Elecciones ucranianas, un nuevo pulso entre Rusia y Occidente

Elecciones ucranianas, un nuevo pulso entre Rusia y Occidente

Kiev (EuroEFE).- Del resultado de las elecciones presidenciales de este domingo depende no sólo quién gobernará Ucrania durante los próximos cinco años, sino también las posibilidades que tendrá este país de ingresar en la OTAN y la Unión Europea (UE), y cómo serán las relaciones entre Rusia y Occidente en el próximo lustro.

 Zelenski barrerá en la segunda vuelta, según los pronósticos

Si hace cinco años Ucrania estaba dividida en dos partes -una europeísta y otra prorrusa-, la primera ahora es mayoritaria, como se ha visto en la campaña electoral, en la que el presidente ruso, Vladímir Putin, es el enemigo necesario de los dos candidatos que han pasado a la segunda vuelta: el comediante Vladímir Zelenski y el actual presidente del país, Petró Poroshenko.

Según un sondeo, realizado entre el 9 y el 14 de este mes, Zelenski cuenta con el apoyo del 72,2 % de los entrevistados que ya tienen claras sus preferencias, mientras que por Poroshenko votaría un 25,4 %. El 2,4 % de los encuestados afirma que acudirá a los colegios electorales para hacer voto nulo.

En la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Ucrania, celebradas el pasado 31 de marzo, Zelenski obtuvo el 30,24 % de los votos, casi el doble que Poroshenko, a quien apoyó un 15,95 %.

Una Ucrania mayoritariamente europeísta

El Kremlin perdió Ucrania, quien sabe si definitivamente, hace cinco años, pero no se ha ido de vacío, ya que recuperó la península de Crimea y ha maniatado a Kiev desde entonces, tanto política como económicamente, con su apoyo a los separatistas prorusos.

Mientras, Occidente tiene en Kiev un fiel aliado y no ha dejado de condenar las presuntas violaciones rusas del derecho internacional, pero en el plano práctico no ha ido más allá de declaraciones de buenas intenciones y el presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, nunca ha llegado a recibir el prometido armamento letal.

Durante la campaña electoral las diplomacias occidentales tomaron claramente partido por el actual presidente, ya que es el candidato que garantiza la defensa de sus intereses, que consisten en contener al gigante ruso en el mar Negro.

Un país en estado de guerra

Considerado “el hombre de la guerra” por la propaganda rusa, Poroshenko cumple su papel: se ha negado rotundamente a dialogar con Putin, al que ha acusado abiertamente de dirigir una máquina de guerra que se propone, en cualquier momento, invadir Ucrania

Por si había alguna duda, la Alianza Atlántica y los Veintiocho se pusieron de acuerdo en imponer dos semanas antes de los comicios una nueva partida de sanciones al Kremlin por el incidente naval de noviembre pasado cerca de Crimea.

El apresamiento de tres barcos de la Armada ucraniana por los guardacostas rusos cerca de la península de Crimea volvio  a poner sobre la mesa, de manera muy conveniente para Poroshenko y Occidente, la amenaza que Moscú representa para sus vecinos, desde el Cáucaso, a Ucrania y los Bálticos.

El incidente obligó a Poroshenko a decretar el estado de excepción y a movilizar a las tropas en las regiones limítrofes con Rusia y las bañadas por los mares Negro y Azov.

Estados Unidos tampoco perdió la ocasión de enviar a uno de los destructores de la Sexta Flota al puerto ucraniano de Odesa, aunque a eso se ha limitado el reforzamiento de la presencia de la OTAN en el mar Negro, ya que el acceso al mar de Azov a través del estrecho de Kerch está prohibida.

Todo esto ha vuelto a recordar a los electores más olvidadizos que el país se encuentra en estado de guerra.

Rusia lo tiene muy claro. Un conflicto congelado en el este de Ucrania es garantía de que Kiev nunca ingresará en la Alianza.

Sea como sea, el Kremlin no tiene mucho que ganar en los comicios, ya que los dos candidatos que han pasado a la segunda vuelta utilizan lemas antirrusos para ganar votos y abogan por ingresar cuanto antes en las instituciones europeas, conscientes del gancho electoral de ambas bazas.

Por Sergio Ortega (edición: Catalina Guerrero)

Para saber más:

► Zelenski, el comediante que va a por la Presidencia ucraniana pide a la UE que no dé la espalda al país