Rusia autoriza el traslado a Alemania del opositor Navalni, en coma por un posible envenenamiento

Un grupo de ambulancias traslada al opositor ruso Alexéi Navalni tras su llegada al aeropuerto Tegel de Berlín (Alemania). EFE/EPA/FILIP SINGER

Moscú (EuroEFE).- Rusia cedió este sábado a los llamamientos dentro y fuera del país para autorizar el traslado a Alemania del líder opositor ruso Alexéi Navalni, en coma desde el pasado jueves por un posible envenenamiento, y permitió la salida de su avión desde Omsk (Siberia) a Berlín, donde el político recibirá un tratamiento especializado.

“El avión con Alexéi ha salido con destino a Berlín. Gracias a todos por el apoyo”, escribió esta madrugada la portavoz del opositor, Kira Yarmish, en Twitter.

La aeronave salió de Omsk a las 08.00 hora local (02.00 GMT) y aterrizó en la capital alemana cinco horas más tarde, según portales de seguimiento de vuelos en tiempo real.

POLÉMICO TRASLADO

El traslado de Navalni a Alemania no estuvo exento de polémica, pues al principio los especialistas que trataban al político, ingresado desde el jueves en el Hospital de Urgencias Nº 1 de Omsk, se negaron a autorizar su salida del centro médico por posibles repercusiones para la salud del paciente, pese a las demandas de la familia y los compañeros del opositor.

El director del hospital siberiano, Alexandr Murajovski, dijo en un principio que el traslado de Navalni era demasiado arriesgado y podía provocar “alteraciones hemodinámicas” durante el despegue y el aterrizaje de la aeronave.

A su vez, los correligionarios del opositor se quejaron de que Rusia pospone a propósito su salida del país para ganar tiempo, ya que en unos días sería imposible detectar posibles sustancias tóxicas en el organismo del político.

AUTORIZACIÓN OFICIAL

La situación cambió cuando la mujer del opositor se dirigió al presidente ruso, Vladímir Putin, con la petición de que autorizara el traslado de su marido a Alemania.

“Me dirijo oficialmente a Usted con la exigencia de autorización para su traslado. Considero que Alexéi necesita asistencia cualificada en Alemania”, señala un mensaje remitido por Yulia Naválnaya a la Presidencia rusa y publicado en redes sociales.

La petición por escrito del entorno de Navalni se produjo después de que el Kremlin informara de que no se opondría a la salida del opositor del país si recibía tal solicitud.

En un principio, la familia y los allegados del político expresaron ese deseo en declaraciones a la prensa, pero, después de que la Presidencia rusa negara haber recibido la petición, esta fue cursada por escrito.

TRATAMIENTO EN UN HOSPITAL DE BERLÍN

Desde el aeropuerto de Tegel, en Berlín, Navalni fue trasladado por una ambulancia del Ejército alemán al hospital universitario de La Charité, donde será tratado.

“De momento se están haciendo exámenes exhaustivos para tener un diagnóstico. Tras los exámenes y previa consulta con la familia los médicos darán información sobre el diagnóstico y el tratamiento a seguir”, dice un comunicado de La Charité.

“El diagnóstico tomará su tiempo, por ello pedimos paciencia”, agrega el comunicado.

La esposa de Navalni, Julia, llegó con él a Berlín, según sus colaboradores.

El traslado de Navalni a Alemania fue iniciativa de la organización Cinema for Peace, encabezada por el productor Jaka Bizilj.

Hace dos años la organización realizó una acción similar al traer a Berlín a Pjotr Wersilow, miembro del grupo Pussy Riot, también con síntomas de envenenamiento.

“Ha sido el mismo camino que recorrí yo inconsciente hace dos años”, dijo Wersilow a través de su cuenta de twitter.

Wersilow también fue tratado en su momento en La Charité lo mismo que, en 2014, la ex primera ministra ucraniania Julia Timoschenko, con graves problemas de columna que había sufrido durante una estancia en prisión.

PREOCUPACIÓN INTERNACIONAL

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, expresaron con anterioridad su preocupación por el estado del líder opositor ruso y ofrecieron su ayuda para tratar a Navalni, sea en Alemania o Francia, o brindarle asilo político si fuera necesario.

Según medios rusos, antes de que las autoridades rusas autorizaran el traslado de Navalni, tuvieron lugar conversaciones telefónicas entre Putin con Merkel, Macron y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

¿ENVENENAMIENTO O TRASTORNO METABÓLICO?

Los médicos que trataron a Navalni en Rusia no hallaron rastros de veneno en su organismo y afirmaron que su repentino deterioro de salud podría ser causado por un trastorno metabólico.

Según Murajovski, los médicos barajan varios posibles diagnósticos pero se inclinan por el de “trastorno de metabolismo de carbohidratos”.

Esta versión fue rechazada por la doctora personal de Navalni, Anastasía Vasíliev, quien escribió en Twitter que el trastorno metabólico es un “estado y no un diagnóstico”.

La médica aseguró este sábado que no “tiene ninguna” duda de que el estado de Navalni se deba a una intoxicación.

“Ningún trastorno metabólico, especialmente el de carbohidratos, es capaz de provocar algo similar”, aseguró.

EL VIAJE A SIBERIA

Este jueves, Navalni, de 44 años, se sintió mal a bordo del avión que regresaba a Moscú desde Tomsk (Siberia), por lo que la aeronave aterrizó de emergencia en Omsk, donde fue ingresado en coma en una unidad de cuidados intensivos.

Según su portavoz, Navalni fue envenenado con una sustancia que posiblemente le añadieron al té que tomó en el aeropuerto de Tomsk, pues fue lo único que ingirió el jueves por la mañana.

Los compañeros de Navalni recordaron que el opositor ya fue víctima de un envenenamiento el año pasado cuando se encontraba cumpliendo un arresto administrativo.

Según el portal Taiga.Info, Navalni se encontraba en Siberia para recaudar material sobre una nueva investigación acerca de las actividades del partido oficialista Rusia Unida, cuya supuesta corrupción el opositor ha denunciado en múltiples ocasiones.

Su representante se negó a revelar a los medios el motivo del actual viaje de Navalni a las regiones siberianas, que tachó de un “secreto”, pero agregó que durante la estancia en la localidad de Novosibirsk, donde Navalni estuvo antes de partir a Tomsk, el político se sintió “vigilado”.

ESTRASBURGO PIDE EL INFORME MÉDICO DE NAVALNI

Por otro lado, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) anunció este sábado que ha solicitado al Gobierno ruso el informe médico de Navalni.

La Corte europea también quiere información sobre el tratamiento que recibió en el hospital ruso de Omsk y sobre su estado actual.

El TEDH había recibido el viernes una petición de medida cautelar en nombre de Navalni para que mediara en el traslado a Alemania del líder opositor.

La demanda de la medida cautelar, realizada en virtud del artículo 39 del Reglamento del TEDH, tenía como fin autorizar el traslado de Navalni a Berlín para ser tratado, ya que había “un riesgo de peligro para su vida o su salud”.

Ese riesgo vulnera el artículo 2 (Derecho a la vida) del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

El Tribunal de Estrasburgo acepta solicitar a un Estado medidas provisionales, como “medida excepcional, cuando el demandante se enfrenta a un riesgo real de daño irreversible” y “sin prejuzgar toda decisión posterior sobre la admisión o el fondo del asunto”.

Editado por Miriam Burgués