España apoyará ayudas a la transición verde europea si no se premia a los rezagados

Sánchez

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, atiende a los medios de comunicación antes del Consejo Europeo de Bruselas, el 12 de diciembre de 2019. [EFE-EPA]

Bruselas (EuroEFE).- El Gobierno del español Pedro Sánchez está a favor de que la Unión Europea (UE) apruebe ayudas financieras a la transición ecológica siempre que no se concentren en los países rezagados y sirvan también de apoyo a los que, como España, ya están haciendo los deberes en esta materia.

La discusión sobre el clima es, junto con el futuro presupuesto europeo, uno de los dos asuntos clave de la primera jornada del Consejo Europeo en el que participa el presidente español en funciones.

A su llegada a esta cita, este jueves, el socialista Pedro Sánchez recordó que España ya ha anunciado que se suma al compromiso de alcanzar la neutralidad carbónica en 2050 al que los Veintiocho debaten adherirse en su conjunto.

La posición de España, según fuentes del Ejecutivo, es “muy clara” y busca alcanzar la necesaria unanimidad de todos los Estados miembros para dicho compromiso, aunque son conscientes de que hay que convencer a los países más reacios -Polonia, República Checa y Hungría-.

España admite que hay países a los que esta transición plantea dificultades, pero cree que primero todos deben comprometerse al objetivo de 2050 y a partir de ahí estudiar cómo se flexibilizan los términos.

 

Dicha flexibilización podría venir, por ejemplo, con los objetivos parciales en años intermedios, de forma que unos países puedan ir más despacio que otros, siempre que lleguen todos a 2050.

El Gobierno de Sánchez cree, en cualquier caso, que la Unión Europea tiene que “tirar del carro” también en el ámbito de la cumbre climática COP25 que concluye mañana en Madrid, para que las conclusiones que se aprueben supongan de verdad un avance.

El Ejecutivo cree que se deben conceder ayudas tanto a los países rezagados, a los que la transición ecológica les va a suponer un mayor coste, como los que, como España, ya han tomado medidas y tienen políticas y planes preparados.

A España le parece una buena idea el denominado mecanismo de carbono en frontera, que supondría una tasa de compensación a los bienes que entren en Europa según el carbono utilizado en su producción.

Fuentes del Ejecutivo español consideran que con este instrumento se podría evitar que haya “dumping (competencia desleal) verde” en la UE o entrada de carbono en Europa “por la puerta de atrás” y también se frenarían las deslocalizaciones de empresas europeas a otros países y regiones con estándares climáticos menos estrictos.

Precisamente esta tasa es uno de las nuevas fuentes de recursos que defiende poner en marcha España para compensar los recortes que va a sufrir el presupuesto europeo con la salida de Reino Unido.

Bruselas confía en acordar, en seis meses, las nuevas metas climáticas de la UE

Madrid (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) confía en tener un acuerdo en el plazo de unos seis meses sobre el incremento en los objetivos de reducción de emisiones contaminantes de la UE, para acudir así “con los deberes hechos” a …

Y es que tras la discusión climática está la del marco financiero plurianual, los presupuestos europeos para el periodo 2021-2027, aunque en esta cumbre sólo habrá intercambio de impresiones y la discusión real será en febrero, con un posible Consejo extraordinario.

Como ha recordado a su llegada a Bruselas, Sánchez defiende esta noche ante el Consejo el mantenimiento de las denominadas políticas tradicionales, como la Política Agraria Común o las partidas de cohesión, porque “están haciendo mucho bien al medio rural” de España.

España entiende así que se tienen que mantener estas políticas aunque se pongan en marcha nuevas partidas presupuestarias destinados a migración, lucha contra el cambio climático, digitalización o defensa, que para Europa son ahora prioritarias.

Por otra parte, en la cena de los jefes de Estado y de Gobierno de esta noche se va a discutir la situación “preocupante” de la Organización Mundial de Comercio y la guerra comercial que está planteando la administración de Donald Trump y ante la que Sánchez defenderá una respuesta “clara y proporcional” de la Unión Europea.