Borrell confía en que aumento del presupuesto exterior dé a la UE más influencia

El alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, ofrece una rueda de prensa en Bruselas el 2 de junio de 2020. FE/EPA/POOL/OLIVIER HOSLET

Bruselas (EuroEFE).- El alto representante de la Unión Europea  (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, confió este lunes en que el aumento de 16.500 millones de euros propuesto para la acción externa a lo largo de los próximos siete años sirva para afianzar la influencia diplomática del bloque comunitario.

“El poder empieza con el poder financiero”, resumió Borrell en una rueda de prensa en la que se desgranaron los recursos que la Comisión Europea (CE) quiere atribuir a la acción exterior en el presupuesto plurianual para 2021-2027, el cual aún debe ser acordado con los Estados miembros y el Parlamento Europeo.

En la nueva propuesta de presupuesto, que la CE ha debido rehacer para tener en cuenta la crisis económica provocada por la pandemia de coronavirus y que presentó la semana pasada, Bruselas propone 118.200 millones de euros para la acción exterior (en precios de 2018; 132.600 millones en precios actuales) en los próximos siete años.

Esto supone 16.500 millones de euros adicionales en comparación con la última propuesta sobre la mesa, consensuada por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel el pasado febrero, y que aún debatían los países.

Borrell insistió en que “puedes utilizar el lenguaje, pero nadie te creerá. Para ser creíble, tienes que tener capacidades, no solo militares”.

Aseguró que “hay diferentes tipos de poder” más allá del “poder duro”, el militar, y que “poder” significa tener “la capacidad de influir, defendiendo tus intereses y a sus socios, utilizando capacidades. Y una de las más importantes hoy es la financiera”.

Recursos para promover crecimiento y empleo

Con los recursos destinados a la acción exterior, el jefe de la diplomacia comunitaria aseguró que quieren “promover crecimiento, la creación de empleo”, lo cual requiere de asistencia financiera y “capacidad de participar en el desarrollo de países en los que confiamos nuestra seguridad, especialmente en nuestra vecindad inmediata”.

Puso de ejemplo la conflictiva región africana del Sahel, donde confió además en “proporcionar instrumentos, equipos, no solo formación”, como vienen haciendo diferentes misiones de la UE hasta el momento.

Con su enmienda al presupuesto plurianual, la CE ha querido “reforzar su capacidad de apoyar a socios”, en particular los de los Balcanes occidentales, su entorno más próximo y el África subsahariana, para que se recuperen de la crisis de la COVID-19.

Ha mantenido los instrumentos de acción exterior ya propuestos, como el que financiará la cooperación internacional, al desarrollo y a la vecindad, que se complementará con otros para la seguridad nuclear, asistencia a la preadhesión, ayuda humanitaria y cooperación con países de ultramar y Groenlandia y, además, un presupuesto para la Política Exterior y de Seguridad Común (PESC).

El fondo para cooperación internacional, desarrollo y vecindad aumentará un 8 % respecto de lo que propuso la CE en 2018, hasta los 86.000 millones en precios de ese año (96.400 millones en precios corrientes), mientras que 12.900 millones se mantendrán para la asistencia preadhesión , 14.800 para ayuda humanitaria y 2.400 millones para la PESC.

La nueva propuesta comunitaria incrementa asimismo en algo más de 1.000 millones de euros la garantía del fondo europeo de desarrollo sostenible, actualmente aprovisionada con 750 millones procedentes del presupuesto de la UE y del propio fondo.

Ya que esta garantía se aprovisiona al 50 %, el volumen total de la misma aumentará desde los 1.500 millones a los 3.600 millones de euros, según la Comisión, que ha extendido su alcance geográfico más allá del área de vecindad y África subsahariana para que cubra a los Balcanes occidentales también.

Fondo europeo para la paz

Por otra parte, fuera del presupuesto de la UE, la CE ha propuesto un fondo europeo para la paz que se prevé que cuente con 8.000 millones de euros entre 2021 y 2027 para cubrir costes de misiones de apoyo al mantenimiento de la paz de la PESC, así como acciones de naturaleza militar o de defensa.

Preguntado por el fondo europeo de defensa, Borrell recordó que depende del comisario europeo de Mercado Interior, Thierry Breton, en tanto hace referencia al desarrollo industrial, y agregó que será importante para “reforzar capacidades”.

Editado por Miriam Burgués