de personas de entre 30 y 34 años con estudios superiores tras llegar al 40,3 %, una cifra que, no obstante, desciende cinco décimas desde el 40,7 % logrado en 2018.
España, por su parte, se sitúa en ese marcador por encima de la media europea con un 44,7 %, alcanzando por primera vez su meta individual del 44 %.

Al desglosar las cifras por sexos, las mujeres alcanzan el 50,8 %, mientras que los hombres se quedan en un 38,5 %.

Los países con mayor numero de personas entre 30 y 34 años que han completado estudios terciarios (incluidos los universitarios, las carreras técnicas y la formación profesional de grado superior) son Chipre (58,8 %), Lituania (57,8 %), Luxemburgo (56,2 %) e Irlanda (55,4 %), mientras que los peores resultados se encuentran en Rumanía (25,8 %), Italia (27,6 %), Bulgaria (32,5 %) y Croacia (33,1 %).

Dieciocho Estados miembros ya han alcanzado sus objetivos para 2020.

Un nuevo proyecto piloto de 50 millones para desarrollar la educación en toda Europa

El Fondo Europeo de Inversiones (FEI) y la Comisión Europea van a poner en marcha un nuevo mecanismo de garantía piloto destinado a mejorar el acceso a la financiación para las personas y las organizaciones que deseen invertir en capacidades y educación.

El proyecto piloto de 50 millones de euros apoyará la financiación destinada a estudiantes y aprendices, empresas que inviertan en la mejora de las capacidades de sus empleados, y organizaciones dedicadas a la educación y la formación.

El proyecto piloto de garantía para capacidades y educación es una nueva iniciativa de financiación de la deuda destinada a estimular las inversiones en educación, formación y capacidades; forma parte de la solución que permitirá aumentar el empleo y responder a las necesidades, en constante cambio, de la economía europea.

Esta iniciativa prestará apoyo a empresas y estudiantes durante la crisis y después de ella, a fin de garantizar que Europa pueda innovar y mantenerse al timón de los avances tecnológicos mundiales, impulsar la economía del conocimiento y acelerar la recuperación económica.

“Con el potencial de movilizar 200 millones de euros de inversión en el desarrollo de la educación y las capacidades, el proyecto piloto de garantía para capacidades y educación es un puente hacia sociedades y economías más resilientes e inclusivas mientras la UE se recupera de la pandemia de coronavirus”, ha subrayado el vicepresidente de la Comisión Europea para la Promoción de nuestro Modo de Vida Europeo, Margaritis Schinas.

 

Por su parte, el jefe ejecutivo del FEI, Alain Godard, ha declarado que “al mejorar el acceso a las oportunidades de educación y formación, podemos brindar apoyo a una fuerza de trabajo que sea más adaptable a entornos en evolución, lo que resulta aún más esencial ahora, en esta época de crisis”.

El proyecto piloto de garantía para capacidades y educación tiene por objeto apoyar a los beneficiarios finales siguientes:

Las personas (estudiantes y aprendices) que deseen seguir estudiando y mejorando sus capacidades mediante la enseñanza académica, la formación profesional, el aprendizaje permanente y otras formas de educación, incluso por medios digitales. El proyecto piloto también apoyará la movilidad de estudiantes y aprendices que sigan programas educativos en Estados miembros distintos del de residencia.

Las empresas europeas que contribuyan a esas iniciativas de transformación de capacidades y las faciliten invirtiendo en la mejora del conjunto de capacidades de su mano de obra y en la utilización de esas capacidades. Esto ayuda a aumentar la competitividad y la productividad de la empresa, al tiempo que conserva el empleo.

Las organizaciones europeas activas en el ámbito del desarrollo de capacidades, la formación y la educación o el desarrollo de proyectos en el ámbito de la educación. Su objetivo es mejorar significativamente el ecosistema de la oferta de servicios de educación, formación y relacionados con las competencias, incluso por medios digitales. Se incluyen también en esta categoría los centros de educación infantil, las escuelas infantiles de segundo ciclo, los servicios de primera infancia y organizaciones similares.

Edición: Catalina Guerrero