La UE defiende el acuerdo de refugiados con Turquía pese a la ofensiva en Siria y las amenazas de Erdogan

Foro regional de la Union por el Mediterráneo

El ministro de Exteriores y próximo alto representante de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, junto a la alta representante de la UE para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, durante la rueda de prensa conjunta ofrecida tras finalizar el cuarto foro regional de la Unión por el Mediterráneo celebrado hoy en Barcelona. EFE/ Toni Albir

Barcelona (EuroEFE).- La alta representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, y el que será su sustituto en unos días, Josep Borrell, defendieron este jueves la validez y continuidad del acuerdo de ayuda a los refugiados con Turquía, pese a la ofensiva militar iniciada por Ankara.

En rueda de prensa al término del cuarto foro regional de la Unión por el Mediterráneo (UpM) celebrado en Barcelona, Mogherini pidió no vincular las ayudas de la UE a las agencias de apoyo a los refugiados con las ofensivas del Gobierno turco en el noreste de Siria, contra las que ya se han pronunciado los Estados miembros de la UE.

“Cometeríamos un error si cuestionásemos la financiación de la UE a las actividades humanitarias con los refugiados sirios por relacionarlas con la ofensiva turca. No convirtamos doblemente en víctimas a estos refugiados”, dijo Mogherini, quien destacó que el dinero de la Unión Europea no pasa por las manos del Gobierno.

En 2016 Bruselas y Ankara cerraron un acuerdo para que Turquía mantuviera en su territorio migrantes que llegaban de forma irregular a Grecia.

En ese acuerdo Turquía aceptaba controlar el flujo de refugiados hacia Europa a cambio de soporte financiero para atender a los inmigrantes en su territorio.

El presidente turco, el islamista Recep Tayyip Erdogan, amenazó este jueves con “abrir las puertas” y enviar millones de refugiados hacia Europa si la UE criticaba la ofensiva de Ankara contra las milicias kurdosirias y calificaba el ataque de “invasión”.

Erdogán vuelve a utilizar a los refugiados para amenazar a la UE

Ankara/Bruselas (EuroEFE).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha vuelvo a utilizar a los refugiados para amenazar a la UE. Ahora es por cuenta de su incursión en Siria: si hay críticas desde la UE, abrirá las puertas a …

La jefa de la diplomacia europea reiteró la posición consensuada por los Estados miembros de llamar al alto al fuego inmediato y abogar por la solución política.

Borrell: el conflicto en Siria “no se va a resolver a cañonazos”

En la misma línea se manifestó su próximo sucesor en el cargo, el ministro español de Exteriores, el socialista Josep Borrell, quien sostuvo que el conflicto en Siria “no se va a resolver a cañonazos” y sumó la posición de España a la defendida por la UE, pues los Estados miembros, dijo, deben “hablar con una sola voz” en esta cuestión.

“A veces son varias voces”, admitió Borrell en rueda de prensa al término de la UpM, “pero lo importante es que sea un coro final”, añadió.

El ministro español apuntó además que, junto al resto de países de la UE, España ya hizo “un llamamiento al unísono al cese de la ofensiva en Siria” y se mostró “por supuesto muy preocupado y ocupado” sobre esta cuestión.

La Unión por el Mediterráneo pide más diálogo en plena ofensiva turca en Siria

En el mismo sentido se pronunció la Unión por el Mediterráneo, que llamó este jueves a redoblar los esfuerzos por el diálogo en la región al tiempo que prosigue la ofensiva militar turca en el noreste de Siria.

Barcelona acogió el cuarto foro regional ministerial de la UpM, una cita en la que los representantes de los 43 países miembros, que representan a más de 700 millones de personas, han vuelto a insistir en la importancia de avanzar juntos ante los retos comunes, del conflicto entre Israel y los palestinos a las migraciones o el cambio climático.

Junto a Mogherini y Borrell también ha coordinado los trabajos entre delegaciones el secretario general de la UpM, Nasser Kamell, que ha destacado la importancia de que todos los países trabajen juntos por la estabilidad de la región y la promoción del empleo, el comercio, la conexión de infraestructuras o la integración económica.

En el escrito de conclusiones del foro también se ha incluido un llamamiento a que la organización siga trabajando por una solución política para las crisis regionales tanto en la propia Siria como en Libia.

El Consejo de Seguridad, también dividido ante la ofensiva turca en Siria

En Naciones Unidas, las potencias del Consejo de Seguridad de la ONU evidenciaron este jueves su división ante la ofensiva turca en el noreste de Siria, en una reunión de urgencia en la que no pudieron consensuar ningún mensaje en respuesta al movimiento de Ankara.

La profunda fractura que se arrastra en el Consejo de Seguridad casi desde el inicio de la guerra en el país árabe continúa en este nuevo episodio.

De la reunión de este jueves, celebrada a puerta cerrada, salieron únicamente mensajes repetidos por parte de las principales potencias, que ya se habían expresado desde sus capitales en las horas previas.

La postura más crítica con la ofensiva de Turquía contra las milicias kurdas del norte de Siria fue la europea, con un claro llamamiento a detener la operación.

“Llamamos a Turquía a cesar su acción militar unilateral, pues no creemos que vaya a solucionar las preocupaciones de seguridad turcas”, señalaron de forma conjunta los cinco países de la Unión Europea (UE) que se sientan en el Consejo (Francia, el Reino Unido, Alemania, Bélgica y Polonia), junto a Estonia, que ingresará el próximo enero.

La declaración, en línea con la emitida un día antes por la jefa de la diplomacia comunitaria, Federica Mogherini, y leída ante los medios, subrayó que los combates minarán la estabilidad en la zona, aumentarán el sufrimiento de los civiles e incrementarán el número de desplazados y refugiados.

Además, los países europeos avisaron que la ofensiva “amenaza” los progresos logrados en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), respaldada por una amplia coalición internacional y en la que tuvieron un papel clave las fuerzas kurdas.

Dentro de la propia Unión Europea (UE) también parece haber distintos grados de enfado con la decisión de Ankara, pues mientras Alemania ha dicho a título individual que “condena” la operación, otros han preferido evitar ese lenguaje.

Edición: Catalina Guerrero