¿A la tercera irá la vencida?

El líder del PSOE y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa ofrecida en el Palacio de la Moncloa después de que el rey de España le designara como candidato a presidente del Ejecutivo aunque todavía no tiene asegurada una mayoría parlamentaria. EFE/ Fernando Villar

Madrid (EuroEFE).- Es la tercera vez que lo intenta y aún le quedan cabos por atar, sobre todo el más complicado con ERC, pero Pedro Sánchez parece tener más posibilidades que nunca para, esta vez sí, ser investido por el Congreso presidente del Gobierno.

Así debe de haberlo entendido Felipe VI, porque le ha propuesto como candidato tras concluir la ronda de consultas.

Pedro Sánchez se someterá a su tercera investidura en tres años

Madrid (EuroEFE).- La decisión del rey Felipe VI este miércoles de proponer a Pedro Sánchez para la investidura como presidente ha proporcionado uno de los elementos para que se pueda formar nuevo Gobierno, que haya un candidato, pero siguen faltando …

Pero como diría el antecesor de Sánchez en La Moncloa, Mariano Rajoy, los flecos que le quedan al líder socialista no son cosa menor.

Cuestión espinosa

Empezando por la cuestión más espinosa: Cómo se va a materializar ese diálogo sobre el conflicto catalán que exige Esquerra como condición para permitir la investidura.

La indefinición sigue ahí. O más bien el silencio absoluto. Porque Sánchez no ha dejado claro cómo se va a definir ese diálogo. Y ni el PSOE ni ERC dan pistas sobre lo que se puede estar acordando.

En la noche del miércoles, en La Moncloa, Sánchez ha defendido la discreción sobre la marcha de las negociaciones con Esquerra para permitir que fructifiquen, y ha agradecido a los independentistas su disposición.

Y aunque él no ha querido ponerle “adjetivos” a dichas negociaciones, su socio principal y futurible vicepresidente, Pablo Iglesias, aseguraba que las conversaciones entre socialistas y ERC van “en la buena dirección”.

Pero no sólo hacia Esquerra tendrá que dirigir Sánchez sus atenciones, porque también se las están pidiendo los demás partidos que necesita para que su investidura sea una realidad.

Quieren compromisos específicos de los socialistas, y no tienen intención de regalar su voto por muy minoritario que sea, como han advertido algunos de esos portavoces en esta ronda de consultas.

Reuniones con todo el arco parlamentario y contactos con todos los presidentes autonómicos.

No son, en cualquier caso, condiciones insalvables, y podrán exponerlas al PSOE, porque Sánchez ha anunciado que la portavoz de su partido, Adriana Lastra, se va a reunir con todo el arco parlamentario. Todo. Incluidos Vox y Bildu, con los que hasta ahora no hablaban.

Pero además, el líder socialista ha anunciado otra ronda de contactos que le puede valer para calmar los ánimos internos en su partido.

Se trata de las llamadas que hará a todos los presidentes autonómicos, incluidos los socialistas Javier Lambán y Emiliano García Page, que han criticado sin tapujos las conversaciones con los separatistas.

Y entre esas llamadas, además, estará la que le haga al presidente de la Generalitat, Quim Torra, a quien no quería hasta ahora ni coger el teléfono. Otro gesto más hacia el independentismo.

¿Para cuándo la fecha de investidura?

Habrá que ver cómo evolucionan las negociaciones para poder resolver la otra gran incógnita: La fecha de la investidura.

Una vez más, Sánchez insiste en que lo importante es el “qué” y no el “cuándo”, mientras repite su disposición al consenso, a hablar con todos y a que cuanto antes se ponga en marcha su Gobierno progresista con Podemos, mejor.

Sea cuando sea la cita, será la tercera vez que Pedro Sánchez se someta a la confianza del Congreso para ser investido presidente del Gobierno. Ninguna de las otras dos ocasiones lo consiguió.

La primera fue en marzo de 2016, cuando el Rey le propone como candidato después de que el ganador de los comicios, Mariano Rajoy, declinara serlo por no tener los apoyos necesarios.

Y la segunda el pasado mes de julio, cuando vio cómo el Congreso rechazaba su investidura tras el fracaso de las negociaciones con Podemos.

Un escenario muy distinto al actual, con la formación morada y su líder a punto de entrar en el Consejo de Ministros si sale adelante, esta vez sí, la investidura de Sánchez.

Porque si le va bien, a la tercera irá la vencida, y Pedro Sánchez, el único presidente elegido mediante una moción de censura, experimentará por fin acceder al cargo por la vía ordinaria.

 

Edición: Catalina Guerrero