Margallo: España “corre un peligro cierto” ante su “segunda transición”

El exministro de Asuntos Exteriores José Manuel García-Margallo [EFE/Zipi]

Madrid (EuroEFE).- El exministro de Asuntos Exteriores y hoy eurodiputado del PP, José Manuel García-Margallo, está convencido de que España “corre un peligro cierto” por afrontar una segunda transición sin consenso y sin plan, y con unos socios de Gobierno que solo aspiran a “destruir” la Constitución y “demoler” España.

En plena gira de promoción de su nuevo libro “Memorias heterodoxas de un político de extremo centro”, Margallo rememora los primeros años de democracia en España y subraya las lecciones que el Gobierno de Pedro Sánchez no debería olvidar en un momento en que el país precisa una gran modernización y los socios del Ejecutivo solo aspiran, en su opinión, a destruirlo.

En una entrevista con la Agencia EFE, Margallo diserta sobre los peligros que considera que acechan a España, argumenta las razones de su desconfianza en Pedro Sánchez y advierte sobre las consecuencias de hacer “originalidades” tanto en política nacional como exterior.

“Creo que es importante recuperar mi experiencia (de la Transición) para este momento, que es claramente constituyente, en que por primera vez tenemos comunistas confesos en el Consejo de Ministros y, por primera vez, cuentan con apoyo de los separatistas, cuyo objetivo es radicalmente diferente al nuestro”, dice.

“Su interés es superar la Constitución, destruirla y demoler el demos constituyente que es la propia España”, advierte.

El líder del Partido Popular, Pablo Casado (d), junto a la vicepresidenta del Congreso, Ana Pastor (c), durante la presentación del libro del exministro de Asuntos Exteriores José Manuel García-Margallo (i), “Memorias Hetorodoxas”, este miércoles en un acto celebrado en el Congreso de los Diputados de Madrid. EFE/ Mariscal

Tanto en su libro como en persona, Margallo insiste en que España debe “ponerse al día” y actualizar su “sistema de convivencia”: revisión de la Constitución, reforma de las instituciones públicas -como el Senado o la Justicia-, actualización del sistema tributario y modernización del sistema productivo.

“Más pronto que tarde habrá que hacerlo”, asegura el exministro, que no se muestra demasiado optimista sobre la capacidad del actual Gobierno para sacarlo adelante porque “¡nunca es el momento!”, lamenta.

“Si esto sigue deslizándose, cada vez será peor”, porque intentar “hacer esto, con cincuenta ‘terueles existe’ será mucho más complicado”, considera Margallo, que está convencido de que este Gobierno “va a durar, pero no va a hacer nada. No va a lograr ni una reforma, ni la más pequeña”.

La coalición que apoya al Gobierno de Sánchez es “una mezcla explosiva y cada uno de los jugadores quiere sustituir al contrario”, pero cree que pese a “todas las contradicciones y tropiezos que van a tener”, el Ejecutivo “va a durar porque no hay moción de censura alternativa. Va a durar, pero no va a hacer nada”.

Y si en política nacional la convivencia va a ser complicada, en política exterior “va a ser peor”, advierte, ya que “no hay posibilidad ninguna de casar la filosofía del PSOE” con la de Podemos: si la política exterior resulta en una enemistad con Estados Unidos y un distanciamiento de la UE “España cae de inmediato en el aislamiento y la irrelevancia”.

Originalidades en política exterior

Para Margallo, “hacer originalidades en política exterior es caro, carísimo, porque se ven mucho los errores. Te lo apuntan todo en una libreta y lo pagas durante muchos años”.

En su opinión, una “originalidad” ha sido la falta de claridad con Venezuela que se ha visto la semana pasada en que el mismo día -“ya es mala suerte”, apunta- aparecen el líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por España, y la vicepresidenta del Gobierno de Maduro, Delcy Rodríguez.

A su juicio, el que Pedro Sánchez decidiera no recibir a Guaidó junto episodio del ministro José Luis Ábalos en Barajas con Delcy Rodríguez es “muy difícil de explicar”.

“En la UE vamos a perder el liderazgo en América Latina y vamos a pagar unos precios altísimos, justo en el momento en que en Europa se esta viendo la suspensión de inmunidad de Puigdemont, las euroórdenes en Alemania, Bélgica o Reino Unido, etcétera”, apunta.

Por eso, Margallo aconseja a la nueva ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, que cuando no le hagan caso en el Consejo de Ministros “pegue un puñetazo en la mesa” y diga que el Ministerio de Exteriores “no es una dirección general de la Presidencia del Gobierno para asuntos de fuera”.

Consejos a Casado

A Pablo Casado le aconsejaría hacer propuestas de centro: “Proponer, proponer, proponer. No estar en la política reactiva ni a la derecha, ni a la izquierda, porque eso no te hace un partido de centro, te hace un partido de en medio”.

Se trata de “ser lo que somos, y no entrar en el griterío, porque en el griterío, siempre el que más grita lleva la razón y el mensaje radical te gana”, asegura Margallo, convencido de que Vox “va a seguir creciendo, entre otras cosas porque Sánchez quiere que crezca”.

Gibraltar/Brexit

Margallo, que sale a toda velocidad hacia su siguiente cita de promoción del libro, se vuelve a sentar de golpe cuando se da cuenta de que aún no ha hablado de uno de sus temas favoritos: Gibraltar.

Tiene claro que, una vez puesto en marcha el brexit, se abre una “grandísima oportunidad” para lograr una situación favorable para los ciudadanos del Campo de Gibraltar y para los gibraltareños.

En su opinión, la solución es un acuerdo de cosoberanía en materia de relaciones exteriores y de defensa para que Gibraltar pueda tener acceso al mercado interior y que permita hacer una base militar “de primera división entre Gibraltar y Rota” en un momento en el que el Mediterráneo y África va a ser un “escenario caliente” en el que EEUU no tiene intención de intervenir.

“Pero nadie quiere ocuparse del tema de Gibraltar porque sabe que eso puede costar votos”, lamenta Margallo, quien apunta como despedida que fue sustituido en el Ministerio de Exteriores “para que se dejara de hablar de Gibraltar, de Cataluña y de la Constitución”.