Alemania aprueba el abandono progresivo del carbón hasta su desaparición en 2038

Protesta a las afueras del Parlamento alemán en Berlín contra la aprobación de la ley para regular el abandono progresivo del uso del carbón como fuente de energía hasta su desaparición en 2038. EFE/EPA/OMER MESSINGER

Berlín (EuroEFE).- Las dos Cámaras del Parlamento alemán aprobaron este viernes la ley para regular el abandono progresivo del uso del carbón como fuente de energía hasta su desaparición en 2038, así como ayudas por 40.000 millones de euros para las regiones y empresas afectadas en el periodo de transición.

Esos fondos deberán contribuir a la transformación de la economía en Renania del Norte-Westfalia, Sajonia-Anhalt, Sajonia y Brandeburgo. Además los propietarios de las centrales eléctricas que funcionan con carbón recibirán indemnizaciones.

La ley, que regula el abandono de una fuente de energía esencial históricamente en el desarrollo económico del país durante décadas, pasó primero por el Bundestag, la Cámara Baja, y luego por el Bundesrat, la Cámara Alta donde están representados los Gobiernos de los 16 estados federados.

“No es exagerado decir que es un día histórico. Es un día histórico para la protección del clima pero también para las regiones carboneras a las que se le dan nuevas perspectivas”, dijo el primer ministro de Brandeburgo, Dietmar Woidke, en una comparecencia ante la prensa.

Los primeros ministros de los otros Estados federados se expresaron en términos similares y, por ejemplo, el jefe del Gobierno sajón, Michael Kreschmer, resaltó que se había logrado conciliar las metas ecológicas con los intereses económicos y sociales.

“Hemos resuelto un conflicto entre economía y ecología, hemos involucrado a las regiones afectadas, a las empresas y a las organizaciones ecologistas”, dijo.

“Las regiones carboneras tienen ahora la posibilidad de crear nuevas estructuras”, agregó.

Medida necesaria para cumplir las metas climáticas

La ley se basa en una recomendación de una comisión que propuso la desaparición del uso del carbón a más tardar en 2038.

Aunque las centrales que funcionan con carbón vienen desconectándose de la red una tras otra, la comisión consideró que el proceso debía acelerarse para cumplir las metas de protección del clima.

Sin la ley aprobada hoy, el carbón se seguiría utilizando hasta mediados de los años 40 del presente siglo.

El ministro de Economía, Peter Altmaier, calificó la medida como un “proyecto de generaciones” con el que la “era fósil en Alemania terminará de manera irrevocable”.

Por el contrario, la copresidenta de Los Verdes, Annalena Baerbock, criticó la ley y dijo que el abandono del carbón llegará demasiado tarde.

Según Baerbock, hubiera sido posible abandonar el uso del carbón en 2030 lo que, según ella, también se necesitaría para combatir el cambio climático.

Críticas de organizaciones ecologistas y de la ultraderecha

La ley ha sido criticada por organizaciones ecologistas, que consideran que el abandono definitivo debía realizarse antes para poder cumplir con las metas de protección del clima a las que está comprometida Alemania por acuerdos internacionales.

Activistas de Greenpeace se subieron al tejado del Bundestag, la Cámara Baja del Parlamento alemán, para protestar contra la ley, que ellos también consideran poco ambiciosa.

Además hubo una manifestación de ecologistas frente al Bundestag así como varias manifestaciones en bicicleta a lo largo de Berlín.

La ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD) la rechazó igualmente, pero por razones distintas. La copresidenta del grupo parlamentario, Alice Weidel, dijo que con la desaparición del carbón aumentarán los precios de la energía.

En 2026, 2029 y 2032 se deberán revisar las consecuencias del proceso de abandono del uso del carbón y considerar también si su desaparición definitiva puede anticiparse.

Actualmente el carbón representa cerca del 29 por ciento del mix energético alemán y la energía nuclear, que deberá ser abandonada por completo en 2022, un 14 por ciento.

Las energías renovables representan el 46 por ciento y los planes vigentes prevén que su aporte al suministro energético siga creciendo para compensar la ausencia de la energía nuclear y, a partir de 2038, del carbón.

En días de condiciones climáticas favorables, según un estudio del Insituto Frauenhofer, las energías renovables pueden garantizar incluso el 65 por ciento del suministro energético del país.

El carbón, base del milagro económico alemán de los 50

El abandono del carbón representa un hito para Alemania puesto que representó una de las bases del milagro económico alemán de los años 50 del pasado siglo.

Asimismo, fueron los acuerdos sobre la producción del carbón y del acero los que estuvieron en el origen de la Comunidad Económica Europea, que posteriormente se convertiría en la actual Unión Europea (UE).

El abandono del carbón como fuente de energía se hizo necesario para cumplir las metas de la reducción de emisiones y es considerado como un hito en el camino a que Alemania y Europa sean climáticamente neutrales en 2050 y en el cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París.

 

Editado por Miriam Burgués