FMI: España crece por encima de la eurozona en un contexto mundial frenado por el “brexit” y las tensiones EEUU-China

FMI: El "brexit" y las tensiones EEUU-China frenan el crecimiento mundial

Santiago de Chile (EuroEFE).- El Fondo Monetario Internacional (FMI) se ha sumado a la lista de organismos y servicios de estudios que han mejorado su previsión de crecimiento de la economía española en 2019, que sitúa ahora en el 2,3 %, dos décimas más que en el informe anterior, publicado en abril.

De esta forma, España crecerá este año un punto más que la zona del euro, donde, según el FMI, la economía avanzará una media del 1,3 %, el mismo incremento previsto en abril.

Este diferencial se reducirá en 2020, ya que el Fondo prevé que la economía española crezca ese año un 1,9 % -igual que en el informe anterior- y la zona del euro, un 1,6 % -una décima más que en el pronóstico previo.

Otros organismos han elevado recientemente su previsión de crecimiento para España en 2019, como la Comisión Europea (dos décima más, hasta el 2,3 %), el Banco de España (dos décimas más, hasta el 2,4 %), el servicio de estudios del BBVA (una décima, hasta el 2,3 %) o el panel de analistas de Funcas (una décima, hasta el 2,3 %).

El Gobierno prevé que la economía española crezca este año un 2,2 %, según la última actualización del cuadro macroeconómico.

El “brexit” y la guerra comercial frenan el crecimiento mundial

La guerra comercial entre Estados Unidos y China, la incertidumbre generada por el “brexit” y la tensiones que afectan al precio de la energía reducirán el crecimiento mundial en una décima este año, hasta el 3,2 %, según el informe de perspectivas publicado este martes por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Este nuevo informe del FMI rebaja en una décima sus proyecciones económicas globales no sólo para 2019 -respecto a las que realizó en abril-, sino también para 2020, cuando la economía mundial crecerá un 3,5 %.

Este escenario de moderación del crecimiento, según el organismo multilateral, también está relacionado con el efecto que tienen las amenazas de sanciones por parte de EEUU a la cadena de producción tecnológica mundial.

“Sorpresas positivas” en la Eurozona

Según los datos facilitados por el informe, hubo “sorpresas positivas” en las economías desarrolladas (EE.UU., zona del euro, Japón, Reino Unido y Canadá, principalmente), ya que en su conjunto aumentaron en una décima sus previsiones para 2019, hasta el 1,9 %, mientras que para 2020 se mantuvieron en el 1,7 %.

Al tiempo, en los mercados emergentes y países en desarrollo se aprecia una “actividad menor de la esperada”, lo que se traduce en una disminución de sus previsiones, que pasaron del 4,1 % pronosticado en abril al 3,8 % para este año, y del 4,7 % al 4,6 % en 2020.

 Actualización del informe #WEO de julio: Persiste el lento crecimiento mundial. Pronóstico actualizado a 3,2% en 2019, con repunte precario a 3,5% en 2020 https://t.co/IOLcUhGhAo pic.twitter.com/ggqeYr1xBP

Para EEUU, el Fondo prevé un crecimiento del 2,6 % en 2019 (0,3 puntos mayor que en abril) y del 1,9 % para 2020 (sin variaciones respecto al informe anterior).

En el caso de la zona del euro, la previsión del organismo se mantiene en el 1,3 % por ciento en 2019, igual que su pronóstico de abril, en tanto que para 2020 la eleva al 1,6 % (una décima más que en el informe anterior).

Japón crecerá al 0,9 % en 2019 y al 0,4 % en 2020, según el FMI, lo que supone, en ambos casos, una reducción de una décima respecto al informe previo.

El FMI espera que la economía China crezca a un ritmo del 6,2 % en 2019 y al 6 % en 2020, un punto porcentual menos en cada caso respecto a las perspectivas publicadas en abril de este año.

El organismo internacional resalta también los resultados “decepcionantes” para buena parte de los países emergentes en Asia y Latinoamérica.

En concreto, precisa que en el caso de América Latina y el Caribe su previsión de crecimiento se reducirá drásticamente en 0,8 puntos porcentuales respecto del último estudio, hasta el 0,6 % en 2019, con rebajas sustanciales en Brasil, México y Venezuela.

El FMI añade que a nivel mundial los datos ponen de relieve un debilitamiento de la demanda final, especialmente en inversión fija, así como el aumento del peso del sector servicios sobre las manufacturas, un proceso que comenzó en 2018 y que se ha prolongado hasta ahora.

Tanto empresas como particulares, añade el FMI, se muestran reacios a realizar inversiones a largo plazo, especialmente por la elevada incertidumbre política, lo que ha debilitado las cifras de comercio internacional, sobre todo en los países emergentes de Asia.

No obstante, el escenario mejoraría de cara a 2020 debido a cuatro factores: la percepción favorable de los mercados financieros, la desaparición continuada de obstáculos -en especial en la zona euro-, la estabilización de economías emergentes como Argentina o Turquía y la disminución del riesgo de colapso pronunciado de otros como Irán o Venezuela.

Por Alberto Valdés (edición: Catalina Guerrero)

Para saber más: 

► Informes del FMI de las perspectivas de la economia mundial de julio de 2019