La UE se dota de marco legal para sancionar a Turquía por sus perforaciones frente a Chipre

Chipre

Estudiantes griego-chipriotas ondean banderas griegas y chipriotas durante una protesta contra la proclamación de la República Turca del Norte de Chipre, en Nicosia, Chipre, el 15 de noviembre de 2010. Turquía ocupó el norte de la isla de Chipre en 1974. EFE/KATIA CHRISTODOULOU

Bruselas (EuroEFE).- Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) aprobaron este lunes un marco jurídico que les permitirá adoptar sanciones contra Turquía por sus prospecciones de hidrocarburos “no autorizadas” en el Mediterráneo oriental, en aguas cercanas a la isla de Chipre.

“Este marco permitirá sancionar a aquellas personas o entidades responsables de actividades de perforación para la exploración de hidrocarburos no autorizadas en el Mediterráneo oriental o implicadas en ellas”, indicó el Consejo de la UE en un comunicado.

Las sanciones consistirán en la prohibición de viajar a la UE y la inmovilización de bienes, tanto para personas y como para entidades.

Además, las personas y las entidades de la UE tendrán prohibido poner fondos a disposición de aquellas que figuren en la lista.

Solidaridad de la UE con Chipre

Así, la UE podrá sancionar a “personas o entidades responsables de actividades de perforación para la exploración o producción de hidrocarburos no autorizadas por Chipre en su zona marítima, su zona económica exclusiva o su plataforma continental”.

Esto incluye, en los casos en que la zona económica exclusiva o la plataforma continental no se hayan delimitado con arreglo al Derecho internacional, las actividades que puedan comprometer o dificultar la consecución de un acuerdo de delimitación.

También podrá imponer medidas restrictivas a las personas o entidades que presten ayuda financiera, técnica o material para llevar a cabo dichas actividades de perforación, y a las que estén asociadas con ellas.

La UE ha reafirmado en numerosas ocasiones su “plena solidaridad” con Chipre en relación con el respeto de su soberanía, y ha lamentado que, “pese a los reiterados llamamientos para que Turquía pusiera a fin a sus actividades ilegales en el Mediterráneo oriental”, ese país hubiera continuado con sus operaciones de perforación en aguas territoriales chipriotas.

Por el momento, la UE ya había decidido suspender las negociaciones con Turquía para un acuerdo global de transporte aéreo y no celebrar reuniones del Consejo de Asociación ni de los diálogos de alto nivel.

Además, la UE redujo la ayuda preadhesión a Turquía correspondiente a 2020 e instó al Banco Europeo de Inversiones a revisar sus actividades de préstamo en Turquía, en particular por lo que respecta a los créditos respaldados por deuda soberana.

Turquía seguirá perforando en Mediterráneo oriental

 Turquía aseguró este lunes que continuará con las prospecciones de hidrocarburos en el Mediterráneo Oriental, cerca de la isla de Chipre, a pesar de las amenazas de la UE.

“Esperar que nuestro país se aleje de sus derechos en el Mediterráneo Oriental y se someta a amenazas es una expectativa inútil”, aseguró en un comunicado el ministerio de Exteriores turco.

“Nadie debería dudar de que continuaremos nuestras actividades de exploración y perforación”, añade la nota.

“La UE perdió hace mucho tiempo su carácter de actor neutral que podría contribuir a una solución del problema de Chipre. No es capaz de adoptar una actitud constructiva y útil en el Mediterráneo Oriental”, señala Exteriores turco.

El conflicto por las prospecciones se remonta a 2011, cuando Nicosia empezó a otorgar licencias de exploración, inicialmente a compañías israelíes y norteamericanas.

El Gobierno turco asegura contar con una licitación del Gobierno de la República Turca del Norte de Chipre, una entidad surgida tras la ocupación militar turca del noroeste de la isla en 1974 y sólo reconocida por Ankara.

Turquía opina que los hidrocarburos en las aguas alrededor de Chipre pertenecen a toda la población isleña y por ello no deben explorarse antes de que se logre un acuerdo de reunificación, un proceso que está paralizado.