Bruselas espera que las baterías eléctricas generen un millón de empleos para 2023

Estaciones de carga EDF para automóviles eléctricos son exhibidas en el Salón del Auto 'Mondial de l'Automobile' en París, el 30 de septiembre de 2010. EFE/Ian Langsdon/ARCHIVO

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) aseguró este martes que la iniciativa para crear una alianza europea de baterías eléctricas no se ha resentido por la crisis del COVID-19 y espera que ese sector estratégico genere un millón de empleos en la Unión Europea (UE) para 2023.

“Pese a la pandemia, la alianza europea de baterías sigue su senda”, dijo el vicepresidente de la Comisión Europea (CE) Maros Sefcovic, tras una reunión con doce presidentes de empresas implicadas en el proyecto ha percibido un “fuerte apetito” para acelerar la iniciativa, que espera que genere un millón de trabajos en los próximos dos años y medio.

La alianza europea de baterías fue lanzada en octubre de 2017 ante la pujanza de países como China en un mercado tecnológico que se espera sea clave en el desarrollo del vehículo eléctrico.

La UE aspira a “capturar” a partir de 2025 un mercado de baterías de 250.000 millones de euros y para ello será necesario instalar de 10 a 20 “gigafábricas” en Europa entre 2023 y 2025, según los cálculos del Ejecutivo comunitario, que en diciembre de 2019 había aprobado ya un paquete de ayudas de Estado de 3.200 millones de euros.

Con liderazgo de Suecia, Bélgica, Finlandia, Francia, Alemania, Italia y Polonia y proyectos que van desde la minería de litio hasta el reciclado de las pilas, también participan en la alianza Portugal, España, República Checa y Eslovaquia.

Sefcovic se mostró optimista tras la reunión y señaló que a “inicios del próximo otoño” la Comisión Europea organizará una reunión ministerial para dar continuidad a la iniciativa e indicó que se espera que el desarrollo del coche eléctrico haga que la UE necesite 18 veces más litio y 5 veces más cobalto que actualmente.

 

Uno de los aspectos que se abordarán en esa cita ministerial será el del reciclaje de las baterías, ya que la CE quiere que “ya en el momento del diseño se piense cómo puede desmontarse, reutilizarse y reciclarse”.

“Si recicláramos todos los teléfonos móviles (viejos) que tenemos en los cajones de nuestras casas, podríamos producir 4 millones de baterías para nuestros coches”, dijo Sefcovic.

El vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI) Andrew McDowell, por su parte, declaro que esa entidad espera movilizar este año 1.000 millones de euros en la para la alianza, que es la misma cantidad que se ha invertido en baterías en la última década.

“En el medio plazo esta crisis quizá se vuelva positiva para esta iniciativa”, ya que es probable que haya una reindustrialización de sectores “clave” en Europa, dijo McDowell.

También en el sector energético, la eurocomisaria de Energía, Kadri Simson, por su parte, señaló en una audiencia ante la comisión de Industria, Investigación, Tecnología y Energía del Parlamento Europeo que en junio presentará un plan estratégico para avanzar hacia un sistema energético más integrado.

Y en paralelo publicará una comunicación estratégica sobre la energía generada a partir de hidrógeno que, junto como el gas, se espera desempeñe un papel clave en el futuro del sector en Europa.

“El hidrógeno tiene un futuro prometedor, aunque ahora sólo represente el 2 % del ‘mix’ de energía” generada en Europa, dijo Simson, quien agregó que “habrá que aumentar la producción” y para ello se necesita “un marco reglamentario adecuado”.

Editado por Miriam Burgués