Ciudades y regiones piden una UE que reparta mejor sus responsabilidades

13c6d_ruma.jpg

Bucarest (EuroEFE).- Los líderes de las regiones y ciudades de la Unión Europea aprobaron este viernes su visión sobre el futuro del proyecto comunitario a través de la Declaración de Bucarest, que llama a la UE a repartir mejor sus responsabilidades y dar a los gobiernos locales más voz y voto en la toma de decisiones.

Esta declaración concluye la octava Cumbre Europea de Regiones y Ciudades, que ha tenido lugar en Bucarest al ostentar Rumanía la presidencia semestral del Consejo, y se entregó en mano al presidente rumano, Klaus Iohannis, para que la haga llegar al resto de líderes europeos en la cumbre que tendrá lugar en Sibiu en mayo.

Durante el evento de clausura, Iohannis afirmó que la declaración se integrará en “el proceso de reflexión del futuro del proyecto europeo” y se trata de “un momento importante en el camino hacia Sibiu”, donde se definirá la agenda estratégica de la UE hasta 2024.

“La cercanía a los ciudadanos os da una legitimidad adicional. Sois la institución que siente el pulso de Europa de la mejor manera, especialmente respecto a las ventajas de la política de cohesión o la inversión en infraestructura”, señaló el presidente rumano.

Lambertz, por su parte, insistió en que todo el mundo debe participar en “el camino de la integración europea en tiempos difíciles e inciertos” porque “nadie puede reconstruir la UE por sí solo”.

Diez principios para “reforzar la fundación democrática” de la UE

La declaración aprobada en la cumbre consiste en diez principios para “reforzar la fundación democrática de la Unión Europea”, en la que consideran esencial el papel de las autoridades locales y regionales.

“La cooperación leal entre todos los niveles de Gobierno es esencial para que la UE pueda cumplir su objetivo de progreso social y económico para sus ciudadanos allá donde vivan”, comienza la declaración.

Los líderes de las regiones piden aplicar de forma activa el concepto de la subsidiariedad, el principio que dicta que las acciones solo deben llevarse a cabo a nivel europeo si es más efectivo que hacerlo a nivel nacional o regional y que es uno de los pilares de la Unión Europea.

La declaración llama a una “mayor descentralización y mejor división de poderes” para que los gobiernos puedan estar más cerca de sus ciudadanos y señala que es “vital” crear conciencia de la dimensión europea que conlleva ser ciudadano de un Estado miembro.

En un mensaje de vídeo emitido durante la clausura de la cumbre, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, consideró la declaración una “contribución importante” al trabajo de los líderes de la UE para preparar la agenda estratégica de los próximos años.

“Para dar forma a la Unión Europea que queremos tenemos que trabajar juntos a todos los niveles, incluyendo al local y al regional”, afirmó Tusk, que señaló que las ciudades son “las primeras en responder” a fenómenos como el cambio climático o la inmigración.

El texto que recibirán los jefes de Estado y de Gobierno en la cumbre de Sibiu recoge además varias reclamaciones específicas para que la acción europea se perciba a nivel local, con esfuerzos para cerrar la brecha de inversión y aumentar el gasto público.

De cara al próximo presupuesto multianual de la Unión (2021-2027), que las instituciones europeas aún están negociando, reclaman una dotación “ambiciosa” que sea “capaz de afrontar los retos pendientes”, con una política de cohesión que preserve su monto actual para seguir cerrando las desigualdades entre las diferentes regiones.

Además, la declaración apunta a que los gobiernos locales son a menudo los encargados de poner en marcha las medidas encaminadas a cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas y deberían recibir apoyo para “jugar su papel en la transición hacia una Europa neutra en carbono y sostenible.

El presidente del Comité Europeo de las Regiones (CdR), Karl-Heinz Lambertz, y su vicepresidente, Markku Markkula, entregaron el documento a Iohannis acompañados de la alcaldesa de Gdansk, Aleksandra Dulkiewicz, quien mostró un crespón negro en recuerdo de su predecesor recientemente asesinado, Pawel Adamowicz.

Por Laura Zornoza (edición: Catalina Guerrero)

Para saber más: 

► Una cumbre para “repensar” el futuro de la UE