Las ciudades se reúnen en Copenhague para hacer realidad la reducción de la contaminación

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, da su discurso en la cumbre de ciudades C40. [EFE/EPA/Ida Guldbaek Arentsen]

Copenhague (EuroEFE).- Conscientes del poder de las ciudades en la lucha contra la crisis climática, más de 90 grandes urbes del llamado grupo C40 se reúnen en una cumbre para transformar en medidas concretas el objetivo común de reducir las emisiones contaminantes.

Copenhague tomó el relevo a México DF (2016), Johannesburgo (2014) y Sao Paulo (2011) como escenario hasta el sábado de este foro de alcaldes y otros representantes políticos, empresariales y científicos, que visibiliza soluciones eficaces y sirve de trampolín para nuevos compromisos.

“El tiempo se agota”, advirtió la alcaldesa de París y presidenta en los últimos tres años del C40, Anne Hidalgo, que confió en que estos días demuestren que se está construyendo un futuro más sostenible.

Las 94 ciudades de esa red quieren ser más ambiciosas que el Acuerdo climático de París, por el que 195 países se comprometieron en 2015 a evitar que la temperatura global suba más de dos grados a finales de siglo.

La mitad de esas urbes han alcanzado ya el pico marcado para limitar la subida a 1,5 grados, lo harán en 2020 o han hecho compromisos concretos para lograrlo, según los propios datos del C40, creado en 2005.

Este mismo miércoles, defendieron además un nuevo pacto verde global para mantener ese rumbo y reducir las emisiones en los sectores que más contribuyen a la emergencia climática, como el transporte, la industria, la construcción y el tratamiento de los residuos.

Su urgencia se apoya en datos científicos: el nivel del mar podría subir más de un metro de aquí a 2100 si sigue el actual aumento de las temperaturas, según dijo en septiembre el Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC), que culpó del deshielo y del alza a los gases de efecto invernadero emitidos por el hombre.

Las ciudades del C40, entre las que están Londres, Madrid, Barcelona y varias europeas, además de otras grandes urbes del mundo, han decidido definir por sí mismas cómo actuar porque son víctimas directas de inundaciones, sequías y el agravamiento de otros fenómenos meteorológicos.

En 2050 dos terceras partes de la población vivirá en zonas urbanas

En 2050, dos terceras partes de la población mundial vivirán en zonas urbanas y el crecimiento más rápido tendrá lugar en ciudades del sur con población especialmente vulnerable, como los pobres o las comunidades indígenas, destacó el Instituto de Recursos Mundiales (WRI) en un informe presentado en Copenhague.

Su análisis resalta que más de 880 millones de personas viven ya en asentamientos informales en todo el mundo, con un acceso limitado a agua potable o servicios sanitarios que empeorarían con la crisis climática.

Aunque esa organización es consciente de que invertir en la prevención es costoso, advierte de que no hacerlo sale más caro: según sus cálculos, el coste anual de aplicar medidas de adaptación en ciudades costeras es solo una décima parte de lo que implicaría afrontar los efectos.

Se trata más de redefinir las prioridades que de necesitar nuevos grandes recursos, explicó a EFE el director ejecutivo del C40, Mark Watts: “Si dirigiéramos hacia las energías renovables la gigantesca inversión que todavía va a la prospección de más petróleo, gas y carbón, no estaríamos tan cerca del precipicio climático”.

“Como líderes, tenemos la obligación de escuchar y actuar. Mucha gente joven está preocupada y no es justo”, dijo este miércoles en conferencia de prensa el alcalde de Copenhague y anfitrión de la cumbre, Frank Jensen.

Madrid, Barcelona y otras 33 ciudades prometen mejorar la calidad del aire

Madrid, Barcelona, Buenos Aires, México DF y otras 31 urbes de la red de ciudades C40 se comprometieron este viernes a mejorar la calidad del aire que respiran sus habitantes, que superan en conjunto los 140 millones.

La lista de ciudades incluye, entre otras, a Berlín, Copenhague, Nueva Delhi, Guadalajara (México), Jakarta, Los Ángeles (EE.UU.), Lima, Lisboa, Londres, Medellín (Colombia), Milán, Quito, Seúl, Estocolmo, Sydney, Tokio y Washington.

Los firmantes reconocieron que respirar aire puro es un “derecho humano” y se comprometieron a trabajar juntos para formar una “coalición global sin precedentes por el aire limpio”.

Su iniciativa les insta a aplicar “objetivos ambiciosos de reducción de la contaminación y a poner en marcha importantes políticas” al respecto de aquí a 2025.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), nueve de cada diez ciudadanos en todo el mundo respiran aire de mala calidad diariamente, y cada año mueren 7 millones de personas por la contaminación atmosférica, la mayoría pertenecientes a las comunidades más pobres y vulnerables.

Los firmantes, que se comprometieron a publicar los progresos para alcanzar sus objetivos, calculan que se podrían evitar 40.000 muertes cada año reduciendo la media anual de concentraciones de partículas al aire libre PM 2,5 (con un tamaño inferior a 2,5 micras) a los niveles recomendados por la OMS.

Un estudio difundido por el C40 estima que si todas las ciudades del grupo optaran por un transporte, edificios e industrias “limpios”, las emisiones de gases invernadero disminuirían un 87% la concentración de PM 2,5 casi un 50%; y se impedirían más de 220.000 muertes prematuras al año.

 

Para saber más:

► Página web de las ciudades del C40