Muere Fernando Morán, el ministro que firmó la entrada de España en la CEE

El presidente del Gobierno español, Felipe González (d), procede a la firma del Tratado de Adhesion de España a la CEE, junto al ministro de Exteriores, Fernando Morán, [EFE/Manuel Hernández de León/aa.]

Madrid (EuroEFE).- El exministro de Asuntos Exteriores que firmó la entrada de España en la Comunidad Económica Europea (CEE), Fernando Morán, falleció a los 93 años, confirmaron este miércoles fuentes socialistas y de su familia.

Morán (1926), que falleció en la noche del martes, ocupó la cartera de Exteriores en el primer Gobierno del socialista Felipe González, entre 1982 y 1985, tras lo que fue nombrado embajador de España ante la ONU y después elegido diputado del Parlamento Europeo.

El político español, diplomático de carrera, fue elegido diputado socialista en los comicios de 1982, en los que el PSOE ganó con mayoría absoluta, y el nuevo presidente del Gobierno, Felipe González, lo nombró ministro de Asuntos Exteriores.

Como tal, fue responsable del tramo final de las negociaciones de España con la entonces Comunidad Económica Europea (CEE) y en junio de 1985 firmó en el Palacio Real de Madrid el Tratado de Adhesión, junto con Felipe González y el entonces presidente de la Comisión Europea, el francés Jacques Delors.

Destacó también durante su gestión el apoyo al Grupo Contadora para la resolución de los conflictos centroamericano, el estrechamiento de relaciones con Francia o las negociaciones con Estados Unidos para la reducción de la presencia militar de ese país en España.

El 4 de julio de 1985 González relevó a Morán en Exteriores, una decisión que se atribuyó entonces a su oposición a la pertenencia de España a la OTAN, expresada en su libro “Una política exterior para España”.

Fotografía de archivo fechada el pasado 13 de enero de 2003 que muestra al ex ministro de Asuntos Exteriores Fernando Morán .EFE/ Gustavo Cuevas

Fue el ministro que mayor proyección exterior dio a la diplomacia española desde la restauración de la democracia a finales de los años setenta del pasado siglo.

Tras dejar el Ministerio de Exteriores, fue nombrado embajador de España ante la ONU, puesto que abandonó para concurrir a las primeras elecciones para el Parlamento Europeo en España en junio de 1987.

En la Eurocámara fue presidente de la Comisión Institucional y abandonó el Parlamento Europeo en 1999 para ser candidato a la alcaldía de Madrid, aunque no obtuvo mayoría y ejerció como concejal.

Dejó este puesto un año después, lo que supuso su retirada de la política, después de treinta años.

Morán contaba con numerosas distinciones, entre ellas la Legión de Honor, máxima condecoración que concede el Gobierno francés a un extranjero.