La UE critica las interferencias externas en Libia ante la llegada de tropas turcas

El jefe de la Política Exterior de la Unión Europea Josep Borrell, el ministro de Relaciones Exteriores francés Jean-Yves Le Drian, el ministro de Relaciones Exteriores alemán Heiko Maas, el ministro de Relaciones Exteriores italiano Luigi Di Maio y el secretario de Relaciones Exteriores británico Dominic Raab posan para una foto antes de una reunión para hablar sobre la situación en Libia en el edificio del SEAE en Bruselas, el 07 de enero de 2020.EFE / EPA / FRANCISCO SECO / POOL

Bruselas (EuroEFE).- El alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, lamentó este martes junto a los ministros de Exteriores de Italia, Francia, Alemania y el Reino Unido acciones que puedan suponer una “interferencia externa” en el conflicto en Libia, tras la llegada de tropas turcas.

“Enfatizamos la necesidad de evitar acciones unilaterales como la firma de acuerdos que exacerben más el conflicto o acciones que creen un pretexto para interferencias externas que son contrarias a los intereses del pueblo libio, así como a los intereses europeos”, indicaron en un comunicado conjunto.

La declaración la respaldaron Borrell y los jefes de la diplomacia de Francia, Jean-Yves Le Drian; Alemania, Heiko Maas; Italia, Luigi Di Maio, y el Reino Unido, Dominic Raab, que se reunieron en Bruselas para abordar la situación en Libia.

“Todos los miembros de la comunidad internacional necesitan respetar estrictamente y cumplir con el embargo de armas de la ONU” decretado a ese país, recalcaron, a la vez que consideraron que “la continuada interferencia exterior está alimentando la crisis”.

“Cuanto más confían las partes libias en guerra en la asistencia militar extranjera, más otorgan a actores externos una influencia indebida en las decisiones soberanas libias, en detrimento de los intereses nacionales y la estabilidad regional”, subrayaron.

El contingente de tropas aprobado por el Parlamento turco comenzó a desembarcar este lunes en Libia, con el objetivo de sostener al Gobierno reconocido por la ONU en Trípoli y ampliar la misión de las unidades de drones turcos clase “Bayraktar TB2”, que combaten en el país desde que el pasado abril el mariscal Jalifa Hafter lanzó su ofensiva contra la capital.

Bruselas alerta de una escalada de violencia "inminente" en Libia

Bruselas (EuroEFE).- El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, alertó este lunes en un comunicado de que los sucesos ocurridos durante los últimos días en Libia indican que una escalada de violencia alrededor de …

En una rueda de prensa, Borrell recordó que no ha podido viajar por razones de seguridad a Libia, donde “la situación empeora día a día”.

Borrell: “no hay solución militar”

“Libia es prioritaria para la UE”, recalcó el alto representante, que dijo comprometerse con todas las partes en favor del diálogo político y dejó claro que “no hay solución militar” para ese conflicto.

Según el político español y los ministros, es necesario “detener inmediatamente” los combates que se libran entorno a Trípoli y en otros puntos del país.

“Pedimos un alto el fuego y detener la escalada de tensión y la interferencia externa, que se ha ido incrementando en los últimos días. Es obvio que esto hace referencia a la decisión turca de intervenir con sus tropas en Libia, que es algo que rechazamos y que incrementa nuestras preocupaciones sobre la situación”, indicó Borrell.

El alto representante hizo referencia a la misión naval comunitaria “Sofía” contra las mafias migratorias en el Mediterráneo central, que actualmente se encuentra sin barcos ante la falta de acuerdo entre los Estados miembros sobre los desembarcos de náufragos que rescatan del mar.

“Volver a dar a la misión Sofía nuevos elementos operacionales siempre ha estado sobre la mesa”, apuntó.

Libia sufre desde el pasado abril los enfrentamientos entre las fuerzas del mariscal rebelde Jalifa Hafter (LFA) y las milicias afines al gobierno sostenido por la ONU (GNA), que se ha recrudecido en torno al antiguo aeropuerto internacional de Trípoli, en desuso desde 2014 pero de alto valor estratégico para la conquista de la ciudad.

El Gobierno sostenido por la ONU en Trípoli cuenta con el apoyo de Turquía, Catar y de forma discreta Estados Unidos, además de la UE, mientras que Hafter, por su parte, cuenta con el respaldo económico, militar y político de Arabia Saudí, Francia, Rusia, Egipto y Emiratos Árabes Unidos.

Edición: Catalina Guerrero