La mayoría de los europeos cree que hay que hacer más en la lucha contra la contaminación

El humo sube por las chimeneas de varias viviendas en la localidad de Vladaya, cerca de Sofía, Bulgaria. [EFE/VASSIL DONEV]

Madrid (EuroEFE).- La mayoría de los europeos cree que no se está haciendo lo suficiente para luchar contra la contaminación del aire. A pocos días de que se inicie en Madrid la conferencia climática (COP 25), también una mayoría de europeos cree que las políticas limpias no son solo un asunto de la UE, sino que debe ser una lucha “global”.

Estas son dos de las conclusiones más importantes del Eurobarómetro sobre la calidad del aire que se ha presentado este miércoles. Para el 44 por ciento de los europeos, las acciones para purificar el aire deben centrarse sobre todo en las actividades industriales y en la producción energética.

No se hace lo suficiente. Pero, quien no hace lo suficiente? Un 49 por ciento de los europeos cree que los agricultores y ganaderos, un 52 por ciento que los hogares, un 64 por ciento los fabricantes de automóviles, un 65 por ciento los productores de energía y un 66 por ciento las autoridades.

Grandes columnas de humo de las chimeneas de una central térmica en Moscú (Rusia). EFE/Maxim Shipenkov

Pese a que la mayoría de los encuestados cree que en los hogares “se debería hacer más”, siete de cada diez europeos dice haber adoptado al menos una iniciativa para reducir las emisiones contaminantes. Esto supone 8 puntos porcentuales más que en la anterior encuesta y se debe a que muchos europeos han decidido reemplazar sus coches y electrodomésticos por equipos con un índice energético más respetuoso con el ambiente.

Además, el eurobarómetro cita algunos comportamientos de los europeos: el 35 por ciento de los encuestados dice que usan frecuentemente el transporte público, una bicicleta o que van andando en vez de utilizar su automóvil particular. Un 15 por ciento ha cambiado su sistema de calefacción por otro de más bajas emisiones, un 6 por ciento que ha comprado un coche de bajas emisiones y un 4 por ciento que ha apostado por un vehículo eléctrico.

Un 28 por ciento de los europeos reconoce que no ha adoptado ninguna de estas acciones.

Qué se debe hacer

Sobre todo, aplicar estrictos controles en las actividades industriales y en la producción de energía. Es lo que piensa el 44 por ciento de los europeos. En segundo lugar, introducir una legislación más verde incluso con incentivos a lo menos contaminante (un 27 por ciento).

Y en tercer lugar, un 25 por ciento de los europeos cree que es necesario aplicar estrictos controles ambientales a los automóviles nuevos. Y para un 24 por ciento cree que lo que habría que hacer es proporcionar al público más información sobre las consecuencias de la contaminación en la salud.

Algo más de un 20 por ciento de los europeos cree que hay que incrementar el impuesto de las actividades económicas humanas que más contaminan y un 19 por ciento (un punto porcentual menos que en la anterior encuesta) apuesta por las restricciones del tráfico.

Quien lo debe hacer

La lucha contra la contaminación del aire tiene que ser global. Es lo que piensa el 72 por ciento de los encuestados. Y es una novedad con respecto a anteriores encuestas, en las que prevalecían los niveles locales, nacionales y europeos.

El 50 por ciento de los encuestados cree que la contaminación atmosférica es algo que debe solucionarse a nivel europeo o nacional, mientras que el 38% debería ser a nivel regional y local.

Más de dos tercios de los encuestados (71 %) afirman que la UE debe proponer más medidas para abordar los problemas relacionados con la calidad del aire en Europa y el 38 % desearía poder expresar su punto de vista sobre tales medidas.

Una cuestión de información

La mayoría de los encuestados (54 %) no se siente bien informada acerca de los problemas de calidad del aire de la UE en su país y solo un tercio de los encuestados, aproximadamente, ha oído hablar de las normas de calidad del aire de la UE (31 %). La mayoría de los que han oído hablar de ellas cree que deben reforzarse (63 %).

Desde el punto de visto sociológico, las personas que terminaron sus estudios antes de los 16 años son, en general, más inconscientes acerca de los problemas que puede acarrear la mala calidad del aire, sí como los trabajadores del hogar y las personas desempleadas.

Esta encuesta se llevó a cabo en los veintiocho Estados miembros de la UE entre el 11 y el 29 de septiembre de 2019. Se entrevistó, en su lengua materna y en su propio domicilio, a 27. 565 personas de diferentes grupos sociodemográficos.