El Consejo aprueba ayudas por las inundaciones en España del pasado septiembre

Un hombre limpia su casa y su calle en las inundaciones que sufrió la región de Murcia el pasado septiembre. [EFE/ Marcial Guillén]

Bruselas (EuroEFE).- El Consejo de la Unión Europea (UE) aprobó este miércoles la concesión de 56,7 millones de euros para abordar las consecuencias de las inundaciones que afectaron a varias regiones españolas en septiembre del pasado año.

La ayuda responde a una propuesta de la Comisión Europea (CE) y servirá para subsanar los daños registrados en “las regiones de Valencia, Murcia, Castilla-La Mancha y Andalucía”, informó la institución en un comunicado.

La inversión se enmarca en un paquete de 279 millones de euros en ayudas para varios países por catástrofes naturales que será canalizado a través del Fondo de Solidaridad de la Unión Europea.

Además de las inundaciones en España, la ayuda servirá para paliar los efectos de “los fenómenos meteorológicos extremos” que tuvieron lugar en Italia en otoño de 2019 (211,7 millones de euros), los destrozos del huracán Lorenzo en Portugal (8,2 millones) y las inundaciones de las regiones austríacas de Corintia y Tirol Oriental (2,3 millones).

Los efectos de la gota fría en una playa de Alicante. EFE / Manuel Lorenzo

“Varias regiones de toda la UE siguen padeciendo las consecuencias económicas de las catástrofes naturales que ocurrieron el año pasado, a las que se ha añadido la crisis de la COVID-19. La decisión de hoy constituye otro ejemplo de la solidaridad europea”, recordó el ministro de Finanzas de Croacia, Zdravko Maric, cuyo país preside el Consejo de la UE este semestre.

A causa de estas inundaciones, España ya había recibido 5,6 millones de euros en un pago adelantado, según recordó la Comisión.

El Fondo Europeo de Solidaridad fue creado en el año 2002 y se emplea para apoyar a Estados miembros afectados por catástrofes naturales como sequías, terremotos, incendios forestales o grandes tormentas.

A causa de la crisis del coronavirus, las instituciones europeas acordaron ampliar su alcance para que también pueda usarse en respuesta a emergencias sanitarias públicas.