Día Europeo de la Red Natura 2000: El 30% del territorio español está protegido

El Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa (Asturias) reúne algunos de los valores naturales más excepcionales y exclusivos de la península, como el oso pardo, el urogallo o el desmán, pero también yacimientos arqueológicos del neolítico, pinturas rupestres datadas en la Edad de Bronce o vías romanas. El patrimonio etnográfico y cultural que atesora este espacio, el arraigo de muchas de sus tradiciones y la elevadísima diversidad biológica justificaron hace cinco años su declaración como Reserva de la Biosfera por la Unesco y su inclusión en la red europea Natura 2000. EFE/Arturo Larena

Madrid (EuroEFE).- La Unión Europea celebra este jueves el cuarto aniversario del Día de la Red Natura 2000, un conjunto de espacios protegidos que solo en España abarca el 30 por ciento del territorio y que, en plena desescalada del coronavirus, brinda acreditados beneficios para la salud en sus más de 1.800 espacios.

Así lo ha asegurado a Efe el director general de Medio Ambiente de la Comisión Europea (CE), Daniel Calleja, quien ha recordado que España es el país que más porcentaje de superficie aporta a la red y que estos espacios están “muy cerca de nosotros, compartiendo incluso superficie con entornos urbanos, y, obedeciendo las medidas de distanciamiento oportunas, son una fuente de salud”.

La CE oficializó en 2017 el Día Europeo de la Red Natura 2000, tras sucesivas campañas de recogida de apoyos ciudadanos enmarcadas en el proyecto Life Activa Red Natura 2000, lanzado en el año 2013 por SEO/BirdLife y EFEverde.

Red Natura 2000,  la joya de la corona de la política medioambiental europea

“Como español es un orgullo”, ha subrayado el director general al recordar esta iniciativa; “la Red Natura 2000 es la joya de la corona de la política medioambiental europea y haber sabido potenciar su valor es un éxito del que nos tenemos que sentir muy satisfechos”.

La Red Natura 2000 nació en 1992 con la aprobación de la Directiva de Hábitats y se convirtió en un paraguas de protección para especies y espacios de todos los estados miembros, que se comprometieron a dotar a estos lugares emblemáticos de unos planes de gestión específicos para asegurar un estado de conservación favorable.

“En su momento hubo mucho escepticismo -ha explicado Calleja- pero lo hemos conseguido, aunque el desafío ahora es que esos espacios se gestionen mejor, que haya unos planes integrados en toda la red, que se apliquen bien, que se designen más áreas protegidas -sobre todo en el ámbito marino- y que se doten de financiación”.

Invertir en naturaleza para protegernos en un futuro

En este sentido, se ha mostrado convencido de que la crisis derivada de la COVID-19 no supondrá un freno; “la financiación existe y la pandemia ha puesto de manifiesto, más si cabe, la importancia de invertir en naturaleza para protegernos en un futuro”.

“Todas las políticas tienen que integrar la biodiversidad -ha aseverado- y hoy ya no tienen sentido prácticas que no sean respetuosas con el medio ambiente”.

Ha asegurado que la Comisión Europea trabaja en la recuperación social y económica tras la crisis desde distintas áreas de acción, en que el sector de la naturaleza, y en concreto la Red Natura 2000, ocupa un lugar destacado como fuente de empleo y oportunidades.

España, principal país beneficiario

Daniel Calleja ha puesto en valor el programa financiero Life, del que España es el principal país beneficiario y que “vamos a reforzar mucho en los próximos años para responder a las necesidades de la Red Natura 2000, pensando en el capital privado para convertirla en un pilar de desarrollo económico”.

“Se ha avanzado mucho, pero no hay que bajar la guardia”, ha dicho, por lo que ha instado a seguir trabajando con los jóvenes y con los diferentes sectores productivos divulgando, informando y buscando nuevas formas de financiación, porque “los presupuestos públicos no van a ser suficientes”.

Ha recordado que el “modelo Natura 2000” promueve una conservación de la naturaleza ligada al desarrollo de las actividades socioeconómicas en los propios espacios de la red, que lejos de ser un obstáculo, suponen múltiples oportunidades para sectores como el agroalimentario, el turismo o las actividades recreativas.

De hecho, la Comisión Europea estima que los espacios Red Natura 2000 proporcionan a los ciudadanos europeos servicios vitales como el almacenamiento de carbono, el mantenimiento de la calidad del agua o la protección frente a inundaciones y sequías, valorados entre 200.000 y 300.000 millones de euros al año, ha recordado Calleja.

Edición: Catalina Guerrero