La UE elevará sus objetivos climáaticos para 2030 pese al aplazamiento de la COP26

Una planta de bioetanol en España. [EFE/Archivo/J.M.GARCIA.]

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) ha asegurado que seguirá trabajando para elevar los objetivos climáticos de la Unión Europea (UE) en el horizonte de 2030 pese a que haya sido aplazada a 2021 la cumbre del clima de Naciones Unidas (COP26) programada inicialmente en noviembre en la localidad británica de Glasgow.

“No ralentizaremos nuestro trabajo (…). Hemos implementado las leyes clave de la UE para cumplir con nuestros objetivos actuales de clima y energía para 2030. A largo plazo, nos hemos comprometido con la neutralidad climática para 2050 y hemos propuesto una ley climática que hará que este objetivo sea legalmente vinculante”, declaró en un comunicado el vicepresidente de la CE para el Pacto Verde, Frans Timmermans.

La Comisión está trabajando “para presentar en septiembre de 2020 un plan de evaluación de impacto para elevar las ambiciones de la UE para 2030 y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 50-55 % en comparación con los niveles de 1990”, agregó.

“Está en marcha y la Comisión se apegará a eso”, dijo Timmermans.

Con la cumbre climática de Naciones Unidas en el horizonte, la Comisión Europea trabajaba en una actualización de los objetivos medioambientales de la UE en el horizonte de 2030.

Estos están fijados actualmente en una reducción de al menos 40 % de las emisiones de CO2 con respecto a los niveles de 1990, un 32 % de consumo de energía renovable y una mejora del 32,5 % en eficiencia energética, pero Bruselas estaba estudiando los planes nacionales presentados por cada uno de los países de la Unión Europea para elevar esa ambición.

La Comisión Europea se ha fijado el objetivo de convertir la UE neutralidad climática en 2050, es decir, que sólo emita en su territorio tanto CO2 y equivalentes como sea capaz de absorber.

Por su parte, varias organizaciones ecologistas han pedido a UE que eleve este año sus objetivos para 2030 pese a que no se vaya a celebrar la COP26 en Glasgow el próximo noviembre y que se hayan retrasado también las conversaciones preparatorias de Bonn previstas para octubre.

“Posponer las conversaciones del clima de la ONU es comprensible. Eso no cambia la obligación de la UE de elevar sus objetivos climáticos para 2030 antes del final del año”, declaró en un comunicado el responsable de política climática de Greenpeace Sebastian Mang.

En la misma línea, la Red de Acción Climática (CAN, por sus siglas en inglés), considera razonable posponer esas citas debido a las restricciones de movilidad y a que los Gobiernos ahora deben dar prioridad a “la salud, la seguridad y los empleos de sus ciudadanos”, pero recuerdan que una mala gestión de la crisis climática podría tener similitudes con la pandemia de coronavirus.

“Igual que un virus de rápida propagación, el cambio climático no se fija en las fronteras. Si un país no está a salvo, ningún país lo está. Posponer la sesión de Bonn para más adelante este año y la COP26 al año que viene no significa posponer la ambición climática”, declaró el director ejecutivo de CAN, Tasneem Essop