España intentará solucionar la “china en el zapato” que supone Kosovo

Un trabajador coloca una bandera gigante de Kosovo en la fachada de un edificio en el centro de Pristina. EFE/Valdrin Xhemaj/ARCHIVO

Bruselas/Belgrado (EuroEFE).- España tratará de buscar una solución a la cuestión de Kosovo, al que no reconoce como país tras su independencia unilateral de Serbia, y que supone una “china en el zapato” para la acción española en los Balcanes occidentales y el Este de Europa, dijeron este jueves fuentes diplomáticas.

“Tenemos con eso una chinita en el zapato”, reconocieron las fuentes, que apuntaron que es un tema que se va a abordar para tratar de encontrar una solución en las próximas semanas.

Consideraron que la cuestión de Kosovo supone que España no pueda “actuar con libertad” en la región de los Balcanes e incluso en el Este de Europa.

Kosovo, poblado mayoritariamente por personas de etnia albanesa, proclamó en 2008 su independencia de Serbia, que sigue sin reconocerla, pero que ha sido apoyada por unos cien países, entre ellos EE.UU. y la mayoría de los socios de la Unión Europea, aunque no por Rusia y China.

De los 27 países miembros de la UE hay varios que no reconocen a Kosovo, entre ellos España y Grecia, igual que la mayoría de países latinoamericanos.

En mayo, la UE organizará una cumbre en Zagreb con los líderes de los países de los Balcanes occidentales en la que se espera que esté también Kosovo.

Ampliar la UE hacia los Balcanes, prioridad de Bruselas

Mientras, el nuevo comisario europeo de Ampliación, el húngaro Olivér Várhelyi, aseguró en Belgrado que la ampliación de la UE hacia los Balcanes es una de las grandes prioridades de la nueva Comisión Europea.

“Quiero reforzar nuestra influencia, nuestras conexiones con los países de los Balcanes, en especial con aquellos que ya están negociando el ingreso, porque hay progreso y yo quiero acelerar ese progreso”, dijo Várhelyi en Belgrado.

Su objetivo es “ver al menos un país de la región preparado para la adhesión” al término de su mandato en 2025.

“Es mi misión para los próximos cuatro años y medio, y espero que en Serbia tendré un socio para ello”, indicó Várhelyi en rueda de prensa tras una reunión con el presidente serbio, Aleksandar Vucic.

Serbia y Montenegro son los dos países balcánicos que más progresos han hecho en la vía hacia el ingreso en la UE.

El comisario europeo presentó en Belgrado una nueva metodología para la entrada en la UE de los países de los Balcanes Occidentales que la Comisión considera más creíble, más predecible, más dinámica y más política.

El nuevo proceso contempla también la posibilidad de reabrir capítulos de las negociaciones que se daban por cerrados o de suspender las conversaciones en marcha en alguno de los capítulos e, incluso, el conjunto de las negociaciones.

Pero si los países avanzan en sus reformas, la UE fijará incentivos claros con un interés directo para los ciudadanos.

El nuevo método se aplicará a Albania y Macedonia del Norte, cuyas negociaciones con la UE aún no han empezado, mientras que Serbia y Montenegro podrán elegir si se acogen a él o si permanecen en su marco de negociación establecido.

Editado por Miriam Burgués