Bruselas investiga la fusión de las aerolíneas Air Canada y Transat

Un avión de la aerolínea Air Canada. EFE/Ricardo Maldonado Rozo/ARCHIVO

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) investigará en profundidad la compra de la aerolínea Transat por parte de Air Canada, ambas canadienses, ante el temor a que la operación reduzca la competencia en los vuelos que conectan Europa con el país norteamericano provocando un aumento de los precios.

“Air Canada y Transat son las dos aerolíneas líder que operan la amplia red de rutas entre Europa y Canadá. Analizaremos cuidadosamente si la transacción propuesta afectaría negativamente a la competencia en estos mercados llevando a precios más altos, una reducción de la calidad o menos opciones para los viajeros que cruzan el Atlántico”, dijo este lunes en un comunicado vicepresidenta y comisaria de Competencia, Margrethe Vestager.

Tras su investigación preliminar, Bruselas teme en concreto que la operación reduzca “significativamente” la competencia en 33 ciudades de origen o destino de los vuelos en Europa y Canadá, ya que Air Canada y Transat han competido históricamente por los pasajeros en estas rutas.

Ambas aerolíneas ofrecen vuelos que compiten directamente en 29 rutas entre uno y otro lado del Atlántico utilizadas por pasajeros de diez países de la UE, entre ellos España.

Bruselas añade que la aerolínea canadiense WestJet no podrá ejercer una presión suficiente como para competir con la entidad fruto de la fusión en los destinos problemáticos a pesar de haber expandido sus operaciones transatlánticas.

La CE recordó además que, si bien la operación se ha notificado en un momento en el que el sector de la aviación se ve particularmente afectado por la crisis del coronavirus (el pasado 15 de abril) y su investigación ha tenido en cuenta el impacto de la pandemia, las pesquisas deberán evaluar también los efectos estructurales a largo plazo de la fusión.

“Este es un momento difícil, especialmente en los mercados gravemente impactados por el brote de coronavirus, pero una vuelta a la normalidad y a condiciones de mercado sanas debe basarse en mercados que sigan siendo competitivos”, dijo Vestager.

Las aerolíneas no han propuesto compromisos para solventar las preocupaciones de la Comisión durante la primera fase de la investigación por lo que la institución continuará con sus pesquisas y decidirá si avala la operación a más tardar el 30 de septiembre.

Editado por Miriam Burgués