La UE no reconoce el triunfo de Lukashenko en Bielorrusia y pide una solución sin injerencias

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, al término de la cumbre telemática de líderes de la UE sobre Bielorrusia. EFE/EPA/POOL /OLIVIER HOSLET

Bruselas/Madrid/Berlín/Lisboa/Moscú (EuroEFE).- Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) decidieron este miércoles no reconocer los resultados de las elecciones presidenciales en Bielorrusia del 9 de agosto, en los que se proclamó vencedor el actual mandatario, Alexandr Lukashenko, e instaron a una solución sin injerencias.

“Las elecciones no fueron justas ni libres y no cumplieron los estándares internacionales. No reconocemos los resultados presentados por las autoridades bielorrusas”, declaró el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en una rueda de prensa al término de una cumbre telemática de líderes comunitarios.

El político belga insistió en que la situación en esa república exsoviética es “cada vez más preocupante” y que el mensaje de los líderes europeos es “claro”: “La UE se mantiene en solidaridad con el pueblo de Bielorrusia, y no aceptamos la impunidad”.

También insistió en que los problemas que atraviesa el país no tratan “sobre geopolítica”, sino que “en primer lugar, es una crisis nacional” sobre “el derecho a elegir libremente a los líderes”.

Michel consideró que la violencia oficial contra los manifestantes que han salido a las calles para protestar contra los resultados electorales fue “impactante e inaceptable”, a la vez que condenó “la brutalidad” ejercida contra los ciudadanos y pidió una “investigación completa” sobre lo sucedido.

“Se debe evitar cualquier violencia”, insistió, y declaró que los medios de comunicación y una sociedad civil fuertes son “elementos clave que deben ser protegidos de arrestos arbitrarios”.

El presidente del Consejo Europeo se refirió igualmente a que la UE “impondrá sanciones a un número sustancial” de personas consideradas responsables del fraude electoral y de la violencia, unas medidas restrictivas que ya prepararan los servicios del Consejo de la UE.

“Se trata de sanciones selectivas, no contra el pueblo bielorruso”, aclaró.

 

Horas antes de la cumbre de líderes, la candidata opositora bielorrusa Svetlana Tijanóvskaya había instado en un vídeo en inglés al Consejo Europeo a no reconocer los resultados de los comicios.

Por su parte, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, declaró que la UE está dispuesta a acompañar la transición en Bielorrusia respaldando un diálogo entre autoridades y oposición, y en ese contexto dijo que apoyan el papel de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa.

En su opinión, el cambio en Bielorrusia “debe crecer desde dentro” del país.

Preguntado por el papel que esperan de Rusia, aliada de Lukashenko, Michel recordó que habló el martes con su presidente, Vladímir Putin, y recalcó que “el futuro de Bielorrusia tiene que ser decidido por los bielorrusos, no en Bruselas ni en Moscú”.

“Es importante que en ambos lados, Moscú y Bruselas, apoyemos todos los esfuerzos por lograr una solución pacífica”, comentó.

España pide la liberación de los presos encarcelados arbitrariamente

Por su parte, el presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, manifestó “enorme preocupación” por la situación en Bielorrusia y pidió al Gobierno de Alexandr Lukashenko la liberación de los presos “arbitrariamente encarcelados” durante las protestas ciudadanas contra el resultado electoral del 9 de agosto.

Durante el Consejo Europeo, Sánchez reiteró el “compromiso y solidaridad” de España con el conjunto de la sociedad civil bielorrusa y su protesta por unas elecciones que “no han sido libres ni justas”, informaron fuentes del Ejecutivo español antes de terminar la reunión.

Asimismo, el gobernante español indicó que el mejor escenario sería “el inicio de un diálogo nacional inclusivo” en ese país y subrayó que España considera importante que las relaciones entre la UE y Bielorrusia se mantengan en el marco de la Asociación Oriental, un foro que reúne a la UE con varias repúblicas que pertenecieron a la antigua Unión Soviética.

Merkel: las elecciones no fueron justas ni libres

Mientras, la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que las elecciones en Bielorrusia no fueron “justas ni limpias” y, por lo tanto, su resultado no puede ser reconocido por la UE.

“No hay duda para nosotros que ha habido muchas violaciones a las reglas en las elecciones. Las elecciones no fueron limpias ni justas y su resultado no se puede reconocer”, dijo Merkel en una comparecencia en Berlín.

Merkel exigió a Lukashenko la liberación sin condiciones de los prisioneros de la represión y pidió un diálogo nacional.

La canciller no considera que en este momento haya una posibilidad de mediación porque, señaló, “Lukashenko se niega a ponerse al teléfono y no es posible mediar si no se habla con todos los implicados”.

“La situación es difícil, las elecciones no dan legitimidad, pero Lukashenko sigue ahí y un diálogo nacional tendría que incluirlo”, indicó.

Informó de que en el Consejo Europeo virtual se habló de posibles sanciones “puntuales” que no afecten a la población bielorrusa, sino a quienes son responsables de la represión.

En su opinión, Bielorrusia debe encontrar su camino de manera independiente y sin intromisiones extranjeras.

Costa apela “al diálogo”

El primer ministro de Portugal, António Costa, dijo que la UE “está unida en solidaridad con el pueblo bielorruso” y llama “al diálogo y a la liberación de todos los manifestantes ilegalmente detenidos”.

Costa se pronunció así en un mensaje en su cuenta de Twitter al término de la reunión telemática de líderes de la UE, que, afirmó, “está unida en solidaridad con el pueblo bielorruso y en la defensa de la democracia y de los derechos humanos”.

“Apelamos al diálogo y a la liberación de todos los manifestantes ilegalmente detenidos”, concluyó.

Lukashenko ordena reforzar la frontera 

Mientras, Lukashenko ordenó este miércoles a las fuerzas de seguridad del país reforzar la vigilancia en la frontera, con “especial atención” a los desplazamientos de las tropas de la OTAN.

“Ordenar al Comité Estatal de Fronteras reforzar la vigilancia de la frontera en todo su perímetro para impedir la entrada en Bielorrusia de mercenarios, armas, municiones y recursos para la financiación de los disturbios”, dijo Lukashenko al término de una reunión del Consejo de Seguridad del país.

El mandatario agregó que hay que prestar “especial atención” a los movimientos de las tropas de la OTAN en las vecinas Polonia y Lituania, cuyos Gobiernos han respaldado a la oposición bielorrusa en sus demandas de unas nuevas elecciones presidenciales.

“Tenemos que vigilar sus desplazamientos y sus intenciones”, subrayó.

Estas declaraciones se producen un día después de que Lukashenko ordenara poner en alerta a las tropas bielorrusas desplegadas en la frontera con países de la OTAN por una supuesta amenaza exterior.

“Tenemos que tomar medidas y no dudar en desplegar nuestro Ejército y equipos en dirección del desplazamiento” de las fuerzas de la OTAN, declaró Lukashenko, quien agregó que se refiere, sobre todo, a la situación en la provincia de Grodno, en la frontera con Polonia y Lituania.

Editado por Miriam Burgués