Estados Unidos acepta la propuesta de Borrell de dialogar sobre la “grave amenaza” china

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo. EFE/Kevin Dietsch/Archivo

Bruselas (EuroEFE).- El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, aceptó este viernes la propuesta del alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, de iniciar un diálogo específico sobre China, que consideró una “grave amenaza” para las democracias y ciudadanos occidentales.

“Mi mensaje hoy: seguir trabajando juntos para continuar el despertar transatlántico sobre el desafío chino, por el interés de preservar nuestras sociedades libres, nuestra prosperidad y nuestro futuro”, recalcó Pompeo, entrevistado por videoconferencia en un foro organizado por el centro de estudios German Marshall Fund.

Pompeo centró básicamente su intervención en alertar sobre el riesgo que supone el Partido Comunista de China (PCCh) para la libertad y economía de Estados Unidos y Europa, que en su opinión deben unirse para hacerle frente juntos.

“No será fácil, es tentador para muchos, en particular para nuestras comunidades empresariales que hacen dinero en China y dicen que calmemos las tensiones (…). Eso son tonterías. No acepto ese argumento”, sentenció.

Por ello, dijo estar complacido en anunciar que su país ha aceptado la propuesta de Borrell de crear un “diálogo EEUU-UE sobre China”, que esperó iniciar “cuanto antes” con el jefe de la diplomacia comunitaria, que propuso ese formato durante una videoconferencia de los ministros de Exteriores de la Unión con Pompeo el pasado 15 de junio.

Un mecanismo nuevo 

“Estoy emocionado con esto. Un mecanismo nuevo para discutir las preocupaciones que tenemos sobre la amenaza que China supone para Occidente y nuestros ideales democráticos compartidos”, señaló, a la vez que dejó claro: “Estamos muy interesados en ello”.

Explicó que han reunido a un equipo para “empezar a dar forma” a ese diálogo, que se realizará entre altos funcionarios, y se dijo “muy esperanzado en poder viajar a Europa en unas semanas para poder iniciarlo”, una vez superadas las restricciones de viaje por la pandemia de coronavirus.

Confió en que en ese foro con la UE ambas partes puedan compartir conocimientos y respuestas “para asegurarnos de que protegemos la libertad para todas las democracias a ambos lados del Atlántico” y “a nuestros ciudadanos”.

Pompeo subrayó que el PCCh es un “reto que deberíamos afrontar juntos como socios transatlánticos”, al igual que hacen con muchos desafíos.

El secretario de Estado aludió a las “acciones militares provocadoras” de China, como “la continuada agresión en el mar de China Meridional, las confrontaciones mortales en la frontera con India, su programa nuclear y amenazas contra vecinos pacíficos”.

Además, lamentó que Pekín haya “roto muchos compromisos internacionales”, así como con el pueblo de Hong Kong.

Prácticas económicas “depredadoras” y “violaciones” de soberanía

También repasó las “prácticas económicas depredadoras” de China, que en su opinión “intenta forzar a los países a hacer negocios” con la empresa tecnológica china Huawei, un “arma de la vigilancia del PCCh”, consideró.

Pompeo hizo alusión a las “violaciones de la soberanía de la UE” en las que a su juicio ha incurrido China, con expropiación de empresas incluida, así como de los derechos humanos.

Igualmente, aseguró que el PCCh encubrió información sobre el coronavirus, algo que “creo que ha acelerado el despertar de todo el mundo”, y dijo “apreciar cómo la UE ha dado un toque a China por su campaña de desinformación sobre la pandemia”.

Pompeo consideró un “reconocimiento muy importante” que la UE calificara el año pasado a China como “rival sistémico”, aunque los Veintisiete han dejado claro que, aunque quieren afrontar juntos los retos que Pekín plantea, aún lo consideran un aliado estratégico con el que abordar retos globales como el cambio climático.

“EEUU no está forzando a la UE a elegir entre el mundo libre y la visión autoritaria de China. Es China la que hace esa elección entre libertad y democracia”, aseveró, al tiempo que tildó al gigante asiático de “grave amenaza”.

Editado por Miriam Burgués