La UE “boxea por debajo de su peso” y no capitaliza enorme presencia global

EFE/EPA/PATRICK SEEGER/ARCHIVO

Madrid (EuroEFE).- La Unión Europea (UE) “boxea por debajo de su peso” y no capitaliza su enorme presencia global, que se canaliza a través de unos pocos Estados miembros a pesar de la diversidad del bloque y se proyecta menos de lo deseado en el vecindario próximo y en Latinoamérica, según un informe presentado este miércoles.

Además, el vínculo transatlántico no ha dejado de fortalecerse en los últimos años y la presencia de la UE en Asia ha registrado un fuerte incremento, de acuerdo con el estudio “¿Actor regional o global? El perfil internacional de la UE”, realizado por investigadores del Real Instituto Elcano.

Lo que hace el estudio es analizar la última estrategia global de la UE, que data de 2016, y ver qué objetivos se están cumpliendo y cuáles no en cuanto al volumen, naturaleza y distribución geográfica de la proyección exterior del bloque.

La UE no usa plenamente su potencial

“La UE es muy grande, pero no es tan fuerte (…), no está usando plenamente su potencial”, ha destacado Iliana Olivié, una de las autoras del informe, en la videoconferencia de presentación del documento.

Si se calcula su presencia global como si fuera un único país, la UE encabeza el ránking, seguida muy de cerca por Estados Unidos y a bastante distancia de China.

Pero individualmente la mayoría de sus Estados miembros “boxea por debajo de su peso” en términos de influencia internacional y solamente cuatro (Dinamarca, Finlandia, Luxemburgo y Suecia) lo hacen por encima.

La “diversidad” de la UE se plantea como una fortaleza en la estrategia de 2016, pero este estudio confirma la percepción de que su presencia global se canaliza principalmente a través de unos pocos Estados miembros y “en variables muy específicas donde inversiones y servicios juegan un papel muy relevante”, según otro de sus autores, Manuel Gracia Santos.

Países Bajos, el Reino Unido, Alemania y Francia aglutinan casi el 60 % de la proyección exterior de la UE.

Proyección exterior más económica y menos militar que la de Estados Unidos

Por otro lado, Olivié ha detallado que la proyección exterior de la UE es “más económica” que la de Estados Unidos, menos militar y “más blanda”, una categoría que agrupa educación, ciencia, tecnología, información, cultura, deporte y turismo, entre otros ámbitos.

La “sorpresa” está en la comparación con China, cuya proyección es “más blanda” que la de la UE por la importancia del componente tecnológico.

 

En cuanto a la división por regiones, el vínculo transatlántico se ha fortalecido entre 2005 y 2018, y una cuarta parte de la presencia global de la UE se proyecta en América del Norte, con Estados Unidos en cabeza (23,3 %) y Canadá en tercer lugar (2,8 %).

Mientras, Asia y Pacífico (excluyendo Asia Central) recibían en 2018 algo más de un 20 % de la presencia global de la UE, con un aumento de 4,2 puntos porcentuales desde 2005, y una parte importante se concentraba en China (6,4 %).

La dimensión económica es importante en Asia, pero esa región encabeza el ránking de la proyección “blanda” de la UE, según ha subrayado Gracia Santos.

Pérdida de influencia en la vecindad “cercana”

Con respecto a la vecindad “cercana”, un término que incluye el Este de Europa, el norte de África y Oriente Medio, representa un 17,4 % de la presencia global de la UE y ha ido perdiendo peso en los últimos años.

Destaca el caso de países que son candidatos a ingresar a la UE (Albania, Bosnia-Herzegovina, Montenegro, Macedonia del Norte, Serbia y Turquía), donde la proyección de la UE se ha reducido desde el 6,2 % de 2005 a apenas un 2,5 %.

Gracia Santos ha explicado que ese descenso se debe a la reducción de la presencia militar en los Balcanes y Oriente Medio, y a que no ha sido compensada con aumento de las proyecciones económica y “blanda”.

 

La caída de la influencia de la UE en esa vecindad cercana, incluidos los países candidatos a formar parte del bloque, “desafía el enfoque regional” de la estrategia de 2016 y también el giro hacia África que la nueva Comisión Europea “ha establecido como prioridad”, advierte el informe.

En Latinoamérica la presencia militar de la UE es “casi nula” y predomina la económica (un 4 % del 6,5 % total), sustentada en las inversiones directas en la región.

A juicio de Gracia Santos, es llamativo que la proyección “blanda” de la UE en Latinoamérica sea baja (2,3 %) en comparación con otras regiones, puesto que la estrategia de 2016 menciona entre sus objetivos su fortalecimiento.

En términos absolutos, la proyección “blanda” de la UE en Latinoamérica era en 2018 similar a la de 2005.

Editado por Catalina Guerrero