Los ecologistas lamentan que el Pacto Verde europeo no refleje mayor ambición

Greta

La niña-activista sueca Greta Thunberg en la COP25 de Madrid, el 11 de diciembre de 2019. [EFE-EPA]

Madrid (EuroEFE).- Las organizaciones ecologistas valoran los objetivos climáticos europeos plasmados en su Acuerdo Verde o Green New Deal, que elevan del 40 al 50-55 por ciento la reducción de emisiones para el año 2030, pero lamentan que no se haya alcanzado el 65 por ciento ni se haya adelantado la neutralidad a 2040.

La Comisión Europea (CE) ha presentado este miércoles el borrador de la hoja de ruta con la que pretende acelerar la transición energética de la Unión Europea (UE) hacia una economía neutra en emisiones de CO2 para 2050.

Europa tiene capacidad de llegar al 65 por ciento

En declaraciones a Efe, la responsable de Energía y Clima de WWF, Mar Asunción, ha explicado que, pese a haber mejorado el objetivo anterior (40 %), “teniendo en cuenta las responsabilidades históricas de la UE y su capacidad, debería llegar al 65 por ciento”.

“El acuerdo da un paso al frente, pero no es suficiente para que Europa mantenga el liderazgo que tradicionalmente ha tenido”, ha subrayado la responsable ecologista, quien ha incidido en que necesita adelantar a 2040 la neutralidad climática, fijada en 2050.

En su opinión, “es posible hacerlo, pero requiere lanzar los mensajes adecuados”, así como adelantar la presentación del objetivo al primer trimestre de 2020 para que sea consensuado entre todos los Estados miembros antes de noviembre y “tirar así” de otros países.

Mar Asunción ha animado también a la Unión Europea a “eliminar todas las subvenciones directas e indirectas a los combustibles fósiles” a partir del año 2021, en línea con lo anunciado por el Banco Europeo de Inversiones.

Una de cal y otra de arena

Para Juan Carlos Atienza, director de Conservación de SEO/BirdLife, la CE ha dado “una de cal y otra de arena”, pues, aunque se sitúa “como la región industrializada que va más lejos”, su ambición es insuficiente para no superar los 1,5 grados centígrados de aumento de la temperatura del planeta.

En declaraciones a Efe, ha valorado la decisión de la CE de adelantar la presentación de sus propuestas al mes de junio, con objeto de “animar” a otros países a ser también ambiciosos y “mostrarles el camino”.

La naturaleza, la gran perdedora

Sin embargo, ha lamentado que “se haya dejado arrastrar por todo este fervor climático y de nuevo la gran perdedora de este documento sea la naturaleza”, a la que deja a la espera de una nueva estrategia de biodiversidad y abre una “vaga posibilidad” a una nueva legislación en marzo “sin aclarar cómo ni con qué objetivo”.

“Nosotros pedíamos que hubiese una legislación con objetivos de biodiversidad y obligaciones de restauración vinculantes porque, en este sentido, no se ha hecho casi nada”, ha explicado.

Y, aunque el documento habla de incluir el clima y la sostenibilidad en los colegios, “nuevamente se vuelve a dejar la naturaleza fuera, como si los ciudadanos sólo tengan que saber que tenemos una crisis climática, abandonando todo el entorno que tenemos alrededor”, ha añadido.

Promesas relevantes, pero insuficientes

Para Greenpeace, el número de propuestas incluidas en el Green New Deal “es significativo y las promesas son más relevantes que las anteriores, pero las políticas en sí siguen siendo demasiado débiles y necesitan ser estructuradas”.

La organización ecologista considera que la reducción de emisiones para 2030 en un 50-55 por ciento “no es suficiente” y advierte de que, cuanto más se espere para hacer los cambios necesarios en el sistema económico, más daño se causará y más difícil y caro será implantar soluciones.

Tatiana Nuño, responsable de la campaña de Cambio Climático de la ONG, ha afirmado que “España tiene la posibilidad de liderar la ambición climática en Europa y demandar a la CE que proponga aumentar los objetivos climáticos en los próximos cien días para llegar a tiempo de presentar unos NDC (compromisos de reducción de emisiones nacionales) alineados con las recomendaciones científicas y con los compromisos adquiridos en el Acuerdo de París”.