Europa 28, una antología sobre el futuro del continente con perspectiva feminista

Participantes en la manifestación del 8M de Madrid, conmemorando el Día Internacional de la Mujer. EFE/Rodrigo Jiménez/ARCHIVO

Madrid (EuroEFE).- Mirar al pasado para repensar el futuro, esa es la esencia del capítulo de ‘Europa 28’ que ha escrito la española Edurne Portela, una de las 28 creadoras de cada de cada uno de los países de la Unión Europea que forman parte de esta antología sobre el futuro de Europa desde una perspectiva feminista.

“Los textos que he leído sí tienen esa mirada feminista que se enfoca en la justicia social, en la igualdad. Hay muchos textos centrados en la importancia de las luchas feministas de los diferentes países en cuanto a consecución de derechos de las mujeres, pero también en países que han sido atravesados por la violencia. Hay una visión clara de como el feminismo también nos ayuda a interpretar esa historia sobre violencias, entonces ahí sí creo que hay una mirada, no por el hecho de ser mujeres las que participamos ahí sino una mirada feminista que es política“, adelanta Portela en una entrevista con Efeminista.

Editado en español por Galaxia Gutenberg, ‘Europa 28’, es parte de un proyecto del Hay Festival  (Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades) para destacar la contribución de las mujeres en Europa en el ámbito de la literatura, la ciencia y las artes.

La misma piedra, el capítulo español

Para Edurne Portela (Vizcaya, 1974) pensar en el pasado cuando se piensa en Europa es fundamental. “Esto lo tengo muy internalizado en mi forma de mirar, en mi forma de pensar el presente y el futuro. Yo no puedo hacerlo sin pensar de dónde venimos y cómo es que hemos llegado hasta aquí“, explica la novelista.

En el capítulo español, la creadora señala que conmemorar es necesario, pero lo es también “activar políticas de memoria que reivindiquen la lucha de hombres como Manuel García y mujeres como Ilsa Barea-Kulcsar contra el fascismo”. “Igual así no volvemos a tropezar con la misma piedra”, asegura.

“Pensar en nuestro pasado cuando pensamos también en Europa es fundamental porque la situación que estamos viviendo ahora, no solo en Europa sino a nivel global, del auge de las extremas derechas, de la ultraderecha, del auge de los discursos del odio. Esos discursos y esa forma de interpretar la realidad también no viene de la nada. Viene de un pasado, tiene una tradición histórica“, menciona.

Mirar hacia atrás es necesario, sin embargo, al hacerlo, detalla la escritora, “hay que tener en cuenta que cada tiempo y contexto es diferente”.

“A mí lo que me da miedo es que en estos momentos de crisis triunfen los discursos populistas de ultraderecha, como triunfaron antes.  Ahora estamos en un contexto muy diferente al que podían ser los años 30 en Europa. Pero en cuanto a discurso, comportamiento de masas, ofrecer soluciones fáciles a problemas extremadamente difíciles, a buscar al chivo expiatorio, el racismo, odio, xenofobia… todos esos son discursos que ya conocemos y lo que me asusta es que no hayamos aprendido nada“, afirma Portela.

El futuro del feminismo

Hablar sobre un feminismo europeo y su futuro es complicado para la escritora española, más cuando “las desigualdades económicas y las realidades sociales son tan diferentes en cada uno de los países”.

“Pensar en un feminismo conjunto en Europa se puede hacer desde las instituciones de la Unión Europea, que busquen una paridad, que busquen políticas de igualdad en la representación europea, que tengan una política muy clara en cuanto violencia de género en los países europeos”, sostiene Portela.

“Yo sí creo que puede haber una mirada feminista frente al problema de la migración, una mirada solidaria, empática, que busca la aceptación, que no empieza con un ‘no’ como punto de partida, que no usa la violencia o la coerción para solucionar un problema. Es decir, es una forma de interpretar y de actuar que no busca la imposición“, afirma.

La escritora cree que la Unión Europea tiene que poner más énfasis en la lucha contra laviolencia machista, más aún en países en los que esta lacra aumenta con el paso de los días.

Portela agrega que esta mirada feminista podría permitir que otras personas se vean reflejadas en las autoridades europeas. “Me parece súper importante porque visibiliza un discurso con el que mucha gente no se sentía representado y ahora puede ser debido a lo común de las luchas o de las desigualdades que se tienen”.

Editado por Miriam Burgués