La UE hará balance en diciembre de las tensiones en el Mediterráneo e insiste en aliviar la deuda africana

Reunión del Consejo Europeo en Bruselas. EFE/EPA/KENZO TRIBOUILLARD/POOL

Bruselas (EuroEFE).- La Unión Europea (UE) “seguirá de cerca” la situación en el Mediterráneo oriental, en referencia a las tensiones entre Turquía, Grecia y Chipre y “hará balance” en diciembre, dijo este viernes el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, al término de una cumbre europea.

La situación en el Mediterráneo Oriental se debatió hoy como punto añadido a la reunión a petición de Chipre y Grecia.

“Hay prevista una cumbre europea en diciembre y en ese momento se hará balance de la situación en el Mediterráneo oriental y en Turquía”, señaló Michel, que indicó que la UE “seguirá de cerca la evolución, sobre todo con los involucrados”.

El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, pidió este viernes indirectamente un embargo de venta de armas a Turquía, como la “mejor expresión de solidaridad europea” cuando la soberanía de un estado miembro está en juego

“Hubo países que esperaban un mejor comportamiento de Turquía y han sido decepcionados. Creo que todos consideran que lo más importante es la credibilidad europea. Espero que no sean necesarias las sanciones en diciembre pero si se toman serán dolorosas para Turquía”, dijo Mitsotakis.

Los líderes de los Veintisiete aprobaron hoy unas conclusiones que reafirman las de su reunión del pasado 1 y 2 de octubre y lamentan las acciones “unilaterales y provocadoras” de Turquía en el Mediterráneo oriental, incluidas las actividades exploratorias.

El Consejo reiteró su “plena solidaridad con Grecia y Chipre” e instó a Ankara a “revertir” esas acciones y “trabajar para aliviar las tensiones de manera coherente y sostenida”.

En la última semana la tensión en la zona ha vuelto a aumentar después de que Turquía reanudara la búsqueda de hidrocarburos en aguas que Grecia y Chipre consideran parte de su zona económica exclusiva, tras lo cual Atenas excluyó comenzar los contactos exploratorios que había acordado con Ankara en septiembre tras la mediación de la UE.

ALIVIO DE LA DEUDA AFRICANA

Por otro lado, los líderes de la UE volvieron a insistir en la necesidad de aliviar la deuda de los países africanos ante la crisis que ha abierto la pandemia de coronavirus y en apoyar inversiones críticas para el desarrollo del continente.

“Estoy convencido de que debemos apoyar más las inversiones, desarrollar una asociación por el interés mutuo, apoyar las infraestructuras que necesitan socios en cuestiones de financiación”, dijo el presidente del Consejo Europeo.

Hoy, los líderes mantuvieron un debate en profundidad para preparar la “reunión estratégica” del próximo 9 de diciembre con sus homólogos de la Unión Africana, en la que pretenden “profundizar pero también renovar la asociación con África”, afirmó Michel.

El político belga abogó por que la UE mantenga con África una “relación natural por razones geográficas, históricas o culturales”.

LUCHA CONTRA LA PANDEMIA

De acuerdo a las conclusiones que aprobaron los líderes al término de su cumbre, que hoy estuvo centrada fundamentalmente en política exterior, la UE otorga “alta prioridad” a reforzar sus relaciones estratégicas con África.

Por lo que respecta a la pandemia de la covid-19, subrayaron que son “cruciales” la solidaridad y una cooperación estrecha, incluido el desarrollo y distribución de vacunas contra esa enfermedad.

Así, el Consejo Europeo se dijo “comprometido a reforzar el apoyo de la UE a los sistemas de salud y las capacidades de preparación y respuesta” de sus socios.

Es en el contexto de esa crisis en el que aseguraron que seguirán sus esfuerzos a nivel internacional para aliviar la deuda de los países africanos de manera coordinada, sobre lo que esperan tener una propuesta común a finales del próximo noviembre.

IMPULSAR INVERSIONES ESTRATÉGICAS

Los jefes de Estado y de Gobierno comunitarios subrayaron que la relación con África ofrece “no solo retos sino también oportunidades”, y recordaron que la UE es el mayor socio comercial, de inversiones y de desarrollo del continente.

Así, se proponen contribuir a la transformación verde, digital y económica de África, impulsando más inversiones y cooperación en sectores clave como las telecomunicaciones, la energía renovable, el transporte, la sanidad o los sistemas agroalimentarios.

A nivel social, la UE hace hincapié en que, para facilitar su implicación, serán importantes valores como la no discriminación, la igualdad de la mujer, la inclusión social, la educación, la sostenibilidad medioambiental o el Estado de derecho.

Igualmente, concede especial importancia a la integración económica a nivel regional y de todo el continente africano.

PAZ Y SEGURIDAD

Otro aspecto que subrayaron los líderes de la UE es el de garantizar una paz, seguridad y estabilidad duraderas en África para poder apuntalar el desarrollo.

Ofrecieron su apoyo continuado a la promoción de los derechos humanos, fomentar la migración legal y combatir la ilegal, impulsar las readmisiones y luchar contra el tráfico de personas.

La UE quiere garantizar el apoyo de sus socios africanos para sacar adelante soluciones multilaterales: “Uniendo fuerzas podremos defender mejor nuestros intereses comunes en un mundo cada vez más complejo e incierto”, indicaron los líderes en sus conclusiones.

Editado por Miriam Burgués