La CE propondrá invertir un billón de euros por el clima

Planeta B

Una joven muestra un cartel con el lema 'No hay planeta B' en una manifestación frente al Ministerio Federal de Finanzas de Alemania en Berlín, el 8 de noviembre de 2019. EFE / EPA / HAYOUNG JEON

Berlín (EuroEFE).- La presidenta electa de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, aseguró este viernes que propondrá cuando asuma el cargo aprobar una ley de protección del clima con el fin de movilizar inversiones por valor de un billón de euros en los próximos diez años.

Von der Leyen resaltó que la Unión Europea (UE) puede convertirse en el año 2050 en “el primer continente con neutralidad climática” del mundo y que propondrá la “primera ley de protección del clima” para transformar ese objetivo político “en derecho vinculante”.

Ursula von der Leyen

La presidenta designada de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, pronuncia un discurso durante el evento ‘European Speech’ en Berlín, Alemania, el 8 de noviembre de 2019.
EFE / EPA / OMER MESSI

Primer continente con “neutralidad climática”

“Necesitamos inversiones. Propondré un plan de inversiones para una Europa preparada para el futuro y transformar partes del Banco Europeo de Inversiones en un banco de protección climática”, agregó en su “Discurso de Europa”, pronunciado en la capital alemana.

Von der Leyen explicó que la intención es “movilizar en inversiones un billón de euros en los próximos diez años y apoyar la protección del clima en todos los ámbitos políticos y económicos”.

La presidenta electa de la CE aseguró que, en el ámbito de la lucha contra las consecuencias de la crisis climática Europea “puede establecer tendencia” y destacó que China haya decidido introducir el sistema de compraventa de derechos de emisiones contaminantes y que “nos tiene como ejemplo”.

Antes de pronunciar ese discurso Von der Leyen declaró que Europa tiene que convertirse en un ejemplo para el mundo en la protección del clima no sólo porque eso sería bueno para el planeta sino porque convertiría a la UE en pionera en nuevas tecnologías.

Tras un encuentro con la canciller alemana, Angela Merkel, Von der Leyen afirmó que “uno de los asuntos que abordamos fue la protección del clima. Creo que en ello la UE tiene que ser un ejemplo para el mundo”.

“No sólo debemos ser un ejemplo porque eso sería bueno para el planeta sino también porque, si logramos mostrar que el tránsito hacia una industria pobre en emisiones puede tener éxito nos convertiríamos en pioneros en la transformación tecnológica”, dijo.

La UE destinó 21.700 millones en 2018 para combatir la crisis climática

La UE y sus Estados miembros destinaron 21.700 millones de euros durante 2018 para ayudar a los países en desarrollo a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero y adaptarse a las repercusiones del cambio climático.

Según indicó en un comunicado el Consejo de la UE, que representa a los Estados miembros, la cifra ha aumentado “más del doble desde 2013” y también es superior a los 20.400 millones aportados en 2017.

El importe se confirmó en unas conclusiones que adoptaron los ministros de Economía y Finanzas de los Veintiocho durante una reunión en Bruselas, en vísperas de la COP-25, la conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, que se celebrará en Madrid del 2 al 13 de diciembre.

España trabaja "contrarreloj" para asegurar el éxito de la COP25

Madrid (EuroEFE).- La ministra en funciones para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha subrayado este viernes, que, desde el día que la ONU aceptó la propuesta de España para celebrar la Cumbre del Clima, el Gobierno trabaja “contrarreloj” en toda …

El Consejo destacó que la UE y sus países “siguen siendo el mayor proveedor de financiación pública para la lucha contra el cambio climático” y añadió que ese dinero es “un paso importante” hacia la aplicación del Acuerdo de París sobre el clima.

De hecho, las conclusiones adoptadas este viernes resaltan “la importancia de la aplicación urgente y ambiciosa” de ese convenio.

Países de la UE aprueban crear índices de referencia para inversiones climáticas

Los ministros de la UE dieron este viernes el visto bueno a la creación de índices de referencia que permitan identificar empresas y actividades que contribuyan a objetivos climáticos, para fomentar la inversión en este tipo de proyectos.

La medida se enmarca dentro de las iniciativas de la UE para fomentar las denominadas finanzas sostenibles, ya que los Veintiocho calculan que para cumplir sus objetivos climáticos necesitarán 180.00 millones de euros adicionales en inversiones cada año, hasta 2030.

Tal volumen difícilmente podrá salir solo de las arcas públicas, con lo que se busca potenciar y facilitar también la inversión privada.

En concreto, con las medidas aprobadas se pondrán en marcha índices de referencia de transición climática de la UE, que se determinarán teniendo en cuenta a empresas que sigan una trayectoria de reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2) que se pueda medir de aquí a finales de 2022.

Un segundo tipo serán los índices de referencia armonizados con el Acuerdo de París por el Clima, que tienen el objetivo más ambicioso de seleccionar únicamente los componentes que contribuyan a alcanzar la meta de limitar el aumento de la temperatura en el planeta por debajo de los 2 grados centígrados, indicó el Consejo en un comunicado.

El texto aprobado este jueves introduce además la obligación para todos los índices de referencia de explicar cómo se reflejan en su estrategia de inversión los factores medioambientales, sociales y de gobernanza.

Además, los ministros adoptaron una segunda iniciativa que exige a los inversores institucionales, como las empresas de seguros o gestores de activos, que informen de cómo incluyen los riesgos medioambientales y sociales en su proceso de inversión y en qué medida esos riesgos pueden afectar a la rentabilidad.

Al mismo tiempo, cuando afirmen que apliquen una estrategia ecológica, tendrán que explicar cómo se aplica la mismas y los efectos de sus carteras de inversión sobre el clima.

El objetivo en la práctica es evitar el llamado “blanqueo ecológico”, es decir que se promocionen ciertos productos financieros como sostenibles o respetuosos con el clima cuando en realidad no cumplen tales objetivos.

Para que las medidas puedan entrar definitivamente en vigor solo falta la aprobación final por parte del Parlamento Europeo, prevista para finales de este mes.