Bruselas, países y regiones de la UE apuestan por apoyar económicamente a las zonas carboneras

carbón

Imagen de archivo de una manifestación de mineras polacas, en Varsovia, en 2016. [EFE-EPA]

Bruselas (EuroEFE).- Varios países y regiones europeas, entre ellos varias españolas, y la Comisión Europea coincidieron este miércoles en la importancia de crear un fondo para apoyar la transición energética de las regiones con economías dependientes del carbón, que entraría en el próximo presupuesto europeo.

Hasta 41 regiones europeas en doce Estados miembros dependen en mayor o menor medida de la extracción de carbón, un sector que da trabajo a cientos de miles de personas en toda la Unión Europea y que, no obstante, deberá desaparecer en las próximas décadas para cumplir con las metas climáticas.

“Tenemos que organizar la retirada del carbón de forma ordenada y buscar otros medios de producción”, afirmó el comisario europeo de Presupuesto, Günther Oettinger, en una conferencia de alto nivel sobre regiones carboneras celebrada en el Comité Europeo de las Regiones.

Para el comisario, se trata de una transición en la que no se puede dejar solas a las autoridades regionales, que serán responsables del desmantelamiento de las instalaciones, la búsqueda de nuevos recursos energéticos, el fomento de nuevos empleos o la atracción de inversiones.

Por ello, aseguró que está trabajando con su homólogo de Acción por el Clima y la Energía, Miguel Arias Cañete, para presentar una propuesta para este nuevo fondo que, espera, se financie con “dinero fresco” y no a través de los fondos de cohesión.

 

La importancia estratégica del carbón para algunas zonas

Sin embargo, Oettinger apuntó que si los Estados miembros solo están dispuestos a aportar un 1 % de su renta nacional bruta al presupuesto comunitario “no salen las cuentas” e instó a los miembros del CdR a “presionar” a sus gobiernos nacionales para que se presten a aportar más a las cuentas comunitarias.

También participó en la conferencia el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, que advirtió de que la transición ecológica “puede ser un golpe definitivo” para regiones que sufren una “doble maldición demográfica”: el coste superior de servicios esenciales y el menor poder de influencia política.

Respecto al fondo, reiteró su petición de que las regiones que ya han comenzado a abandonar el carbón puedan acceder igualmente a la financiación del fondo.

“Hemos hecho nuestros deberes y deseamos que Europa no nos penalice por ser buenos alumnos”, coincidió la consejera de Hacienda del Principado de Asturias, Ana Cárcaba.

Por otro lado, Igea subrayó que “no sería lógico” que este fondo se controle de forma centralizada y pidió que las comunidades autónomas tengan competencias sobre su gestión igual que las tienen sobre asuntos como las políticas activas de empleo, un reclamo que compartió el director general de Política Regional de la Comisión, Marc Lemaitre, al hacer referencia a una “gestión compartida” del fondo.

En la conferencia intervinieron además representantes de varios gobiernos europeos en cuyos países aún existe dependencia del carbón, como Polonia, Bulgaria, República Checa o Alemania.

El ministro de Finanzas polaco, Jerzy Kwiecinski, advirtió de que para Polonia el carbón no solo es una fuente de energía o un sector económico, sino un “elemento importante para la seguridad nacional” al ser “la razón por la que somos independientes de nuestros vecinos del este” en términos energéticos.

El CdR aprobó hoy una serie de dictámenes sobre la agenda climática de la UE, en los que reiteraron su petición de aumentar el objetivo de reducción de emisiones del 40 % al 50 % para el 2030 y de ser más ambiciosos en las metas de eficiencia energética como “única forma de alcanzar la neutralidad climática para el año 2050”, objetivo que ya se han marcado una mayoría de Estados miembros.

Para saber más:

Comité Europeo de las Regiones