Rusia entrega pasaportes a residentes prorrusos del este de Ucrania

Rusia entrega pasaportes a residentes prorrusos del este de Ucrania

Moscú/Kiev (EFE).- Rusia entregará por la vía exprés la ciudadanía a los residentes prorrusos del revuelto este de Ucrania para “defender sus derechos”, lo que ha sido calificado en Kiev de “golpe” al proceso de paz y provocado llamamientos a la comunidad internacional a recrudecer las sanciones contra Moscú.

Según el decreto firmado por el presidente ruso, Vladímir Putin, los residentes permanentes de las autoproclamadas y separatistas repúblicas de Donetsk y Lugansk, en la región ucraniana del Donbás, tienen derecho a obtener la ciudadanía rusa “en un plazo que no superará los tres meses” a partir del día de entrega de la petición.

El mandatario ruso aseveró durante una reunión con legisladores que con esta disposición no pretende “crear ningún problema a las nuevas autoridades ucranianas”, en referencia a Vladímir Zelenski, quien hace apenas tres días ganó los comicios presidenciales.

“Pero no podemos soportar una situación en la que las personas que viven en los territorios de las repúblicas de Donetsk y Lugansk carecen de todo tipo de derechos civiles”, afirmó Putin, en referencia a que los ciudadanos de estas regiones no pudieron votar en las recientes elecciones ucranianas.

Sin embargo, las autoridades ucranianas no comparten esta visión y reaccionaron de inmediato, al considerar que esto puede servir como excusa para una futura intervención militar rusa en esta región o para que los enfrentamientos deriven en conflictos congelados semejantes a los de las separatistas regiones georgianas de Abjasia y Osetia del Sur o la moldava Transnistria, en las que Rusia entregó unilateralmente su nacionalidad a los separatistas locales.

Según las autoridades de Osetia del Sur y Abjasia, la nacionalidad rusa -que Moscú empezó a repartir antes de la guerra ruso-georgiana de agosto de 2008, tras la cual reconoció la independencia de estos territorios separatistas-, la poseen el 85 % de los habitantes abjasos y el 90 % de los surosetas.

El actual mandatario ucraniano, Petró Poroshenko, acusó a Rusia en un vídeo publicado en Facebook de cruzar “de nuevo las líneas rojas” y de “torpedear de modo abierto y descarado el proceso de paz en el Donbás”.

“En realidad, se trata de preparativos del Kremlin para un siguiente paso de la agresión contra nuestro Estado: la anexión del Donbás o la creación de un enclave ruso en Ucrania”, denunció, tras el precedente de la anexión de la península de Crimea por parte de Rusia en 2014 y el apoyo a las milicias prorrusas del este ucraniano.

Poroshenko, que mantiene una profunda enemistad con Putin, pidió por ello a los socios internacionales que “prevengan el peor escenario, que condenen las acciones criminales y destructivas de las autoridades rusas y recrudezcan el régimen de sanciones”.

Ucrania ha pedido al Consejo de Seguridad de la ONU que aborde el “paso provocativo” dado por Rusia, informó el representante permanente ucraniano ante la organización, Vladímir Yelchenko.

“La decisión de Rusia de emitir pasaportes en el territorio ocupado del Donbás es una violación de la Carta de la ONU y de los Acuerdos de Minsk” sobre el arreglo pacífico del conflicto en el este del país, señaló en su cuenta de la red social Twitter el embajador de Ucrania ante Naciones Unidas, Vladímir Yelchenko.

El ministro de Exteriores de Ucrania, Pavló Klimkin, llamó a su vez a los ciudadanos ucranianos que residen “en los territorios ocupados por Rusia a no aceptar los pasaportes rusos”.

“Rusia les ha robado el presente, y ahora atenta contra vuestro futuro”, alegó.

Zelenski también ha pedido a los países socios que intensifiquen “las presiones diplomáticas y de sanciones contra Rusia”.

El equipo del mandatario electo considera que con la entrega de pasaportes a residentes del Donbás “Rusia reconoció su responsabilidad en calidad de país ocupante”.

“Estas acciones son otra prueba evidente para la comunidad internacional del verdadero papel de Rusia como Estado agresor que lleva a cabo una guerra contra Ucrania”, señalaron sus asesores.

Para el equipo del futuro presidente, el decreto de Putin solo aleja el cese de las hostilidades en el Donbás.

Zelenski, aunque había catalogado durante la campaña de “enemigo” al jefe del Kremlin y se había negado a ofrecer la amnistía a los rebeldes del Donbás y a conceder un estatus especial a la región, al mismo tiempo se había mostrado dispuesto a dialogar con Putin para lograr la paz.

El presidente electo también había anunciado su interés en reformar el proceso de arreglo basado en los acuerdos de paz de Minsk de febrero de 2015, al apostar por un nuevo formato de negociaciones que incluyese a Rusia y a los países occidentales.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, descartó dos días antes de las elecciones en Ucrania la necesidad de un acuerdo entre el próximo presidente de Ucrania y Putin.

Sí defendió, no obstante, que lo necesario era “establecer relaciones normales, buenas, de provecho mutuo en base a la confianza mutua y relaciones de cooperación e interacción que respondan a los intereses tanto de los rusos como de los ucranianos”.

Sin embargo, el paso dado hoy por Moscú podría cambiar drásticamente una relación que aún ni siquiera ha comenzado y marcar un precipicio cada vez más profundo entre Rusia y Ucrania.

Estados Unidos dice que la entrega de pasaportes es una provocación

Estados Unidos ha calificado de “acción provocadora que intensifica el asalto a la soberanía de Ucrania y su integridad territorial” la emisión exprés de pasaportes rusos a los residentes en las autoproclamadas y separatistas repúblicas de Donetsk y Lugansk, en la región ucraniana del Donbás.

La portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, manifestó en un comunicado la condena de su país a la decisión del presidente ruso, Vladímir Putin, de “proporcionar la ciudadanía rusa acelerada a los ucranianos que viven en el este de Ucrania controlado por Rusia”.

Afirmó que esta medida “crea un obstáculo serio a la aplicación de los acuerdos de Minsk y a la reintegración de la región de Donbás” y recordó que en esos pactos, rubricados por Moscú, “se insta a la restauración completa del control del Gobierno ucraniano sobre el este de Ucrania”.

La portavoz del Departamento de Estado recordó en su nota también el poco tiempo que ha pasado desde la victoria de Zelenski en las elecciones en Ucrania.

“El presidente electo Zelenski ha expresado repetidamente su disposición a involucrase de forma seria con Rusia para implementar los acuerdos de Minsk, y poner fin al conflicto en el este de Ucrania, que se ha cobrado unas 13.000 vidas”, dijo Ortagus.

“Depende ahora de Rusia decidir si quiere continuar con la escalada de tensiones o cumplir sus compromisos con Minsk”, indicó la portavoz.

Para saber más:

► La UE abre sus fronteras a los ucranianos, aunque con condiciones

 Las relaciones entre la UE y Ucrania