Rusia y Ucrania acuerdan prorrogar el tránsito de gas hacia Europa

Gas

Vista de las instalaciones del principal gaseoducto de gas natural en la localidad de Boyarka, cerca de Kiev (Ucrania), en una foto de archivo.

Moscú (EuroEFE).- Rusia y Ucrania han dado luz verde a prorrogar el tránsito de gas a través de territorio ucraniano con destino a los consumidores europeos, según anunció el consorcio ruso Gazprom.

“Rusia y Ucrania han firmado un protocolo de acuerdo sobre la prolongación del tránsito de gas a través de Ucrania y el arreglo de sus demandas mutuas”, señaló la breve nota oficial, emitida el viernes (20/12/2019).

La Presidencia ucraniana también confirmó el acuerdo. El ministro de Energía y el director del consorcio gasístico Naftogaz tenían previsto revelar este sábado  los detalles.

Ambos países habían alcanzado en la noche del jueves en Berlín un principio de acuerdo al respecto en unas negociaciones en las que participó también la Comisión Europea (CE), pero Moscú y Kiev decidieron continuar las conversaciones el viernes en la capital bielorrusa, Minsk.

El vicepresidente de la CE, Maros Sefcovic, se congratuló del acuerdo, que sustituye al que expiraba el próximo 31 de diciembre.

Con todo, Gazprom no llegó a especificar en su comunicado los términos del protocolo, en particular su duración, una de las manzanas de la discordia desde hace meses.

Ucrania quería prolongar por diez años el contrato de tránsito, al igual que la Unión Europea, mientras Moscú sólo quería extenderlo hasta finales de 2020.

Otro obstáculo es el hecho de que Gazprom exigía a Naftogaz que retire todas las demandas en tribunales internacionales, algo que Kiev considera inaceptable.

El consorcio gasístico ucraniano Naftogaz consideró que las sanciones contra el gasoducto ruso Nord Stream 2 aprobadas el martes por el Congreso de Estados Unidos no sólo no serían un obstáculo, sino que contribuirían a un acuerdo entre Kiev y Moscú.

El presidente ucraniano, Vladímir Zelenski, dijo haber desbloqueado las negociaciones de gas durante su primer encuentro con el líder ruso, Vladímir Putin, el 9 de diciembre en París.

En la misma línea, Putin negó que Rusia pretenda cesar el tránsito a través de territorio ucraniano una vez entre en operación el Nord Stream 2 y ayer en su rueda de prensa anual negó que el Kremlin esté interesado en una guerra del gas con Kiev.

Al mismo tiempo, recordó que igual que el Tribunal de Arbitraje de Estocolmo exige a Gazprom casi 3.000 millones de dólares, Kiev le debe a Moscú también 3.000 millones en bonos del Estado.

Aunque agilizó las negociaciones para lograr un acuerdo, la Unión Europea dijo estar preparada en caso de que se interrumpiera el tránsito en enero.

Expertos rusos consideraban que el suministro de gas hacia Europa no se vería afectado en caso de que no hubiera acuerdo este año, ya que Gazprom ha bombeado un volumen récord de gas a los depósitos subterráneos.