I Foro Impulsa Europa: La UE desembarca en la COP25 unida en fines y sin querer ser una “isla de excelencia”

Foro Impulsa Europa

El responsable del pabellón de la UE en la COP25 y miembro de la Dirección General de Acción Climática de la Comisión Europea, Germán Esteban (d); el eurodiputado socialista en el Parlamento Europeo, Nicolás González Casares (2d); la eurodiputada de Podemos Idoia Villanueva (3d); Javier Andaluz (i), de Ecologistas en Acción; la directora del programa de Radio Europa Abierta de RNE, Nuria Sans (2i); la directora del programa Europa 2019 de TVE, Clara Rivero (3i); la directora de la sección de Internacional de la Agencia Efe, Esther Rebollo (4d), y Catalina Guerrero (4i), responsable de EuroEFE, durante el debate Impulsa Europa celebrado este lunes en el marco de la XXV Cumbre de la Convención de Cambio Climático de Naciones Unidas (COP25) que se celebra en Madrid bajo el lema "Tiempo de actuar". EFE/Chema Moya

Madrid (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) y la Eurocámara despliegan a partir de este lunes sus delegaciones de alto nivel en la cumbre del clima de Madrid (COP25) unidas en los objetivos contra el calentamiento global, pero con el convencimiento de que Europa no puede ser “una isla de excelencia”.

Esta es la principal conclusión extraída del primer foro “Impulsa Europa” organizado por Euroefe y los programas “Europa 2019” y “Europa Abierta” de TVE y RNE, respectivamente; un espacio de debate sobre asuntos europeos en los medios públicos de ámbito nacional.

Para este debut en la COP25, los invitados han sido Germán Esteban, de la Dirección General de Acción Climática de la CE, los eurodiputados españoles Nicolás González Casares (PSOE) e Idoia Villanueva (Podemos), que integran la delegación oficial del Parlamento Europeo (PE) en la cumbre, y Javier Andaluz, responsable de cambio climático en Ecologistas en Acción.

Poner al ciudadano en el corazón de la lucha climática 

“Europa representa el 9 % de las emisiones a nivel global” y quiere “liderar con el ejemplo” con la presentación del Pacto Verde Europeo, prevista para este miércoles, pero no puede ser “una isla de excelencia”, dice Esteban al incidir en la responsabilidad de todos los países frente a la emergencia climática.

Sobre el desarrollo de la COP25, al recordar que es una cita “fundamentalmente técnica”, Esteban comenta que “es un poco pronto para evaluar qué va a ocurrir”, ya que es esta semana cuando van a tener lugar las reuniones ministeriales de más alto nivel.

“Simplemente que esta COP se haya podido celebrar es un grandísimo éxito”, dado que “sentarnos todos juntos, por poco avance que se haga, es ya un éxito tremendo”, subraya.

Sobre si esta COP25 es “la cumbre de Greta Thunberg”, por el protagonismo que está teniendo la activista sueca, Esteban cree que “es más bien la cumbre de la juventud y de los ciudadanos”.

“No solo la juventud, todos los ciudadanos” tienen que estar “en el centro del cambio climático”, señala al respecto.

¿Y qué titular le gustaría ver en la prensa el próximo viernes, cuando concluye la COP25? Precisamente uno que destaque que la cumbre ha conseguido “poner a los ciudadanos en el centro del cambio climático” y, en la parte más técnica, que ha logrado un acuerdo sobre los mercados de carbono.

Las instituciones europeas, en la misma línea 

También para el eurodiputado socialista González Casares sería un “éxito” de esta COP25 si saliese adelante ese punto del artículo 6 del Acuerdo de París.

A esta cumbre climática la CE y el PE vienen “alineados” en pos del mismo objetivo, se felicita González Casares, quien señala, por contra, la falta de consenso en el Consejo Europeo, en el que algunos países del Este, con Polonia a la cabeza, están poniendo “trabas”.

Unas resistencias que González Casares ve “comprensibles” puesto que son países con una alta dependencia a las energías tradicionales, a los que hay que “convencer” de que la transformación climática es “por el bien de todos”.

En ese sentido, el eurodiputado no descarta que haya que aplicar el objetivo del 55% de reducción de emisiones en 2050 en la UE en “diferentes velocidades”.

Más que de países, el eurodiputado socialista prefiere hablar de regiones con problemas de descarbonización, incluidas las españolas, a las que hay que “atender” con un fondo para la transición justa, pero insiste en que debe ser “de nueva creación”.

Solo así, insiste, las tres instituciones europeas podrán alcanzar un acuerdo, y advierte que si no lo logran darán “una imagen negativa de que la UE no avanza”.

“Europa está en las mejores condiciones para invertir en energías renovables” generadoras de nuevos puestos de trabajo, señala, y enfatiza que es fundamental la transformación del sector del transporte, una de las mayores fuentes de emisiones contaminantes.

Por su parte, la eurodiputada Villanueva pone el acento en que “tenemos muchísimo que hacer” ante la emergencia climática, al subrayar que el 10% de los países más ricos del mundo son responsables del 90% de las emisiones y “las sufren los pobres”.

Pero también dentro de la UE “nos queda mucho por hacer” y “vamos tarde”, subraya Villanueva, que cuestiona que Europa suscriba acuerdos de libre comercio con bajos estándares medioambientales y subraya la necesidad de respetar los derechos humanos “vulnerados en los países más pobres”.

Pesimismo de los ecologistas

La visión más pesimista sobre el desarrollo de la COP25 la da Andaluz, quien también carga contra los acuerdos internacionales de libre comercio y añade que nadie piensa en qué emisiones contaminantes han desaparecido porque “han sido trasladadas a otro sitio del mundo”.

A su juicio, tampoco “nadie está poniendo sobre la mesa que se cumplan las indicaciones científicas” sobre el avance del calentamiento global y que se ajusten a ellas, “por muy caro que sea”, los compromisos climáticos de los países.

En esta cumbre persisten “muchos bloqueos” y se están dando “pasos hacia atrás en cosas que pensamos que estaban más o menos solucionadas”, alerta Andaluz al citar la parálisis del Fondo Verde para el Clima y en el ajuste de los compromisos adoptados en el Acuerdo de París.

Con respecto al Pacto Verde europeo, comenta que “siempre es mejor tener este marco que ninguno”, y que puede ser una iniciativa “muy interesante a la hora de incrementar la inversión y la transformación” de las energías renovables.

“La cuestión es cómo” se ejecutará ese Pacto Verde y “hasta qué punto va a estar en manos de los ciudadanos”, concluye.