Incidentes en la frontera grecoturca, con una supuesta victima mortal

Migrantes llevan a un hombre herido y huyen del gas lacrimógeno empleado por los policías griegos mientras intentan cruzar la frontera grecoturca, en Edirne, Turquía, el 4 de marzo de 2020. EFE / EPA / ERDEM SAHIN

Edirne (Turquía)/ Ankara/ Zagreb (EuroEFE).- Una persona ha muerto este miércoles por disparos procedentes del lado griego cuando estaba tratando de entrar en Grecia desde Turquía, según han informado las autoridades turcas, mientras que el Gobierno de Atenas ha negado el incidente.

El fallecido recibió un impacto en el pecho cuando los militares griegos que custodian la frontera dispararon botes de gas lacrimógeno, balas de plástico y munición real, causando heridas a otras cinco personas, según señaló en un comunicado la oficina del gobernador de la ciudad turca de Edirne.

Los militares griegos abrieron fuego cuando un grupo de migrantes trató de forzar la entrada en Grecia en la mañana de este miércoles, indicó esa fuente.

“No ha habido muertos por disparos de las fuerzas griegas”, negó por su parte el portavoz del Gobierno griego, Stelios Petsas.

“Turquía fabrica y distribuye noticias falsas. Hoy han fabricado una más, de supuestos heridos por disparos de las fuerzas griegas. Lo niego categóricamente” aseguró el portavoz en un encuentro con los medios en Atenas.

Aunque la prensa tiene vetado el acceso a la zona fronteriza donde acampan desde el viernes varios miles de refugiados y migrantes, Efe pudo comprobar sobre el terreno que a lo largo de la mañana se han podido escuchar en varios momentos disparos y se han visto densas nubes de gas lacrimógeno.

Además, una decena de ambulancias han circulado por la zona fronteriza.

Un refugiado iraní que se identificó como Reza y que lleva cuatro días en el campamento surgido cerca de la valla entre los dos países, explicó a Efe que los militares griegos suelen usar botes de gas lacrimógeno para repeler a quienes se acercan a la valla, pero que este miércoles emplearon por primera vez balas de plástico.

Reza, oriundo de la ciudad iraní de Shiraz y que lleva cinco años viviendo en Turquía, indicó que unas 15.000 personas esperan en el cruce fronterizo de Pazarkule-Kastaniés a poder pasar a Grecia y que la Policía turca ya no permite a los migrantes abandonar la zona.

Al mismo tiempo varias de decenas de familias sirias, iraquíes, afganas y somalíes se agolpan en la barrera policial para acercarse a la linde, esperando permiso para entrar.

Quienes acaban de llegar aún albergan la esperanza de poder pasar a territorio de la Unión Europea. Otros han comprobado ya que las autoridades griegas no permiten el paso.

 

Borrell dice a Turquía que presiones y acciones unilaterales no son el camino

En Ankara, el alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, ha asegurado en Turquía que las presiones y las acciones unilaterales no son el camino para expresar el desacuerdo con el bloque comunitario.

“La presión y las acciones unilaterales no son una respuesta. Necesitamos trabajar juntos para abordar desafíos comunes, en beneficio de Turquía y la UE”, escribió Borrell en su cuenta de Twitter tras reunirse con el ministro del Interior de ese país, Süleyman Soylu.

Borrell y el comisario europeo de Gestión de Crisis, Janez Lenarcic, están de visita en Ankara para hablar con las autoridades turcas sobre la crisis migratoria en la frontera grecoturca, la intervención turca en la provincia siria de Idlib y la situación humanitaria allí.

Tras la muerte la semana pasada en un bombardeo del régimen sirio en Idlib de una treintena de soldados turcos, Ankara dijo que ya no podía retener a los refugiados y abrió sus fronteras para que pudieran llegar a territorio europeo.

La decisión de Turquía ha sido interpretada como una forma de presionar a la UE para que se implique más contra Damasco, que está respaldado por Rusia.

La UE insiste en que el acuerdo con Turquía para que mantenga en su territorio a sirios que huyeron de su país por la guerra a cambio de apoyo económico para atenderlos sigue vigente.

Claves para entender la crisis migratoria en la frontera grecoturca

Estambul (EuroEFE).- La muerte de una treintena de soldados turcos en el norte de Siria la semana pasada ha provocado en Grecia, a 1.300 kilómetros de distancia, una nueva crisis migratoria, en una especie de “efecto mariposa geopolítico”, en el …

La crisis siria y los retos de Defensa en sendas reuniones ministeriales europeas

Los ministros de Defensa y Exteriores de la Unión Europea (UE) tratarán a partir de esta noche en Zagreb en sendas reuniones informales los desafíos de la política de seguridad y exterior comunitaria y, en un Consejo extraordinario el viernes, la urgencia del conflicto sirio y su repercusión en los refugiados.

La reunión semestral informal de los ministros comienza en la noche de este miércoles  con una cena de trabajo de los titulares de Defensa en la Biblioteca Nacional y Universitaria, ofrecida por el viceprimer ministro croata y responsable de Defensa, Damir Krsticevic, y presidida por el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell.

Tras la cena está prevista la firma en una ceremonia de un memorando de entendimiento sobre equipos de respuesta rápida a amenazas cibernéticas y de asistencia mutua en ciberseguridad por parte de los ministros de Croacia, Lituania, Estonia, Holanda, Polonia y Rumanía.

Ya el jueves, en su sesión de trabajo informal, los ministros de Defensa discutirán sus prioridades en el ámbito militar y de seguridad, y se firmará además un nuevo memorando entre los Ministerios de Defensa de Croacia y Hungría sobre el establecimiento un Comando divisional multinacional para Europa central.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, participará en la cena y en la reunión de trabajo de los ministros europeos.

A continuación, Borrell presidirá en el castillo de Luznica, a unos 20 kilómetros de Zagreb, junto al ministro croata de Asuntos Exteriores y Europeos, Gordan Grlic Radman, la reunión informal de los titulares de Exteriores comunitarios, que en su segunda jornada, el viernes, dará paso a un Consejo extraordinario convocado ante la urgencia de la crisis siria.

El objetivo de pasar a ese formato es que los ministros puedan adoptar decisiones oficiales, algo que en el marco de la reunión informal no tienen potestad de hacer.

Borrell había explicado previamente que la decisión de convocar este Consejo formal se tomó ante la petición especialmente de Grecia, que sufre una crisis en su frontera con Turquía – también frontera externa de la UE – por la presión migratoria a raíz del recrudecimiento de los combates en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria.

Según fuentes comunitarias, los ministros hablarán de cómo hacer frente a la crisis humanitaria en curso y reducir la tensión en la región, con vistas a abrir el camino a una solución política en Siria.

Dijeron además que los ministros podrían abordar los aspectos de la crisis migratoria que afectan a la Política Exterior.

Bruselas confía que Atenas respete la ley en circunstancias “sin precedentes”

La Comisión Europea confía en que “incluso en las particulares circunstancias” que atraviesa Grecia, sus autoridades respetarán las normas internacionales al responder a la crisis creada por la presencia de miles de migrantes y refugiados que desde hace días tratan de entrar en el país desde Turquía.

“Las circunstancias que afronta Grecia no tienen precedentes”, dijo en rueda de prensa el comisario para la promoción del Modo de Vida europeo, Margaritis Schinas, quien compareció junto con la comisaría de Interior, Ylva Johansson, para hablar del plan de acción de ayuda a Atenas que los titulares europeos de Interior debatirán hoy en un Consejo extraordinario.

Ambos insistieron en el “estrecho contacto” entre Bruselas y las autoridades griegas y en la necesidad de “mostrar solidaridad” con Grecia.