Borrell invita a formar gobierno en Kosovo y anuncia visita en las próximas semanas

EFE/ARCHIVO

Bruselas (EuroEFE).- El alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, instó este miércoles a Kosovo a formar un gobierno tras las elecciones legislativas anticipadas de octubre y confirmó que visitará Pristina, al igual que Belgrado, en “las próximas semanas”.

Así se pronunció Borrell en conversaciones telefónicas tanto con el presidente de Kosovo, Hashim Thaçi, como con el de Serbia, Aleksandar Vucic, sobre la importancia de “trabajar por la reanudación de las conversaciones entre Belgrado y Pristina”, según un comunicado del Servicio Europeo del Servicio Exterior.

En particular, el alto representante confirmó su “determinación y compromiso personal” como facilitador de esas negociaciones, con el apoyo de los Estados miembros.

Al presidente kosovar le preguntó en concreto por las perspectivas de formación de gobierno en Pristina, y en ese contexto invitó a los líderes de los partidos a “proceder con rapidez por el interés de Kosovo y su pueblo”.

En los comicios del 6 de octubre, el movimiento ultranacionalista de izquierdas Autodeterminación (Vetevendosje) obtuvo el 25,55 % de los votos, casi empatado con el 24,86 % obtenido por la Liga Democrática de Kosovo (LDK, conservadora).

Borrell reiteró su intención de viajar tanto a Pristina como a Belgrado en las próximas semanas.

Antes de tomar posesión del cargo, el pasado 1 de diciembre, Borrell había anunciado que su primer viaje de trabajo sería a Pristina, algo que no ha podido aún consumarse ante la ausencia de Gobierno allí.

El camino de Kosovo y Serbia hacia la UE

A nivel bilateral, también abordó con Vucic y Thaçi el camino de sus países hacia la UE y la importancia de avanzar en ese sentido ante la cumbre que la Unión mantendrá con los Balcanes occidentales en Zagreb en mayo de 2020.

La negociación para mejorar las relaciones entre Kosovo y Serbia es un proceso amparado por UE, pero está paralizado desde hace un año por la decisión del dimisionario primer ministro kosovar y excomandante guerrillero Ramush Haradinaj de imponer un arancel del 100 % a la importación de productos serbios.

Kosovo, poblado mayoritariamente por albaneses étnicos, proclamó en 2008 su independencia de Serbia, que sigue sin reconocerla, pero que ha sido apoyada por unos cien países, entre ellos EE. UU. y la mayoría de los socios de la Unión Europea (UE), aunque no por Rusia y China.

De los 28 países miembros de la UE también hay cinco que no reconocen a Kosovo, entre ellos España, Grecia y Rumanía, igual que la mayoría de países latinoamericanos.

Editado por Miriam Burgués