La UE considera “inaceptable” la escalada violenta de Corea del Norte

Marines surcoreanos patrullan en un perímetro vallado en la isla de Yeonpyeong el 16 de junio de 2020. EFE-EPA/YONHAP SOUTH KOREA OUT

Bruselas (EuroEFE).- El alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, calificó de “inaceptable” la creciente retórica militar de Corea del Norte hacia Corea del Sur, que este martes llevó a la destrucción de la oficina diplomática de enlace intercoreana.

“La Unión Europea rechaza de manera firme las recientes acciones de Corea del Norte, que aumentan la tensión, desestabilizan la situación y erosionan los esfuerzos hacia una solución diplomática en la península de Corea”, subrayó este martes en un comunicado un portavoz de Borrell.

La oficina destruida este martes había sido habilitada a finales de 2018 en la ciudad fronteriza norcoreana de Kaesong como parte del acercamiento diplomático emprendido ese año por ambos vecinos, técnicamente aún en guerra.

 

Este acto, unido al “aumento de la retórica militar” de Corea del Norte, supone en opinión de Borrell un movimiento “inaceptable”, por lo que llama a “evitar cualquier paso provocador y dañino” durante los próximos días.

“Es imperativo mantener abiertas las líneas de comunicación entre Corea del Norte y Corea del Sur para evitar malentendidos y errores de cálculo, así como para fomentar la confianza entre ambas partes”, afirmó.

La UE, asimismo, enfatizó la necesidad de que el proceso diplomático ayude a construir una convivencia “pacífica y segura” en la península, “libre de armas nucleares”.

Ante la ausencia de un plan “completo, verificable e irreversible” que garantice la ausencia de este tipo de armamento en Corea del Norte, la UE apuesta por “garantizar que las importantes sanciones vigentes se apliquen plenamente y sean respetadas por todos”, agregó.

La tensión entre las dos Coreas se ha incrementado notablemente desde el 4 de junio, cuando Pyongyang amenazó con romper el acuerdo para aliviar la tensión como respuesta al envío de panfletos propagandísticos desde el Sur.

Editado por Miriam Burgués