Los flujos migratorios por el Mediterráneo Occidental serán mayor reto de UE en 2020

EFE/ARCHIVO

Bruselas/Roma (EuroEFE).- Los flujos migratorios a través del Mediterráneo Occidental serán el mayor reto con el que la Unión Europea deberá lidiar en 2020, siempre que se mantengan controladas las rutas central y oriental, según un informe del Centro Internacional para el Desarrollo de una Política Migratoria (ICMPD).

El documento “Perspectivas migratorias 2020”, al que tuvo acceso Efe este martes, concluye que no se esperan cambios en los motivos que impulsan esos desplazamientos, incluidas las guerras, la pobreza y el impacto del cambio climático.

El modo en que se desarrollen las llegadas de migrantes a la UE dependerá mucho, según el informe, de si siguen adelante los acuerdos de cooperación en las rutas del Mediterráneo central (de Italia con Libia) y oriental (en el caso que afecta a España, con Marruecos).

Sobre la ruta occidental, alerta además del riesgo de que Turquía y Grecia se vean sobrecargadas por la presión migratoria, lo que en última instancia podría llevar a una crisis similar a la vivida en 2015, cuando un millón de migrantes llegaron a la UE.

Para evitarlo, recomienda a la Unión dar a esos dos países “el mayor apoyo a todos los niveles y por todos los medios posibles”.

El informe advierte, por otra parte, de que la situación migratoria en la UE depende de Libia, “como principal punto de salida de los demandantes de asilo e inmigrantes irregulares desde países africanos pero también de otras regiones”.

No obstante, considera que el “recién iniciado proceso de paz ofrece algo de esperanza” con respecto a una continuidad en la cooperación entre la Unión y Libia.

Schinas : Europa no puede fracasar por segunda vez en inmigración

Estrasburgo (Francia) EuroEFE.- La Unión Europea no puede permitirse un segundo fracaso, como el de 2016, en la definición de una auténtica política común de asilo e inmigración, según el comisario Margaritis Schinas, que aprecia esta vez «elementos positivos» en …

 

El informe destaca asimismo la importancia de los desplazamientos que se están produciendo en Latinoamérica (más de 12 millones, el doble que en 2013), un asunto que “pasa de alguna forma desapercibido en el debate europeo”, pese a que ha impulsado también los flujos hacia la UE.

“Los analistas no esperan que las tensiones existentes en toda la región se suavicen este año”, dice el documento, que añade que “las cifras de desplazados en Latinoamérica aumentarán más y que la inmigración que recientemente ha comenzado a llegar a Europa “continuará en 2020”.

Nuevos rescates del barco Open Arms

Por otro lado, los 237 migrantes que se encuentran a bordo del barco humanitario español Open Arms esperan en el Mediterráneo a que algún país europeo les autorice un puerto en el que poder desembarcar.

Los rescates se han producido en los últimos días en varias operaciones y por ahora ningún país europeo ha autorizado a estas personas pisar tierra, a pesar de que la organización lo ha pedido reiteradamente.

Italia sí ha autorizado el desembarco de los 403 migrantes rescatados por la embarcación Ocean Viking, que gestionan las ONG SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras (MSF), y podrán llegar próximamente al puerto italiano de Tarento (sur), según informó MSF en las redes sociales.

Además, Malta ha consentido que los otros 77 migrantes a bordo del Alan Kurdi, de la ONG alemana Sea Eye, puedan llegar al país, tal y como explicó la organización en las redes sociales.

El Open Arms, que zarpó hace menos de dos días tras haber arreglado una avería en su motor, es actualmente el único barco humanitario que se encuentra en la zona de búsqueda y rescate (SAR, en inglés) de Libia, país en guerra del que zarpa la mayoría de los migrantes que ponen rumbo hacia las costas europeas e italianas.

En las últimas horas ha auxiliado a 237 migrantes en varios dispositivos de salvamento cuando intentaban llegar a las costas europeas y se encontraban en situación de peligro.

Editado por Miriam Burgués